Historia opaca de nuevo director de Segalmex

Viernes 17 de agosto de 2018/Efraín Klerigan/MXpress. -Ignacio Ovalle Fernández, quien estará a cargo de la nueva empresa que fusionará las actividades de leche gratuita y venta de básicos a precio subsidiado (Liconsa y Diconsa) tiene un pasado turbio como embajador y como ex director de la Compañía Nacional de Subsistencias Populares, conocida como la Conasupo.

Además de estar involucrado en un posible daño patrimonial a la Conasupo durante el lapso que estuvieron al frente Raúl Salinas de Gortari, Ovalle Fernández y Javier Bonilla.

La ex candidata presidencial y diputada federal, Cecilia Soto, recordó un peculado atribuido a Ovalle en su paso por la embajada de México en Argentina.

Le decían “Ovalle Motors”, debido a que como embajador compró libre de impuesto cinco Mercedes Benz de Lujo, los cuales revendió con ganancia al dejar la embajada.

En noviembre de 1999, un año después de la desaparición de Conasupo,  Ovalle Fernández fue uno de los señalados en una investigación que inició pero nunca completó, el Congreso de la Unión, daño patrimonial por más de 163 mil millones de pesos (Unos 33 mil millones de dólares de la actualidad)  ocurrido durante las administraciones de Miguel de la Madrid y Carlos Salinas de Gortari.

Los integrantes de la Comisión Conasupo en el Cámara de diputados para la legislatura 1997-2000,  discutieron si se hablaba de daño patrimonial, pero la investigación nunca se llevó a cabo.

La Conasupo se asegura fraguó millonarios, entre quienes se señalan a los ex directores Carlos Hank González, Jorge de la Vega Domínguez, José Ernesto Costemalle Botello, Raúl Salinas, Ignacio Ovalle Fernández, Jesús Javier Bonilla en 1992, y Humberto Mosconi Calderón.

Seguridad Alimentaria Mexica, empresa paraestatal que fusionará a Leche Industrializada Conasupo y Distribuidora e Impulsora Comercial Conasupo, más conocidas como Diconsa y Liconsa, ya realizan la labor que el Presidente Electo, Andrés Manuel López Obrador, dice que hará la nueva Segalmex.

El “imperio” que se le otorgará a Ovalle Fernández, maneja presupuestos superiores a los 900 mil millones de pesos, pero tiene flujos de caja muy superiores debido a la compraventa de básicos.

Diconsa opera 27 mil tiendas comunitarias, cinco mil 200 comedores con un presupuesto de 800 mil millones de pesos que en parte sale de las mismas utilidades de las tiendas ubicadas en localidades de alta marginación.

Mientras que Liconsa con un presupuesto de unos 120 mil millones anuales, da leche a un peso en 203 municipios marginados y gratis en 161 municipios de más alta marginación.

Una idea de los presupuestos que manejaría ¿Segalmex, la de las compras de Diconsa que con más de 650 mil tonelada de maíz y 83 mil toneladas de frijol preferentemente a productores sociales, lo que significan precios abiertos y sin factura.

Mientras Liconsa compra casi 800 millones de litros de leche e importa 35 mil toneladas de leche en polvo.

Advertisements