Anuncios

Anuncios

Opinión: La cuarta transformación según el evangelio de López.

jueves 5 de julio de 2018/Efraín Klerigan/Victoria, Tamaulipas. -Un día  López en Coahuila se sintió humoroso, se vio al espejo y se contempló grande, enormes, iconoclasta, y decidió que la suya sería el cuarto gran cambio del país,  a la par de la Independencia, la Reforma y el maderismo.

Para qué andarse con modestias si el tallará en la historia mexicana al lado de Hidalgo, Morelos, Juárez y Madero, a su entender, Vicente Guerrero, Guadalupe Victoria, Melchor Ocampo, Ignacio Zaragoza, Venustiano Carranza, Lázaro Cárdenas, son segundones ya comparados con él.

Pero qué es una transformación. Pues según la Real Academia Española es “hacer cambiar de forma a alguien o algo. Transmutar algo en otra cosa.  Hacer mudar de porte o de costumbres a alguien.

Para López son los cambios que él entiende. Por lo tanto los dos imperios no son transformaciones sino tal vez, tratando de entender a los iluminados, intersticios de la historia. Igual sería la etapa constituyente, el nacimiento del Partido Nacional Revolucionario, del que él formó parte, y por supuesto, la apertura comercial que ha mutado (Usar el término transformar sería blasfemo) la economía del país.

No, por favor, cambio, lo que se llama cambio, es López Obrador presidente, lo demás son papalinas históricas, la gente de su tamaño tiene estatuas, rotondas, es capitulo principal en la historia Patria, argumento para telenovelas históricas. O sea, titanes, gigantes de la nación, como él.

Y para que se vea quién es quien, esa cuarta transformación es tan histórica que el cambio parece involución en unas casos y continuidad en otros, y lo va a lograr con un Gabinete de gente común, ningún premio Nobel, ningún Putlizar, unos cuantos académicos, una jurista vieja, un ex Jefe de Gobierno bajo sospecha, una heredera de una tradición sinaloense que duró muy poco, y resabios de regímenes pasados.

Esa cuarta transformación implica fortalecer el mercado interno, como lo hicieron Fox, Calderón y Peña Nieto. Implica un retorno al mítico y superado Sistema Alimentario Mexicano, una terquedad de producir en México todo el alimento que necesitamos.

La cuarta transformación implica puñetas mentales como que todo mexicano pueda ser feliz donde nació, aunque nadie sea profeta en su tierra, digo yo.

Implica que aquel que migre lo haga por voluntad no por necesidad, aunque la necesidad haya sido, hasta antes de la Cuarta República, la madre del ingenio. Y como aquí habrá de todo, material, cultural, espiritual, la necesidad cual fuere, será desterrada.

A fe mía que el hombre que ganó la Presidencia, no está en sus cabales y no lo estaba en la oposición, ahora invicto y con la Constitución en sus manos, la cuarta involución está garantizada.

Una cosa me preocupa, de los transformadores que menciona López, solamente Juárez gobernó, todos surgieron en una época convulsa y tras de Hidalgo y Morelos, siguieron muchos años de anarquía en los que un López, López de Santana perdió o vendió más de la mitad del país.

Tras los tiempos de Juárez presidente, siguió Profirio Díaz y tras de Madero siguieron al menos muchos años de guerra civil, precisamente porque Madero no supo Gobernar. Ojala no sea el caso. Expreso mis dudas.

Anuncios

Artículos relacionados

Seis meses de políticas absurdas tienen a México contra las cuerdas

Los primeros seis meses del gobierno de Andrés López Obrador son una ruptura con gobiernos anteriores pero también una ruptura de la solidez financiera que había exhibido el país desde 2009;  una ruptura con la inversión privada, una ruptura con la imagen de país independiente que luchaba de tú a tú con EUA en la mesa de negociaciones…  Y esto mientras el presidente mexicano tiene una ausencia peligrosa en el entorno internacional y la apuesta económica se centra en el petróleo.

Anuncios

Soberbia de AMLO convierte desacuerdo en crisis política

El culpar al pasado y a la prensa y seguir con su gatopardismo, no le darán resultado siempre ni tendrá el bono democrático si la economía colapsa, deja de tener dinero para repartirlo y sigue borrando el pasado, lo bueno y lo regular, y lo cambia por malo.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: