Parar gazolinazos debilita finanzas de Pemex y del Estado: BBVA Bancomer

Imposible llevar las refinerías a operar al 100 por ciento

Congelar precios beneficia a los más ricos.

Jueves 2 de agosto de 2018/Efraín Klerigan/MXpress. –Además de que importar gasolina es más barato que producirla en México, debido a la baja calidad del crudo y la falta de hidrógeno en México las propuestas energéticas de Andrés Manuel López Obrador representarían un costo de 0.8 ciento del PIB que deberá financiarse con el Presupuesto de 2019.

“Políticas de control de precios como el congelamiento de los precios reales de las gasolinas podrían tener implicaciones negativas para las finanzas públicas, sobre todo cuando el peso mexicano experimente episodios de considerable depreciación frente al dólar estadounidense o cuando ocurran fuertes incrementos en las cotizaciones de las referencias internacionales”, dice un estudio de BBVA Bancomer.

El Banco de capital español señala que congelar el precio de las gasolinas se convertiría en un subsidio regresivo, en referencia a que el  72 por ciento de la gasolina la compra el 30% de la población con mayores recursos.

“Desde el punto de vista económico, no parece ser una buena decisión invertir 49 mil millones de pesos en una actividad que pierde más de 100 mil millones de pesos al año, particularmente al considerar que se podría importar la gasolina a menores precios”, señalan.

En un análisis sobre las cuatro propuestas energéticas del próximo presidente, dice que aún en caso de que la nueva refinería requiriera de cuatro años para iniciar operaciones esto implicará un reto adicional para lograr un superávit fiscal primario durante el próximo año.

“La agencia calificadora Moody’s ha expresado su preocupación de que la implementación de los planes para las refinerías debilitaría las métricas crediticias de Pemex si tales inversiones se financiaran con deuda, lo cual también iría en detrimento de la captación de recursos tan necesarios para incrementar la producción de petróleo y gas”, advierte BBVA.

Debe llevarse a la discusión y el análisis de una propuesta como congelar el precio real de la gasolina, debido a si actualmente hay algunas condiciones para hacerlo “ la apreciación del tipo de cambio de las últimas semanas se podría revertir y jugar en contra de la recaudación del IEPS (Impuesto Especial sobre Producción y Servicios)  al tratar de mantener los precios congelados”, dice el análisis del Banco.

“Tampoco es descartable que en algún momento del sexenio los precios internacionales del petróleo crudo se ubiquen por encima de sus niveles actuales y presionen los costos de producción en los procesos de refinación”, advierten.

Dicen que introducir una distorsión en el mercado de las gasolinas, como lo sería congelar el precio, “iría en detrimento del medio ambiente y eventualmente retrasaría la adopción en el país de medios de transporte más limpios”.

Añaden que sería positivo que Pemex siga impulsando las asociaciones con particulares y que las licitaciones de yacimientos de hidrocarburos continúen para que sea posible elevar la producción petrolera.

“Resulta prácticamente imposible llevar las refinerías a operar al 100 por ciento de su capacidad debido a los trabajos de mantenimiento general que se hacen una vez al año y a la imposibilidad de eliminar por completo las incidencias que pudieran presentarse”, advierten

Advertisements