Ir a la barra de herramientas
Importante

Bienvenidos, morenos,  al mundo real

Opinión

Martes 11 de septiembre de 2018/Efraín Klerigan/MXpress. -Decía mi padre que el poder no solamente enloquece, también apendeja. La gente de Morena, los desempleados que se les unieron en el camino y los de reciente adopción, viven una borrachera de poder. Se repiten a sí mismos que son la Cuarta Transformación ¿Por qué la cuarta? Porque a lo mejor se siente un De Gaulle chaparro y panzón, o siente que él también fue héroe de la resistencia.

Los morenos se preparan para remodelar prácticamente todas las estructuras constitucionales del País, y piensan que pueden hacerlo sin consecuencias. La izquierda mexicana con excepción de algunos pocos, siempre ha pecado de dogmática e infantil. La gente de izquierda se caracteriza por no analizar los problemas a fondo, no justipreciar las situaciones, ni evaluar el avance institucional que, para ellos no existe o es mafia.

Ellos juran que los gobiernos priistas modificaban la constitución como querían, y con una cultura política formada en las leyendas urbanas, en frases como en “México no se mueve una hoja si el Presidente no quiere”, sienten que quien está en el poder lo puede todo y, ahora ellos están en el poder.

El mismo líder de la Cuarta República, hace promesas de que el mismísimo 1 de diciembre el país cambiara: Caerá el precio de la gasolinas, se acabará la importación de gasolina, se acabará la corrupción, comenzarán las reuniones de seguridad pública a las cuales asistirá el mismo Santo Pontífice.

Desde ese día ningún funcionario publico ganará más que el Presidente, y él, en pleno Zócalo contará con la asistencia de Donald Trump, Vladimir Putin, Xi Jinping,  Francisco, la Reina Isabel, Shinzō Abe, Ángela Merkel, Emmanuel Macron,  Kim.Jong Un, Miguel Díaz-Canel, Nicolás Maduro, Evo Morales, pues cómo habrían de faltar al acontecimiento más grande en la historia de la humanidad: El advenimiento del Nuevo Mesías de Tepetitán.

Sobre todo querrán venir a sabiendas de que la seguridad del Jefe del Estado quedará en manos de restauranteros y no de un grupo altamente entrenado. Qué mejor lugar que el Zócalo, rodeado del tontarriaje obradoristas, para estar seguro, pues si a López el pueblo lo cuida ¿Por qué no habría de cuidad a dignatarios que, por todas partes del mudo los quieren asesinar?

El 1 de diciembre si va a pasar algo: La nave interplanetaria tendrá que aterrizar y aunque le quedará todavía la manía y el recursos de culpar a Carlos Salinas de Gortari ─quien no sabemos si fue invitado como ex presidente─ tendrá que dar explicaciones y sabrá que cada una de sus palabras serán tomadas por la prensa de muchos países y que cada uno de sus planes tendrán efecto en esas cosas que, para el tontarriaje moreno se llama la conspiración neoliberal, como los mercados de valores, los mercados de dinero,  las calificadoras de riesgo crediticio, la calificación de riesgo país, el valor de la moneda…

Ese 1 de diciembre sí va a pasar algo más: El señor que aventaba piedras para todas partes ahora va a vivir, junto con sus macuarros, en una casa de cristal… No lo entenderán antes de romper muchos cristales.

Tendrá que caer en cuenta que si es sencillo invitar a empresarios a un desayunito para que escuchen al “manda más” hablar de su Tren Maya, para que esos empresarios le metan dinero tienen primero que ver un anteproyectos, un estudio de factibilidad, un proyecto ejecutivo acompañado de todos los requisitos como levantamiento topográficos, estudio impacto ambiental, fuentes de financiamiento.

El hombre lleva muchos años soñando, desde que en la Casa del Estudiante de Tabasco le decían La Piedra, hasta cuando soñó ser gobernador de su estado y dos veces presidente, pero pronto tendrá que ver que este mundo diario donde se pagan impuestos, donde hay bufetes de cobranza, donde la delincuencia organizada no va a a colgar las armas y renunciar sus inmensos negocios, nada más porque un chaparro, panzón, de pelo enjabonado se los pida.

Si piensa que hacer un aeropuerto sin posibilidades de seguridad, de desarrollo, de recuperación de la inversión, solamente para que él y su anciano secretario de Comunicaciones puedan hacer pingües negocios, se va a dar cuenta que los empresarios grandes no lo van a secundar y que muchos de los que hoy aún apuestan al desarrollo del turismo, le van a decir, “ciao, bambino”.

El 1 de diciembre si pasarán muchas cosas. Se van a enterar del peso de la prensa fifí, de que a toda acción corresponde una reacción con la misma fuerza y en sentido contrario, por lo tanto les van a llover juicios de amparo, demandas. La prensa que hoy todavía subsidian con dinero de Morena, dinero público, va a quedar en entredicho y al descubierto, y las papalinas de las hermosas señoras senadoras y alcaldesas de la capital, van a figurar en todas las redes.

El 1 de diciembre se van a enterar que hacer leyes no es nada más quererlo, que la gente del PRI y del PAN además de los delitos que les imputan, tienen experiencia y saben cómo, cuándo y en donde pegar.

Y También se van a entregar que sobramos reporteros, como el de la voz, que no somos corruptibles, que lo criticamos por payaso, que apoyamos a Peña Nieto sólo en lo bueno y sin propina, que no somos priistas ni panistas ni miembros de la mafia del poder (Lo que sea eso) y que los vamos a traer como lazo de cochino, porque ahora él será una noticia que vende.

A %d blogueros les gusta esto: