Guerra comercial frena inversiones y encarece quesadillas

1 de junio de 2018
EfraínKlerigan

VICTORIA, Tamaulipas. -La guerra comercial de Estados Unidos contra México podría frenar temporalmente inversiones en México en los programas de la Industria Manufacturera y Maquiladora de Exportación (Immex) incrementar precios de productos de consumo en la franja fronteriza y tener alguna repercusión en las participaciones al estado y municipios fronterizos como Nuevo Laredo, si hay una caída en las importaciones.

El jueves, luego de que el gobierno de Estados Unidos anunció aranceles del 25 por ciento a las exportaciones mexicanas de acero y aluminio hacia aquel país la Secretaría de Economía de México respondió con lo que llamó “medidas equivalentes a diversos productos”.

“Como aceros planos (lamina caliente y fría, incluidos recubiertos y tubos diversos) lámparas; piernas y paletas de puerco, embutidos y preparaciones alimenticias, manzanas, uvas, arándanos, diversos quesos, entre otros, hasta por un monto equiparable al nivel de la afectación”, señalo un comunicado de la Secretaría de Economía.

En 2017 el comercio entre Estados Unidos y México ascendió a 557 mil 34 millones de dólares, y el supravit no fue de 100 mil millones de dólares como alegó ayer el Presidente Donald Trump sino 71 mil 57 millones de dólares, según las propias cifras del Departamento de Comercio de los Estados Unidos.

Datos de la Cámara Nacional de la Industria del Acero (Canacero) muestran que en Tamaulipas solamente hay dos establecimientos que producen lámina de acero, en la zona conurbada y en Matamoros, pero existen transacciones internacionales de importación y exportación de productos de acero por las aduanas de Nuevo Laredo, Altamira y Matamoros.

Aunque los expertos ven por ahora un daño mayor para Estados Unidos y consideran que Donald Trump se ha dado un balazo en el pie, advierten que la historia muestra que las guerras comerciales es más fácil comenzarlas que acabarlas y esto hace que se vena nubarrones negros en el futuro a la Immex, el sector que más empleo genera en Tamaulipas.

Este monto ha sido estimado entre los dos mil a cuatro mil millones de pesos anuales, lo que significa entre el 0.6 y el 1.2 por ciento del total de las exportaciones mexicanas hacia Estados Unidos.

Tamaulipas exporta un total de 25 mil millones de dólares hacia Estados Unidos, y para municipios como Nuevo Laredo el Comercio Internacional genera más de la mitad de su producto interno bruto.

México es el productor 14 de acero en el mundo con un total anual de 19.9 millones de toneladas de acero crudo y una capacidad instalada para producir hasta 29.5 millones de toneladas de acero crudo o acero semi terminado, como palanquillas, planchones y tochos.

El impacto de los aranceles al acero afectará sobre todo a las reglas de origen del sector automotriz, lo que ya era uno de los puntos más álgidos en las renegociaciones del Tratado de Liber Comercio, y con esto todo el clúster automotriz tendría algún daño.

“Los aranceles en acero y aluminio son pistas diferentes al Tlcan, sin embargo es un tema que se cruza, porque son parte de la materia prima no sólo de los autos sino de muchos de los productos manufactureros”, dijo Moisés Kalach, coordinador general del Consejo Consultivo Estratégico de Negociaciones Internacionales, del que dependen el llamado Cuarto de Junto o los asesores en la renegociación del Tlcan.

Expertos en comercio internacional han advertido que a corto plazo y al no poder sustituir rápidamente a los clientes, serán los consumidores de ambos países los que paguen y en el caso de México son lo alimentos (piernas y paletas de puerco, embutidos y preparaciones alimenticias, manzanas, uvas, arándanos, diversos quesos) los que subirán de precio a corto plazo.

Para productores mexicanos que se habían visto relegados en el mercado nacional, esto puede se oportunidad, mientras que productos como varilla, alambre y alambrón de acero, tubería de acero, perfiles de acero o de aluminio, podrían ver una disminución en el mercado nacional, de caerse los compradores en Estados Unidos.

Y NO VALE QUESO
Por lo pronto es el queso de importación el más afectará a los consumidores, tanto porque los mexicanos son de los consumidores de queso per cápita más importantes del mundo, como porque el volumen que se importa desde Estados Unidos promedia 510 millones de dólares en los últimos dos años.

Para los productores internacionales de queso el arancel a la guerra comercial de Donald Trump, les afecta el destino del 30 por ciento de sus exportaciones, que es México.

Las exportaciones de lácteos desde EU en 2016 sumaron 169 mil 648 toneladas de leche en polvo, en queso, grasa, suero de leche y lactosa, estos últimos productos utilizados por fabricantes como Lala, para surtir al mercado nacional, que consume las 300 mil toneladas de producción nacional y 80 millones de toneladas de importaciones.

El queso proveniente de Estados Unidos es la mozzarella, el cheddar, parmesano, monterrey jack y el brie y los estados que los producen para exportaciones son Wisconsin, principalmente, California, Idaho, Nueva York, Nuevo México, Pensilvania, Iowa, Ohio y Vermont.

La Unión Europea y especialmente España ven la oportunidad de que bajen los aranceles a los quesos europeos lo que podría ser un golpe muy fuerte para los productores de Estados Unidos que podrían perder un mercado casi cautivo, pero este cambio no puede ser inmediato, por lo que repercutirá en los precios a corto plazo.

En cuanto a las frutas, piernas y paletas de puerco, en conjunto se trata de importaciones que ascienden a unos 800 millones de dólares por año, y estos productos ya forman parte de la dieta del mexicano.

Anuncios