Ir a la barra de herramientas
Importante

López Obrador o el desconocimiento del Gobierno.

Opinión

Martes 31 de julio de 2018/Efraín Klerigan/MXpress. -Dos de cada tres ciudadanos mexicanos piensan que Andrés Manuel López Obrador realizará el milagro de la multiplicación de los panes, de los barriles de gasolina y de los empleos bien remunerados.

Pero para los que conocen el tema, como políticos, economistas, abogados constitucionalistas y periodistas, la perspectiva es distinta y la cosa pinta mal.

Pese a que actualmente contrariar a López Obrador es como hablar mal de Cristo, no todos creemos que México es la cenicienta y López el Príncipe azul

López Obrador ha utilizado como publicidad haber sido Jefe de Gobierno en el Distrito Federal (Hoy Ciudad de México) pero es poca experiencia pues CDMX es la entidad más sencilla de gobernar, pues es la que más dinero por gobernado tiene, tiene un territorio de mil 500 kilómetros cuadrados (0.7 por ciento de Chihuahua) no paga ni controla educación básica, y los problemas son uniformes: Seguridad, vialidad, agua, drenaje, electrificación.

En el Distrito federal no hay zonas áridas o semiáridas, distritos de riesgo, distritos de desarrollo rural, problemas entre mineras y productores agropecuarios. No hay puertos, fronteras, carreteras por construir, caminos rurales, zonas indígenas, grandes parques industriales, en suma, es la entidad más sencilla de gobernar y no lo hizo demasiado bien.

Hasta la fecha se conforma un Gabinete que no conoce el rubro para el cual han sido nombrados y a excepción de Carlos Urzúa y Olga Sánchez Cordero, no parecen tener el perfil ni el conocimiento.

Nombramientos como el de Bartlett para Comisión Federal de Electricidad, una empresa con 96 mil empleados y que mueve ingresos brutos por 460 mil millones de pesos al año, elige un abogado desprestigiado políticamente, octogenario y que jamás ha estado en un cargo técnico.

Para la Secretaría de Energía, Sector donde estará Bartlett, una ex diputada con fama de ser la recaudadora de dinero sucio para López Obrador, y quien lo que sabe de energía lo aprendió cuando hace dos décadas trabajo en la Cangrejera y Pajaritos, en puestos de tercer nivel.

Para la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales, elige a una abogada que ha estado de refilón en organismos ecologistas no gubernamentales y que cree en los aluxes, nombre dado al duende o espíritu en la tradición mitológica de algunos pueblos mayas.

Para Pemex, empresa que tienen 120 mil empleados, que es uno de los organismos más corruptos de la administración publica y que tienen ganancias de 113 mil millones de dólares por año, pone a un ingeniero agrónomo, sin conocimiento del sector y cuya mayor distinción es haber sido su oficial mayor en el Gobierno del Distrito Federal.

Pero además, en el colmo del desconocimiento, le quiere bajar el salario a los técnicos y profesionales de carrera que son los que levantan a la administración pública, en el SAT, Hacienda, el campo y el mar, la minería, etcétera.

Se trata de mandos medios muy calificados, muy difíciles de sustituir y sin los cuales un gobierno fácilmente puede colapsar al no saber cómo cobrar impuestos, como repartir las participaciones y aportaciones, como controlar las ministraciones, como otorgar los programas sociales, etcétera.

Esos profesionistas seguro van a demandar y buscar empleo en la iniciativa privada y el gobierno va a tener muy altos costos de aprendizaje.

Una enorme crisis en el panorama, pues cuando la gente despierte, verá al dinosaurio más antiguo.

A %d blogueros les gusta esto: