Mueren dos estudiantes en ataque de Ortega a Iglesia, prensa y “Gobiernos” de México callan

Sábado 14 de julio de 2018/Efraín Klerigan/MXpress. –Mientras en Nicaragua los estudiantes contrarios a Ortega son asesinados los gobierno de México y la gran prensa mexicana, ignoran la tragedia que los obligaría a tomar una posición ante las docenas opositores, sobre todo estudiantes, asesinados.

Un ataque armado de las fuerzas del dictador de Nicaragua, Daniel Ortega, contra una iglesia en Managua donde están atrincherado los jóvenes opositores, mató al menos a dos de ellos y el saldo mortal acumula ya más de 270 personas asesinadas en los últimos dos meses.

“Dos jóvenes murieron en un ataque de fuerzas del gobierno de Nicaragua contra una iglesia en Managua, donde están atrincherados desde el viernes decenas de estudiantes que protestan contra el presidente Daniel Ortega”, dijo El Comercio de Perú

Herido.JPG

El gobierno de Ortega, que ha recibido el apoyo tácito del futuro Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, quien se declaró por la no intervención, mientras los medios y los estudiantes mexicanos no han querido fijar posición en contra de la dictadura populista.

 

La agencia internación AlJazeera, presentó un vídeo  que surgió en las redes sociales donde estudiantes  antigubernamentales sitiados en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua ( UNAN) en Managua, la capital de Nicaragua, estaban suplicando por sus vidas mientras se escuchan disparos en el fondo.

“Mamá, perdóname, voy a morir. Salí a defender mi Patria”, dice el vídeo subido a Twitter en de la cuenta  sydalgko, donde denuncias un “ataque desmedido y brutal en contra de un centro humanitario en donde se atendían heridos”, univado dentro de la parroquia Jesús de la Divina Misericordia en Managua a la que policías y paramilitares atacaran por más de 16 horas.

“Literal estoy llorando mientras escribo este tweet, los muchachos se están despidiendo porque están rodeados pero no no podemos dejarlos morir por favor oremos hagamos algo esto es insoportable #SOSNicaragua”, dice el tuit donde se anexa el vídeo.

 

Según el Heraldo de Honduras, los dos jóvenes atrincherados en una iglesia en Managua, murieron de disparos en la cabeza, “uno de ellos dentro de la parroquia y el otro desangrado en una barricada”

“El cuerpo de este último no pudo ser recuperado por sus compañeros durante el ataque, según testigos. La comitiva eclesiástica llegó para mediar por la liberación de los estudiantes y evacuar a los heridos de la parroquia Divina Misericordia, ubicada en el suroeste de la capital”, dice El Heraldo.

“Nos están diciendo que tenemos dos fallecidos y varios heridos”, declaró el cardenal nicaragüense Leopoldo Brenes, quien se ha convertido en líder moral de la disidencia contra el gobierno de Ortega.

En su edición del sábado, El País, consideró que el ataque fue una demostración de fuerza, que movilizó el viernes a sus simpatizantes hasta Masaya, la ciudad rebelde que ha soportado el acoso de las huestes del Frente Sandinista.

Según El País, Ortega llamó as la paz luego de la arremetida contra estudiantes “mientras grupos armados atacaron a los atrincherados en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN) en Managua, último bastión de la resistencia estudiantil”. Señaló el rotativo.

En México los universitarios han reducido los hechos que ya constituyen una masacre a lesa humanidad, a solamente un “El panorama complicado para un gobierno aferrado al poder”, según resalta el medio oficial de la Universidad Nacional Autónoma de México, UNAM Global.

Rodrigo Páez Montalbán, investigador del Centro de Investigaciones sobre América Latina y el Caribe (CIALC) de la UNAM. Dijo que los nicaragüenses están en pie de lucha más allá de la reforma de seguridad social, que fue el detonante de reclamos de todo tipo.

“Había situaciones que incomodaron a varios sectores de la sociedad, la protesta de campesinos, la reforma al seguro social, violación de derechos y libertades”, explicó el académico, quien evito referirse a las docenas de muertos y describió la situación como- “cosas enardecidas”.