Miércoles 5 de septiembre de 2018/Efraín Klerigan/MXpress. -El ajuste de edad, de 65 años a 68, para recibir la “pensión universal” y cumplir con ello una promesa de campaña de Andrés Manuel López Obrador quita un grupo de al menos 2.4 millones de personas, lo que significaría un ahorro de 37 mil 440 millones de pesos por año.

El recrote se da porque las pensiones iban a ser financiadas con «los recursos que saldrían del combate a la corrupcióny de  reencauzar los programas sociales que ya existen, como el de las pensiones a adultos mayores que ahora pueden dejar de recibirla si tienen entre 60 y 67 años.

Se estima que, si no hay mala información, el Gobierno Mexicano solamente tendrá que pagar unos 48 mil millones de pesos el primer año, apenas 18 por ciento más que los 39 mil 473 millones que tuvo de techo el programa en 2018 con mil 90 pesos por adulto mayor.

Al comenzar a dar la pensión a los 68 años en lugar de los 65, el tiempo promedio en que un mexicano recibiría esta pensión se acorta de ocho a cinco años en promedio.

“Va a ser una pensión universal, va a ser una pensión universal para adultos en general de 68 años o más; en el caso de la población indígena de una comunidad marginal la esperanza de vida es menor pues sería de 65 años”, anunció Carlos Urzua, el presunto Secretario de Hacienda de López Obrador.

Aunque tomando en cuenta a los 8.6 millones de mexicanos con 68 años o más la pensión de mil 300 pesos mensuales por individuo, requeriría de 112 mil 583 millones de pesos, pero los requisitos que incluyen registrarse antes en el Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores (Inapam) ir a hacer la solicitud personalmente, quitará a al menos millones de pensionado el primer año y a la mitad para el segundo.

A la fecha en Inapam tiene poco más de un millón 800 mil derechohabientes de sus programas, por lo que es difícil que en un solo año se registraran otros siete millones de personas.