Skip to toolbar
Importante

Muchos frentes abiertos, poca capacidad política

Opinión

Domingo 26 de agosto de 2018/Efraín Klerigan/MXpress. -Con un equipo bisoño en las dependencias más complejas, a 94 días de rendir protesta como Presidente Constitucional de los Estados Unidos México, Andrés Manuel López Obrador tiene muchos frentes abiertos, pero ha perdido las posibilidades que tuvo por 17 años: Replegarse si iba perdiendo, festejar si ganaba.

La capacidad política de López Obrador no es ni ha sido para resolver problemas complejos sino para armar problemas y luego recular, como pasó con Texcoco o con las críticas al Ejército y la Marina.

Utilizando una frase de un “clásico” de la política tamaulipeca, López y su equipo tendrán que decir: “Ahora nosotros somos los pendejos de gobierno”, es decir, son los que tendrán que dar solución, enfrentar las críticas, y tendrán el desgaste por cada uno de los infiernillos que han encendido.

Lo que vemos en López Obrador es un político que habla mucho más de lo que actúa y que ante cualquier crítica fuerte se trata de escudar en eso que él llama pueblo, pero que en realidad son su militantes y simpatizantes, y que aprueban sus ideas de “curas sin religión”, como diría Álvaro de Campos a otro de los heterónomos de Andrés Pessoa, Alberto Caéiro.

Solamente la feligresía de López Obrador puede verle ganancia a sacudir el país atentando contra reformas estructurales que dan dividendos, contra obras que marchan, contra una estructura salarial que recortarla en cantidad será recortar en calidad a la burocracia, en el mejor de los casos, cambiar mediocres por malos.

Parar una obra de infraestructura más grande y saludable desde que Porfirio Díaz emprendió la construcción del ferrocarril: El Nuevo Aeropuerto de México, obra festejada por inversionistas de todo el mundo, aprobada por las autoridades aeronáuticas, y reprobada solamente por López Obrador, ya es un sin sentido.

Pero pararla por la presunta sangría publica y proponer en reposición un galerón con 33 posiciones par aviones en un valle cerrado por montañas que solamente permite la aproximación de una línea de aviones en un sentido, de tal manera que incluso los aviones que no aterricen en el Aeropuerto Benito Juárez, tendrán que pasar sobre éste para aterrizar en Santa Lucía.

Un Galerón con menos arquitectura que una Bodega de Aurrerá que no podrá aumentar el tráfico aéreo pero que al hacer cuentas sin la verborrea obradorista, resulta que consumirá tres veces más fondos públicos que el Nuevo Aeropuerto, financiado solamente en un 20 por ciento ─60 mil millones de pesos─ por dinero público del Presupuesto de Egresos de la Federación en un 80 por ciento por privados, mientras que su remedio es gastas 70 mil millones en un aeropuerto que no tendrá posibilidad de recuperar la inversión, más 100 mil millones de pesos en indemnizaciones, para dejar un inmenso terreno yerto.

Los argumentos en contra rayan en lo estúpido: Se desvían los mantos freáticos, como si la obra tuviera cientos de metros de profundidad. Se dañan a la fauna, como si Santa Lucía y el Benito Juárez fueran reservorios de la fauna, y lo pero, cuesta mucho, aunque no se diga a quién le cuesta.

Tirar la Reforma Energética que ya nos costó a todo y que comienza a traer miles de millones en inversiones, y falta aún 180 mil millones comprometidos, es tirar la economía del país y sus posibilidades de desarrollo. Este frente incluye hacer otras dos contaminantes refinerías (Aquí a los obradoristas no les importa la ecología) aumentar el consumo de gasolina, la primera fuente de emisiones en las grandes ciudades de México, vendiendo más gasolinas al abaratarla.

Para hacer eso tiene que operar las seis refinerías y las dos más sin generar valor o utilidades netas para Pemex, es decir, bienvenidos de nuevo al Pemex que pierde miles de millones de dólares por año. Y elevar la plataforma petrolera está bien, pero no lo está usando fondos públicos.

¿Tiene idea López que en 2030 el 50 por ciento de los vehículos funcionarán con energías limpias? ¿De dónde piensa recuperar inversiones a 25 años? La ortodoxia económica dice que los precios se bajan desalentando la demanda, pero no necesariamente esto implica aumentar la oferta y disminuir las posibilidades de utilidad, en este caso lo sano es desalentar la demanda con más carros eléctricos, de hidrógeno, etcétera, especialmente en el servicio publico.

Otros frente es la cancelación de la Reforma Educativa, no solamente grupos de maestros y organismo no gubernamentales ya le dijeron que es una idiotez, también se lo dice la OCDE y la ONU y el Banco Mundial. ¿Si no le gusta, no sería lo lógico hacer un estudio de lo que está fallando y tratar de remediarlo, en lugar de tirar y poner de nuevo, una reforma que ya nos costó dinero y tiempo a todos los mexicanos?

Ya le demostraron públicamente que quitarle a los funcionarios el seguro de gastos médicos mayores no le va ahorrar dos mil 700 millones sino que va a aumentar el gasto del Issste en al menos cuatro mil millones, sin que haya aumento de cuotas porque los actuales funcionarios además del seguro pagan cuotas al Issste.

Su próxima secretaria de Gobernación ha declarado que se prepararan para responder a la andanada de juicios laborales que les esperan por la disminución del salario, situación prevista en la Ley Federal del Trabajo como causa para rescindir el contrato a favor del trabajador.

Rescindir significa pagar a cada empleado tres meses de salarios, 12 días por año y la parte proporcional de prestaciones,  y el ahorro de 500 mil millones se podría convertir en una cantidad tres veces mayor en indemnizaciones, sin contar con el costo de aprendizaje de los nuevos empleados.

Y del avión, que ya raya en la estupidez, luego hablamos.

En las decisiones que no lo dejen con el bat al hombro, va a batear para tripleplay.

 

%d bloggers like this: