La brecha norte sur que ignoran las propuestas de AMLO

*La región norte aporta el 26% del PIB, el sur sureste sólo el 18%

Viernes 3 de agosto de 2018/Efraín Klerigan/MXpress/OPINIÓN. –El norte y el centro del país viven dinámicas que no reaccionarán a los planes económicos planteados por el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador de utilizar el presupuesto federal como motor del crecimiento.

En los años recientes y pese a una caída en la inversión gubernamental, el Norte y el Bajío han crecido a tasas del 3.3 por ciento anual, mientras el sur apenas alcanza el 1.1 por ciento e incluso, hay entidades como Guerrero y Oaxaca donde las cifras reales son negativas.

La caída en la producción petrolera ha pegado en la economía de Tabasco, Campeche, Chiapas y Veracruz, y en menor grado en Tamaulipas.

A los estados fronterizos ningún beneficio les puede representar tener dependencias federales que, fuera de incrementar problemas de abasto de agua potable, vivienda y transporte, darían muy poco a su economía.

Los planes económicos del ganador de las elecciones presidenciales del 1 de julio, no parecen tomar en cuenta que cada región tienen una vocación productiva, que incentivarla o recuperarla, como es el caso de la pesca en Campeche, la producción de Café en Chiapas y Veracruz, con valor agregado, puede dar mejores réditos que llevarles oleadas de burócratas.

Salario Diario Asociado a Trabajadores Asegurados en el IMSS por Entidad Federativa
(Pesos por día)
Periodo Total Nacional Norte Bajío Centro Sur sureste
2014 294.10 260.82 270.80 303.00 267.94
2015 306.40 271.94 283.70 315.36 278.98
2016 317.93 284.42 296.80 327.14 284.95
2017 333.23 301.31 315.15 340.21 294.90
2018 350.58 317.58 332.91 357.50 307.38
Aumento 2014-2018 19.20% 21.76% 22.94% 17.99% 14.72%
Aumento 2017-2018 5.21% 5.40% 5.64% 5.08% 4.23%
Fuente: Secretaría del Trabajo y Previsión Social

Em suma el norte necesita mejorar la inseguridad, necesita agua, energía limpia, inversión en el riesgo empresarial, al Sur le caería bien lo mismo, pero le van a dar campos petroleros y burócratas.

El Norte y el Bajío crecen con el apoyo de la inversión privada y si hay ciudades a las que la obra pública beneficia, la mayor parte del empleo en los últimos 20 años en los estados fronterizos, Durango y Sinaloa. ha sido generado por el sector servicios y por la manufactura.

Durante el gobierno de Enrique Peña Nieto el norte y el bajío han crecido a un promedio de 3.3 por ciento, tres veces por arriba que los estados del sur del país, dese Veracruz, Puebla y Michoacán hasta el extremo sur que promedian 1.1 por ciento.

El Norte y Bajío tienen acceso a gas de importación, generan más electricidad, tienen mejor infraestructura en comunicaciones, una planta manufacturera que es el motor de la economía nacional y mejor mano de obra.

Aunque el Sur y Sureste tienen el agua que le falta al norte, tienen mejores tierras,  y recursos naturales, tienen problemas de identidad con etnias indígenas, una escasa clase empresarial que no invierte en manufacturas, y pese a que por años han tenido más apoyo federal, no han logrado despegar.

Además, desde 2014 es precisamente en estas dos regiones vinculadas al Tratado de Libre Comercio de América del Norte y exportadoras de productos agropecuarios, donde los salarios en empleos formales han crecido más y por arriba de la media nacional.

El incremento a los salarios de trabajadores que cotizan en el Instituto Mexicano del Seguro Social marca en el total nacional desde 2014, un aumento promedio del 19.20 por ciento mientras en los estados del norte, Baja California, Baja California Sur, Coahuila, Chihuahua, Durango, Nayarit, Nuevo León, Sinaloa, Sonora y Tamaulipas, acula 22 por ciento.Di6QK5JU0AAQ28Z.jpg

En el Bajío o centro del país, Aguascalientes, Colima, Guanajuato, Jalisco, Querétaro, San Luis Potosí y Zacatecas creció 23 por ciento.

Mientras en el centro del país, Ciudad de México, Hidalgo, México y Morelos, pese a que tienen el promedio salarial más alto del país el aumento fue de solamente 18 por ciento.

Y, en el sur sureste, Campeche, Chiapas, Guerrero, Michoacán, Oaxaca, Puebla, Quintana Roo, Tabasco, Tlaxcala, Veracruz, Yucatán aumentó el 15 por ciento.

Una nota del diario El Economista de Ciudad de México, asegura que durante el 2017, fue precisamente en el Norte y el Bajío, donde las compensaciones laborales se incrementaron más, 5.6 por ciento en promedio, según información de la Encuesta de Compensación para Personal Sindicalizado realizada por Aon México.

Los porcentajes de aumento del promedio anual de 2017 a junio de 2018, fueron 5.4 por ciento en el Norte, 5.64en el Bajío,   5.08 en el Centro y 4.23 por ciento en el Sur y el Sureste.