MXPress

La ruta del pasado

Anuncios

OPINIÓN

Jueves 30 de agosto de 2018/Efraín Klerigan/MXpress. -Los sindicatos virus de centrales como la CTM y la CROC son los grandes perdedores en las negociaciones salariales del nuevo Tratado de Libre Comercio. ¿Lo son?

El incremento de los salarios se convirtió en una asunto urgente y ninguna empresa dará sobornos a los sindicatos si de todas formas tiene que pagarle más a sus trabajadores, ¿Qué habrá…Mejores salarios o mejores escenarios de simulación?

¿Querrá López Obrador atacar a un sector que puede utilizar o mejor buscará la apariencia? ¿Aliados morenos como Martín Esparza, Francisco Hernández Juárez, Elba Esther Gordillo, Napoleón Gómez Sada, Juan Díaz de la Torre, le permitirán a López una forzosa vuelta al futuro, en la cual ellos serían solamente un triste recuerdo de los tiempos de la gran corrupción? ¿Dejarán los líderes disidentes de Pemex el lucrativo oficio de huachicoleros?

Pese a que en la retórica de comparar pago por hora trabajada los sindicatos de Canadá y Estados Unido omiten decir que, si ciertamente aquí ganan menos de seis dólares por día, y si en esos países ganan 16 dólares por hora, allá el pago no incluye séptimo día, vacaciones, ahorro para habitación financiada, posibilidad de compras de mobiliario a crédito y, en el caso de Estados Unidos, seguridad social.

Incluso si la comparación se realiza con las 32 horas promedio que trabajan los obreros en la industria, aún si se descuentan las retenciones obligatorias como el impuesto sobre la renta, Seguro Social y Medicare, más altos que en México, la diferencia es enorme.

Resulta chistoso que cuando se habla de temas laborales los empresarios mexicanos sepan bien que los sindicatos lucran por mantener bajos los salarios y que actúan a favor de las empresas, por el propio beneficio de los líderes. Lo saben, pero no lo dicen, cumplen la ley, pero no la acatan.

Para el líder de la Confederación de Trabajadores de México, el vetusto Carlos Aceves del Olmo, esperar que los trabajadores en México ganen o se aproximen a los ingresos de los trabajadores al norte del río Bravo, es “un sueño guajiro”.

Pero hoy, con la obligación de que al menos el 40 por ciento de los trabajadores en el clúster automotriz, ganan 16 dólares por hora o más, lo que parece sueño Guajiro es que acepten los Aceves, los croquistas y otras formas de virus salariales, un mundo sin ellos colgados de la ubre…. Lo malo es que parece que sobrevivirán a esta realidad.

El nuevo Gobierno de la Republica necesita aplaudidores dispuestos a reprimir a los opositores al régimen y es claro que pronto empresas y sindicatos se podrán de acuerdo en nuevas formas de simulación

Ir a la barra de herramientas