Inicia López con Golpe de Estado al Congreso

Desde Salinas no había Congreso sobrerrepresentado

Domingo 2 de septiembre de 2018/Efraín Klerigan/MXpress. -Desde la segunda Legislatura del Gobierno de Salinas de Gortari no había un partido sobrerrepresentado en la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión y con más de 300 diputados, y eso fue antes de que se legislara sobre la representación y la famosa cláusula de gobernabilidad.

De llevar los partidos afectados: PAN, PRD, PVEM y Movimiento Ciudadano el juicio ante la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos, solamente podrían obligar a que se legisle para impedir otro fraude similar.

La LXIV Legislatura del Congreso no solamente quedó por arriba de lo permitido por la ley sino que los mismos diputados de Morena, PT y PES dieron muestras de que no serán independientes al dar un posicionamiento con una larga porra en la que correaron: Es- un-hon-or-es-tar-con-O-bra-dor”

De hecho Morena tendrá ocho diputados más y cuatro senadores más de los que permite la Constitución para un solo partido, lo que es aplicable cuando las fuerzas políticas actúen coaligadas y que son 300 diputados y 64 senadores.

En cambio si los partidos o los candidatos a diputado y senador afectado iniciaran una averiguación previa por “coalición de funcionarios” en contra del Consejo General del INE y del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, los podrían mandar a la cárcel aunque tuvieran que seguir el juicio en una Corte Internacional.

Debido a una sobrerrepresentación del 15 por ciento para los partidos de la Colación Juntos Haremos Historia y del 20 por ciento en el Senado, un fraude a la ley que permitió el Consejo General del Instituto Nacional Electoral y avaló la Sala Superior del Tribunal Federal del Poder Judicial de la Federación, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador ya está cimentado sobre la ilegalidad.

La historia política de López Obrador muestra que él ha sido proclive a empujar la sobrerrepresentación cuando ha podido y la primera vez que lo intentó fue en 2000, cuando como Jefe de Gobierno del Distrito Federal intentó ─Al igual que lo haría en 2003─ que en la Asamblea Legislativa se aplicará la llamada cláusula de gobernabilidad que otorgaría automáticamente el control constitucional al Partido de la Revolución Democrática, la fuerza política a la que por entonces pertenecía el Jefe de Gobierno.

El jueves 23 de agosto pasado el INE otorgó a Morena 82 diputaciones plurinominales de las 200 a repartir y al Partido del Trabajo tres más, con lo que Juntos Haremos Historia llega con 308 diputados a la LXIV Legislatura de la Cámara de Diputados,  del 12 al 20 por ciento de sobrerrepresentación dependiendo si se juzga la Coalición o por partido.

Al otorgarse dicha cantidad de diputados fueron las mismas autoridades electorales las que permitieron burlar la cláusula de sobrerrepresentación de la Constitución que otorga un máximo de ocho puntos porcentuales sobre el margen de votación.

La LV Legislatura, la segunda en tiempos de Carlos Salinas de Gortari, tuvo 320 diputados del PRI en tanto que gracias a la Cláusula de Gobernabilidad Ernesto Zedillo pudo tener en la Legislatura LVI (1994-1997) 300 diputados fueron del tricolor y 95 senadores.

En 1996 al negociar la nueva ley electoral que creó un Instituto Federal Electoral ciudadanizado, fue precisamente el Presidente del PRD, Porfirio Muñoz Ledo, hoy convertido en líder de la aplanadora legislativa de Morena, quien propuso anular la llamada Gobernabilidad y anotar en la Constitución que ningún partido podría tener más de 300 diputados y estar sobrerrepresentado por más de un ocho por ciento.

En las   sentencias SUP-JRC-235/2007 y sus acumulados SUP-JRC-236/2007 y SUP-JRC-237/2007 del Tribunal Federal del Poder Judicial de la Federación señala que los límites de sobrerrepresentación no sólo se refieren a los partidos políticos, sino también a las coaliciones.