El programa económico de Nicolás Maduro no frena la hiperinflación. Muchos ciudadanos destinan los billetes a hacer manualidades

Miércoles 3 de octubre/EL PAÍS. – El bolívar se ha puesto de moda en Venezuela. Una moda peculiar. La costurera Wilmarys Pacheco convierte el papel moneda en carteras y otros accesorios en el oeste de Caracas. “Se venden, son coquetos y muy económicos. Con unos 400 billetes puedo hacer un bolso y con unos 140 se elabora un monedero”, dice.

La devaluación ha provocado una acelerada pérdida del valor nominal de la moneda hasta el punto de que los billetes venezolanos son usados para manualidades o lo que se conoce como money art. En ciudades fronterizas de Colombia es frecuente la venta de artesanía hecha con bolívares, y hay artistas que han comenzado a emplearlos como soporte. Algunos ya han expuesto cuadros y otras creaciones en redes sociales. “Cuando divulgué una obra con papel moneda recibí amenazas anónimas en Twitter por emplear ese material, así que tuve que borrar esa publicación por precaución”, relata una artista en Caracas que pide no ser identificada.

Los billetes más usados para este fin son los de más baja denominación y los que ya no están vigentes debido a la entrada del nuevo cono monetario hace más de un mes. “Hice unos adornos, entre ellos anillos, con los de 100, 50, 20 y dos bolívares antiguos, que ya no sirven ni para comprar un caramelo, pero que tienen colores y diseños muy atractivos. Hace un mes hice un jarrón con ellos. Ya no sirven y la gente suele botarlos en la calle”, cuenta Adriana Tovar, una joven caraqueña.

Los oficialistas piensan que desde el exterior se ha desatado una “guerra” contra el bolívar a través de páginas web que cotizan divisas en el mercado negro. El Gobierno venezolano ha prometido un renacimiento del bolívar, al que ha anclado a la criptomoneda venezolana bautizada como el petro, que se encuentra respaldada en recursos minerales del país. Pero todo depende del funcionamiento del plan de recuperación de la economía, alabado por el oficialismo y criticado por los opositores.

Información completa: 

https://elpais.com/internacional/2018/10/02/america/1538438715_027027.html