Ir a la barra de herramientas
Importante

Más caro quitar gastos médicos a funcionarios que dejarlos: Di Constanzo

Le sale más caro a  López el remedio que la “enfermedad”, se concluye de un estudio de Mario Di Constanzo

Miércoles 22 de agosto de 2018/Efraín Klerigan/MXpress. -Un estudio de Mario di Constanzo muestra a Andrés Manuel López Obrador que se tendría que gastar más que dos mil 700 millones de pesos en darle Issste a los funcionarios públicos, por lo que actualmente es más barato pagarle la prima básica de un seguro de gastos médicos mayores.

“No habrá ahorro para el gobierno, por el contrario, el Issste requerirá un mayor presupuesto para atender el incremento en la demanda de servicios de salud”, señala Di Constanzo.

El actual presidente de Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros, la Condusef, dijo que al quitar el seguro, Instituto de Seguridad Social y Servicios de los Trabajadores del Estado, recibiría de inmediato una carga de más de 900 mil derechohabientes.

Este aumento repercutiría negativamente en las finanzas del Instituto, tendría efectos sobre la calidad de los servicios y, solamente atender los seis padecimientos más comunes costaría cuatro mil millones de pesos, en lugar del ahorro de los dos mil 700 millones que López Obrador ha prometido.

No va a haber seguros médicos ni atención médica privada para altos funcionarios públicos, así de claro. Eso lo dijimos en campaña, vamos a ahorrar y espero que los otros poderes —Legislativo y Judicial— hagan lo mismo, declaró López en su casona de la Colonia Roma, el pasado 14 de agosto.

Lo que para López Obrador es un privilegio, para el actual gobierno de Enrique Peña Nieto ha sido una forma de ahorrar al darle una prestación prevista en la Constitución a los funcionarios públicos, hacerlos pagar cuotas al Issste, y pagarles una prima básica de una seguro de gastos médicos mayores (SGMM) por una suma asegurada

Di Constanzo señala que el pago que realiza el Gobierno por cada SGMM es de solamente mil 350 pesos anuales por empleado, por un monto asegurado mínimo y es el servidor público puede voluntariamente con cargo a sus percepciones, incrementar la suma asegurada de manera limitada conforme a las disposiciones aplicables en la materia.

La suma asegurada básica tiene un rango de 74 a 333 veces el valor mensual de la Unidad de Medida y Actualización vigente, es decir, en un rango de 181,314 pesos a 815,916 pesos, como suma asegurada dependiendo del puesto que ocupe el servidor público, cuya prima, así como las de su cónyuge e hijos o, en su caso, su concubina o concubinario o pareja del mismo sexo, en términos de las disposiciones aplicables, son cubiertas por las dependencias y entidades.

El Issste tiene en todo el país 13 millones 256 mil derechoahabientes, de los cuales dos millones 892 mil son los que cotizan y el restante son familiares, por lo que quitar los SGMM significaría aumentar la derechohabiencia en 14 por ciento de un día a otro.

Di Constanzo advirtió que meter a los funcionarios al Isste no aumentaría los ingresos del Instituto, porque actualmente por cada funcionario la institución recibe mi 950 pesos; 573 pesos que aporta directamente el funcionario de su salario y mil 380 pesos del empleador -El Gobierno-  y este dinero es adicional a los mil 350 pesos en el pago de la prima.

Por ejemplo un Director de Área, genera ingresos mensuales al Instituto, por concepto de cuotas y aportaciones de salud (patronales y del trabajador) por aproximadamente 1,949 pesos; es decir anualizado 23,398. Es importante resaltar que de los 1,949.9 pesos que recibe el ISSSTE mensualmente por servidor público; 573 pesos, los aporta directamente el funcionario de su ingreso (no considerados en los 1,350 pesos en el pago de la prima de SGMM).

El estudio de Di Contanzo muestra que López Obrador no había estudiado el tema antes de declarar  y prometer que quitaría las prestaciones, que no sabía si habría ahorro, que desconocía la situación salarial de los funcionarios y que como esta propuesta, muchas sobre su presunta austeridad pueden estar muy mal estimadas y resultarle más caro el remedio que la enfermedad.

 

A %d blogueros les gusta esto: