MXPress

Ayotzinapa, mercancía política Grado A

Anuncios

Opinión

Viernes 28 de septiembre de 2018/Efraín Klerigan/MXpress. -De pronto en un juzgado de Alemania donde se ventila un caso de violaciones al exportar armamento controlado, aparecen familiares de los desaparecidos de Ayotzinapa junto a un joven abogado alemán, Christian Schliemann, del Centro Europeo de Derechos Humanos y Constitucionales.

Puede pensarse incluso en demandas civiles para que los familiares obtengan reparaciones de la empresa. Queremos que los afectados en México tengan un papel activo en el proceso y exijan justicia aquí en Alemania, dijo a DW, Schliemann.

Aunque la versión de los padres de las víctimas es que los cadáveres no han sido encontrados, el abogado piensa que se pueden pedir indmenizaciones a Heckler & Koch, fabricante de los fusiles tipo G-36, de los que la empresa vendió unos nueve mil en México, y según Schliemann: se ha comprobado que estas armas fueron utilizadas contra los normalistas de Ayotzinapa, aunque solamente muestra una delgada evidencia.

Organismos no gubernamentales como Pan para el Mundo (Brot für die Welt) la Coordinación Alemana para los Derechos Humanos en México, y el Centro Europeo de Derechos Humanos y Constitucionales, tratan de tener notoriedad y hasta una indemnización de Heckler & Koch.

Fuera de la evidencia de que los fusiles fueron vendidos a la Secretaría de la Defensa Nacional y que algunos de estos llegaron a Guerrero, territorio prohibido para armas alemanas, según Alemania, tienen declaraciones de que un joven normalitas en Guerrero, en 2014, fue herido, presuntamente, con un fusil Heckler & Koch que tendría la policía de Iguala.

El arma y la bala no parecen estar en posesión de los tres organsimos alemanes, para quienes los 43 de Ayotizinapa son una tragedia mundial, pero para quienes poco importa los 78 migrantes masacrados en San Fernando, Tamaulipas en 2010 ni los 198 cuerpos recuperados de fosas clandestinas en ese mismo municipio, en 2011, ni si algunos de las decenas de miles de asesinados por el narco, lo fueron con un fusil alemán.

La Comisión de la Verdad que ordenaron crear los magistrados de Primer Tribunal Colegiado del Décimo Noveno Circuito de Tamaulipas, Daniel Ricardo Flores López y Jesús Garza Villarreal Jesús, que ahora defiende Morena, no incluye tragedias anteriores sino a los alumnos de una normal rural que se enorgullece de haber sido cuna de guerrilleros, y de pedir a cada protesta, derrocar al gobierno que les paga el salario.

En 2013 la Comisión Nacional de los Derechos Humanos emitió una recomendación sobre el choque de la Policía Federal  el 12 de diciembre de 2011 con un grupo de estudiantes de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos”, de Ayotzinapa.

La recomendación, en la cual se vapulea a las fuerzas del orden, pide: Se tomen las medidas adecuadas para garantizar que se atiendan de manera oportuna las necesidades de las escuelas normales rurales en el estado de Guerrero, especialmente, la “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa.

Respecto a la investigación de cuál de los estudiantes fue el culpable de la muerte del ingeniero Gonzalo Rivas Cámara, no se dice nada, tampoco del porqué no hubo castigados por los hechos que mantuvieron literalmente privados de la libertad, en la autopista, a miles de personas dentro de sus vehículos.

La razón es clara, políticamente deja más, sobre todo en prensa extranjera, defender a estudiantes maoístas,  pero no a un ingeniero a quien postmortem se otorgaría la Medalla Belisario por su heroísmo, o a los automovilistas varados.

Nunca, por cierto, se han emitido recomendaciones a las autoridades locales o federales en Guerrero, por haber permitido docenas de secuestros, robos, ataques con armas de fuego hechizas, daños a edificios públicos, a alumnos de la Normal de Ayotzinapa. Porque eso, no vende…

Aunque si hubo recomendaciones por los hechos de San Fernando e igualmente por la masacre en Allende, Coahuila, el tono también es contra las autoridades, pero ni la mal llamada “gran prensa mexicana” ni la prensa extranjera han pensado que detrás de los cientos de asesinados en las masacres de San Fernando y Allende, también hay víctimas, pero éstas nunca han sido defendidas por partidos de izquierda y menos por Morena, cuya inclinación política a pun es un misterio.

Los padres de Ayotzinapa son viajeros frecuentes, las madres de migrantes centroamericanos, noticia de un día, mientras a los deudos de la masacre de Allende, apenas si se hace referencia.

 

Ir a la barra de herramientas