Iglesia tendría papel protagónico con López: Vatican Insider

Viernes 10 de agosto de 2018/Efraín Klerigan/MXpress. – La Iglesia Católica en México considera que el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador les dará un papel de mayor importancia en las decisiones del país,, aseguró el medio digital Vatican Insider

Por ello, opinan, el nuevo Episcopado Mexicano requiere perfiles de obispos con una alta capacidad de diálogo y tolerancia, de energía para atender una muy demandante agenda social y política

“Podrían representar finalmente un cambio de actitud y de marcos institucionales necesarios para liberar tanto a las autoridades civiles como a las eclesiásticas de viejas simulaciones políticas y orientarlos hacia nuevos modelos de convivencia, respeto y mutua cooperación.

“La Iglesia católica en México se encuentra en un singular momento de adaptación y reorganización. No sólo reflexiona sobre su papel en los contextos culturales contemporáneos (para el cual ya desarrolló un Plan Global con escenario al 2033) sino también se enfrenta a procesos más mundanos e inmediatos: la designación de los obispos que habrán de llevar la interlocución con el próximo gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, al menos en los primeros tres años de su mandato”, afirman.

Aseguran que el gobierno de López Obrador, “en el tono, estilo y relevancia que le dará a las relaciones de las instituciones con las iglesias: ha manifestado su interés de que el papa Francisco coopere en un proceso de reconciliación y paz en el país”, agregan

AMLO habría reconocido la labor de pacificación y diálogo de los pastores y ministros religiosos en medio de las crisis sociales y, hasta el momento, ha dejado fuera del control de la Secretaría de Gobernación el área de Asuntos Religiosos y Culto Público.

Por lo tanto, dicen, la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) que renueva el Consejo de Presidencia para el periodo 2018-2021, requiere perfiles de obispos con una alta capacidad de diálogo y tolerancia, de energía “para atender una muy demandante agenda social, política y religiosa; pero, principalmente, grandes oficios diplomáticos para lograr unidad al interior y comunicar cooperación al exterior sin caer ni en el servilismo ni en la fría institucionalidad”