Martes 6 de octubre de 201/EfraínKlerigan/MXpress. -Aunque los algoritmos y la propiedad intelectual de códigos informáticos forman parte del nuevo Acuerdo Comercial con Estados Unidos y Canadá (Usmca) en México no hay ni policías adiestradas, ni legislación adecuada para castigar la amplia gama de delitos cibernéticos, pero se sabe uno de cada cuatro mayores de 12 años ha sufrido ciberacoso y el fraude cibernético avanza.

La Comisión Nacional para la defensa de los Usuarios de Servicios Financieros, conocida por su acrónimo Condusef, afirmó que al primer trimestre de 2018, los fraudes cibernéticos crecieron 63 por ciento, respecto del mismo periodo de 2017 y cada año sube el monto del dinero  y además las compras por Internet aumentan notablemente.

El monto de los fraudes cibernéticos ascendió a dos mil 340 Mdp; se bonificó el 60 por ciento del monto reclamado y 89 de cada 100 fraudes cibernéticos se resolvieron a favor del usuario.

Las autoridades mexicanas se han quedado rezagadas y mientras los ciber delitos aumentan casi al mismo ritmo vertiginoso de las compras por Internet, del 100 por ciento anual, las leyes tienen un inmenso vacío.

Tamaulipas no es la excepción, y fuera de una decena de artículos referidos a la revelación de secretos o acceso ilícito a sistemas y equipos de informática, el Código Penal estatal no toma en cuenta un medio en el que dos millones de tamaulipecos interactúan, con buenas o malas intenciones, todos los días.

Incluso las estadísticas al respecto son vagas y escasas. El Instituto Nacional de Estadística y Geografía realizó el levantamiento del Módulo sobre Ciberacoso (Mociba) 2015 con la finalidad de tener un primer acercamiento a la temática y, posteriormente, continuar afinando el instrumento de captación, entre otros aspectos metodológicos.

La encuesta que no se ha repetido desde entonces, muestra que el 24 por ciento de la población de 12 años o más usuaria de internet o celular confesaba haber vivido ciberacoso, pero en Tamaulipas el porcentaje era superior a esa media y llegaba al 25.9 por ciento.

En Tamaulipas la Juez de Control, Reyna Karina Torres Barrientos, aceptó  en entrevista que no hay artículos específicos y que se debe recurrir a dos figuras del Cópdigo Penal para poder castigar el ciber acoso.

No hay un tratamiento al acoso sexual a través de una red social, pues dista mucho de la definición que hace el código penal de un nuestro Estado. El único artículo que hablé de utilización de redes es la pornografía infantil art. 194 Bis.

Torres Barrientos señaló que el Código Penal define como Acoso sexual en el  Artículo 276 ter: Comete el delito de acoso sexual quien con respecto a una persona con la que no exista relación de subordinación, lleve a cabo conductas verbales, físicas o ambas, relacionadas con la sexualidad que la pongan en riesgo o la dejen en estado de indefensión.

Lo cual se distingue del ciberacoso, pues no lo distingue como tal,  y el art. 207 bis al sexies, de refieren al acceso ilícito a sistemas de informática, pero no incluye el acoso sexual, no como tal.

Al cuestionarle si lograr la atención de la víctima para hacerla víctima de un delito como secuestro no tendría un agravante al haber utilizado una red social para ganar su confianza, dijo que hay forma de tipificarlo pero nuevamente no es directa.

Ahora bien respecto al secuestro me sirve sur situaría en una agravante en el  en Art. 10 Frac. II incido d) de la Ley para prevenir y sancionar los delitos en materia de Secuestro, puntualizó la Juez de Control.

Unos de los usos más comunes en los tiempos recientes y el cual ni siquiera está tipificado o cerca de serlo, es utilizar mensajes engañosos o totalmente falsos para uso electoral, e incluso, sembrar programas para que el usuario afectado siga afectado a otros y un  correo o un video se replique cientos de miles de veces.

CIBERDELITOS O DELITOS INFORMÁTICOS

Los delitos informáticos o ciberdelitos son aquellos que se perpetran utilizando como base o medio sistemas de cómputo o la Internet y van desde nuevas figuras delictivas como el ciber acoso, extorsión, uso de códigos, robo de archivos o contenidos digitales, el daño a archivos informáticos, la suplantación o robo de identidad digital, el fraude por Internet con mercancías o dinero, el robo a activos bancarios o el daño deliberado a sistemas de cómputo.

Algunos nombres nuevos como phishing, spoofing, pharming, spam, hacking,  exploit, malware,  flooder, cracker, hoax, keyloogers, se combinan con los de delitos conocidos pero de forma distinta como acoso, extorsión, apuestas ilegales, fraude, pornografía infantil, trata de personas, tráfico de drogas y piratería.

El Código Penal Federal solamente reconoce como delitos informáticos la “Revelación de secretos y acceso ilícito a sistemas y equipos de informática, lo cual además no está debidamente definido en el Condigo Nacional de Procedimientos Penales,

Delitos muy específicos como el Phising o  Spoofing, que es una forma ilegal de acceder a un ordenador y enviar múltiples correos electrónicos; volver a enviar varios mensajes de correo electrónico comercial con la intención de engañar a los destinatarios; o falsificar información del encabezado en varios mensajes de correo electrónico, señala

La mayor parte de estos delitos se refieren a formas de acceder al ordenador de una persona para cometer un delito, lo cual se realiza por medio de archivos introducidos en forma tramposa, haciéndolos pasar como correero electrónicos, vídeos, audios o imágenes, para robar contenidos, datos personales, emplear al usuario de la computadora para reenviar correos publicitarios, pornografía, robar su identidad, sus claves de accesos a la banca digital o seguir y monitorear todas sus actividades.

Los keylooger por ejemplo, son archivos que registra las combinaciones de teclas pulsadas por los usuarios, y las almacena para obtener datos confidenciales como contraseñas, contenido de mensajes de correo, y toda la información que utiliza, aunque este delito de alguna forma está reconocido, es similar a otras intromisiones en un sistema de cómputo pero que no tienen la misma intención, como el hoax, que sólo trata de usar a un ordenar ajeno para reenviar correos.

Sin embargo, el hoax, es un tipo de archivo que ha sido utilizado en los procesos electorales en varias partes del mundo, México incluido, sin que tenga una definición judicial y una penalidad definida para la gravedad de este delito.

El término Malvare (Acrónimo en inglés de: «Malcious software») engloba a todos aquellos programas «maliciosos” como los llamados troyanos, virus, gusanos,  que intentan perjudicar a un ordenador, los archivos informáticos de una persona, o incluso, servir para introducir keyloogers o expliots, para acceder a datos protegidos.

Igualmente el malware se introduce para utilizar un ordenador o un teléfono inteligente para reportar las geoposiciones de una persona, grabar sus conversaciones y copiar los envíos de correo, usar el micrófono y la cámara para espiarlo incluso fuera de la red, como es el caso del Programa Pegasus.

Y UTILIZAN SU DINERO.

La Condusef define como phishing, a la suplantación de identidad, que se realiza al obtener la identidad, documentos personales, y toda la información confidencial que requiera para robar dinero o realizar transacciones a nombre del usuario afectado, solicitar créditos.

Este delito apenas si está definido en las leyes federal y estatales, los fiscales y jueces deben interpretar lo definido para otros delitos, pero no está especificado, por ejemplo, cuando el phishing o pesca se comete dentro de una red privada una red pública, desde el mismo sistema de Internet que la víctima paga, mediante un correo que alude a temas humanitarios ni cuando la pesca es para cubrir la identidad del infractor y cometer delitos graves como pornografía infantil.

ACOSADORES Y ENGANCHADORES

El ciberacoso se ha definido como el uso de los medios de comunicación digitales para insultar o intimidar a una persona o grupo de personas, mediante ataques personales, divulgación de información confidencial o falsa entre otros medios, o bien, para que deje de alguna postura política.

El ciberacoso también es una forma de utilizar las redes sociales para engañar a persona, sobre todo menores de edad, hacerlos que envíen fotografías o vídeos con poca ropa o pornográficos o bien, crear confianza para hacerlos que se desplacen a un lugar en el que pueden ser secuestraos o enrolados en redes de prostitución.

Medidas para protegerte:

No proporciones tu Número de Identificación Personal (NIP), ni cualquier otro dato personal que esté ligado a tus finanzas.

Cambia tus contraseñas de acceso con frecuencia.

Utiliza programas de seguridad en internet que contengan antivirus y bloqueadores de ingreso ─Firewall.

Nunca abrir una cuenta personal en una computadora de uso público ni consultar tu correo personal, si debes hacerlo, cerciórate de cerrar el programa y borra los archivos temporales del navegador.

No utilices sistemas públicos o de uso compartido, para compras o transferencias electrónicas.                                                                                                                                             

Archivos con fotografías, o de identificaciones oficiales,  tuyas o de tu familia jamás deben ser almacenados en un móvil, como celular o Tablet o una laptop cuando esté en tránsito, y se debes hacerlos ponlos dentro de una “caja fuerte digital” que traen los programas de seguridad en internet.

Ninguna Institución Financiera solicita información personal o confidencial por correo electrónico o teléfono.