López apoyará a dictaduras de Latinoamérica, lamenta prensa de toda América

No las quiere ver ni oir….

Martes 10 de julio de 2018/Efraín Klerigan/MXpress. -Escondido en una tramposa interpretación de la “Doctrina Estrada”, l virtual presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), frente a las dictaduras de Nicaragua y Venezuela.

“México va a seguir una política exterior respetuosa de la no intervención”, dijo Marcelo Ebrard al periódico panameño Panam Post, respecto a las crisis sociopolítica que atraviesan ambos países de la región.

Mientras el gobierno de Estados Unidos anunció nuevas sanciones contra tres miembros de la élite del régimen de Daniel Ortega por su participación en actos de corrupción y “graves abusos” contra los derechos humanos, el Gobierno que asumirá a partir del 1 de enero dice que se lavará las manos.

El Nuevo Herald dijo que con esta política López Obrador “dará un respiro” a la dictadura de Nicolás Maduro y se desantenderá de los atentados a los derechos humanos.}

“Que se abran las anchas alamedas de soberanía y amistad de nuestros pueblos,  dijo Maduro al felicitar a López Obrador en un tuit, tras la victoria de López Obrador el 1 de julio. ‘Con él triunfa la verdad por encima de la mentira y se renueva la esperanza de la Patria Grande”.

Ebrard dijo la postura “no significa que no nos preocupe la situación en un país u otro, en este caso Venezuela. Vamos a analizarlo y a ver cómo podemos diseñar o ayudar a contribuir de la mejor manera ”

Ebrard en una entrevista de radio hizo una defensa velada de los regímenes de Maduro y Ortega, asegurando que “hay que tener una posición muy cauta ahí porque lo que normalmente hay en buena medida es una agenda promovida por Estados Unidos”.

La oposición en Venezuela y Nicaragua enfrenta constantes ataques de todo tipo por los gobiernos de Maduro y Ortega, pero el gobierno de López Obrador piensa dejar que se “rasquen con sus uñas”.

La Doctrina Estrada reza que: “México no se pronuncia en el sentido de otorgar reconocimientos, porque considera que ésta es una práctica denigrante que, sobre herir la soberanía de otras naciones (…) por otros Gobiernos, quienes, de hecho, asumen una actitud de crítica al decidir, favorable o desfavorablemente, sobre la capacidad legal de regímenes extranjeros”.

Pero también habla de tomar postura clara aunque se milite a “a mantener o retirar, cuando lo crea procedente, a sus agentes diplomáticos, y a continuar aceptando, cuando también lo considere procedente, a los similares agentes diplomáticos que las naciones respectivas tengan acreditados en México, sin calificar, ni precipitadamente ni a posteriori, el derecho que tengan las naciones extranjeras

Sin embargo esta postura es una visión de un mundo antiguo, es la postura que el Gobierno Mexicano asumió en 1930, y es la postura con la cual México se lavó las manos de los feroces homicidios de dictaduras como las de Pinochet, Videla, Somoza, Trujillo.

Advertisements