Como cuando ya eres de los “pendejos del gobierno” y no Mesías Tropical

Opinión

Jueves 6 de septiembre de 2018/Efraín Klerigan/MXpress. -En los últimos días el Presidente Electo va descubriendo que no es lo mismo estar en misa que andar cargando al santo en la procesión. Está descubriendo que no van a encontrar por ninguna parte los 500 mil millones de pesos de la corrupción, y que no solamente reza en la física aquello de que a toda acción corresponde una reacción en igual magnitud pero de sentido opuesto.

“Desde diciembre de este año, de mil 200 a mil 500 pesos mensuales, no como ahora mil 160 por dos meses. Va a aumentar la pensión al doble va a ser para todos. Les digo a los que tienen pensión de Issste o del Seguro que desde diciembre también van a tener ellos ese apoyo”, prometió el candidato de Juntos Haremos Historia el pasado 20 de abril en Guamúchil, Sinaloa.

“Vamos a cumplir todos los compromisos, no les voy a fallar, no los voy a decepcionar. Soy muy consciente de mi responsabilidad histórica, no quiero pasar a la historia como un mal presidente, quiero pasara a la historia como un buen presidente de México”, aseguró el 1 de julio al festejar su triunfo.

Entre el delirio de sus simpatizantes y la sonrisa contenida desde 2005, Andrés M. López Obrador volvió a prometer una pensión universal para todos los adultos mayores, para todos los NiNi. No prometió pensión a los mayores de 65 como luego dijo y menos a los mayores de 68 como finalmente quedó la oferta. Tampoco que el apoyo sería por medio de empleadores.

La Ley de las personas adultas mayores, dice que estas son aquellas que cuenten con sesenta años o más de edad y que se encuentren domiciliadas o en tránsito en el territorio nacional; por lo tanto a los 65 años llevan cinco de ser adultos mayores… Pero sacar a la masa de los que tienen entre 60 y 65 años, es quitarle 6.4 millones de personas a los 13.5 millones que tienen 60 años o más, o visto en números es bajarle de 210 mil 600 millones de pesos a los fondos del programa a menos de la mitad, pero luego al solamente completarle a los que tienen pensión del IMSS o Issste, va a bajar otro tanto.

Un candidato contrario les dijo en campaña que no alcanzaba el dinero público para pagar pensiones a todos los mayores de 60 y a los 10, 12 millones que ni estudian ni trabajan, las críticas desde la campaña de Obrador, fueron incluso crueles, pero ninguna con un poco de sentido.

El hecho no es condenable, lo único es contrastar lo irresponsable de sus declaraciones como candidato. Todos los que nos acercado a la función gubernamental y más los que han sido funcionarios con mando, saben que lo que se quiere hacer y lo que se puede hacer es muy distinto y a veces no comulga.

Para las huestes de Obrador, que viven en un mundo chiquito pintado en blanco y negro, en un mundo donde los liberales se levantan cada mañana pensando a quienes van a joder, piensan que las cosas que no hace un gobierno son por corrupción, por servir a la mafia del poder o porque son los pendejos del gobierno que llegaron ahí de casualidad o por compadrazgos y no saben de marcoeconomía, de derecho positivo o de instrumentar programas.

No saben, ni idea tienen, de que los controles para el dinero gubernamental son muchos, muy firmes, cada vez más,  y que esos controles son los que han permitido detectar una corrupción que hoy, hoy, hoy, no llega ni a una fracción importante de la que había en el último gobierno populista, cuando se erigieron colinas del perro, partenones, le regalaban ranchos enormes y sementales al Presidente y él y su gente, podían correr a cualquier periodistas con solamente pedirlo a los editores o mandarle la fuerza pública.

Las reglas de operación de los programas, las clasificaciones del dinero público, dan poco margen para inventar programas milagrosos, para multiplicar los panes o convertir el agua en vino o para gastarlo discrecionalmente.

Eb cada Presupuesto de Egresos de la Federación vienen detalladas partidas con números, las cuales se deben ejercer, cada una conforme a las reglas de operación. Es cierto que muchos gobernadores, presidente municipales, incluso funcionarios federales, intentan pasárselas por el arco del triunfo y es cierto que la Auditoría Superior lo detecta, como el pasó a Javier Duarte o los programas de la Sedesol, la cual con la mentalidad hollywoodense de la prensa militante, fue calificada de estafa maestra, cuando eran simples desvíos de fondos, no porque el dinero se haya esfumado, sino porque las adjudicaciones y el gasto no cumplía con la normatividad. En ambos casos el descubrimiento no fue ni de partidos ni de medios obradoristas, sino de la Auditoría Superior de la Federación.

Habrá más programas que no pasen por falta de fondos, como ocurre en el banco… Programas que no puedan instituirse porque violan la normatividad. Finalmente el déficit del gasto publico estará como mundo vigilante de la gestión, y se descubrirá que puedes inventar cuentos sobre un aeropuerto, pero no puedes hacer volar un proyecto malo y caro como Santa Lucía.

Que puedes prometer un tren maya para iniciar el proceso el 1 de diciembre, pero las reglas de operación te van a exigir un proyecto ejecutivo, una manifestación de impacto ambiental y una provisión de gasto inscrita en el Presupuesto de Egresos, y si va a participar dinero privado, vas a tener que hacer una licitación ya con todos los proyectos hechos, licitación que muy rápida se llevar tres meses, mientras los tramites que anteceden llevarán un año, y en el mejor de los casos le podrán destinar fondos en el Presupuesto 2020.

López, finalmente descubirá que la verdadera mafia del poder se llaman mercados de dinero, bolsa de valores, calificadoras de riesgo, y que cualquier duda que les siembres a estos grupos internacionales, la vas a pagar con la devaluación de la moneda, el encarecimiento del crédito y el retiro de inversiones foráneas, que son las más grandes, y que son tan poderosas que no puedes retarla.

Pronto sabrá que las refinerías bajaron la producción porque la Reforma Energética las obliga a operar con utilidades reales, y que si frenas el precio de la gasolina, inviertes en agrandar sus procesos, vas a tener que darles mucho más petróleo y producir barriles con un 10 por ciento de utilidad, en lugar de barriles con el 80 por ciento, y además, vas a necesitar más crudo ligera, que no hay mucho en México y la adición forzosa de hidrógeno para el proceso de las gasolinas.

También descubrirá que los organismos nacionales e internacional de ecologistas, no lo van a dejar construir y operar una refinería en El Paraíso , Tabasco, en medio de un manglar y una zona protegida. Y no se habrá curado el coraje, cuando le dirán que no es lo mismo extender la red de gasolineras e incrementar su importación con dinero de los privados que con dinero de Pemex.

También descubrirá que la desigualdad económica existe, pero que se acentúa por un círculo vicioso que no puede romperse por decreto, porque se trata de que mientras el decil más alto de la economía no crece demográficamente, pero como hace negocios con el exterior y en el interior, cada día tienen más dinero, la población de los cinco deciles más bajo, cada día son más, concentran las grandes tasas de fertilidad, y que solamente comenzando por frenarlas vas a poder darles la educación, la salud y el ingreso.

En pocas palabras, López Obrador está topando con eso que se llama realidad, donde los sueños y las ocurrencias solamente sirven para el anecdotario pero no para crecer económicamente. Hay mucho por hacer, sí, pero el camino no es la vereda del Mesías Tropical.