• En una resolución calificada de tibia por Perú
  • Más de 15% de los venezolanos han salido de Venezuela desde el inicio del Chavismo
  • Solamente el gobierno de Madura ha expulsado a tres millones
  • La vicepresidenta venezolana calificó de «montaje de prensa» al éxodo

Miércoles  5 de septiembre de 2018/Efraín Klerigan/MXpress. -El Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos exigió a Venezuela aceptar ayuda humanitaria en su territorio, para resolver sus problemas que han provocado la migración de más de tres millones de venezolanos, la mayor parte de ellos a los países vecinos.

El gobierno de Venezuela ha rechazado que exista una crisis humanitaria en su país e incluso la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, y el ministro de Comunicaciones e Información, Jorge Rodríguez, han calificado la crisis que lleva a millares de venezolanos todos los días a Colombia y Perú, como se «un montaje realizado por países y medios de comunicación extranjeros» y una «falsa crisis humanitaria» que ha sido utilizada por «el imperialismo» para «profundizar los ataques contra el Gobierno de Nicolás Maduro».

El Consejo Permanente formado por representantes de Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Chile, Costa Rica, México, Panamá, Paraguay y Uruguay se reunieron, junto con Bolivia, durante dos días en Quito para abordar el impacto en los países de la región del aluvión de ciudadanos venezolanos que ha huido de su países en las últimas semanas, disparando la cifra de desplazados de los últimos cuatro años cuando comenzó el flujo migratorio.

“Los gobierno reiteran su preocupación por el grave deterioro de la situación interna que provoca la migración masiva de venezolanos y hacen un llamado a la apertura de un mecanismo de asistencia humanitaria que permita descomprimir la crítica situación, brindando atención inmediata en origen a los ciudadanos afectados”, dijo la resolución aceptada por todos los miembros a excepción de Bolivia y Venezuela y de República Dominicana, cuyo representante no se presentó a firmar la Declaración de Quito, por un inconveniente de salud.

Los países firmantes se restringieron a ofrecer ayuda a Venezuela y solicitar más recursos financieros para los que reciben más migrantes, y emplazó a una segunda convocatoria que se celebrará la segunda semana de noviembre, también en Quito.

Los países que reciben a miles de venezolanos todos los día, en condiciones de hambre y enfermedad, exigieron a la OEA más fondos para poder ofrecer a los miles de desplazados asistencia humanitaria, mecanismos para permanecer en el territorio de forma regular y herramientas para combatir el tráfico ilícito y la explotación de migrantes.

Se estima que Colombia recibe como migrantes a unos dos mil venezolanos al día y Perú al menos a tres mil, lo que ha derivado en choques de odio, y explotación de los migrantes.