No hay ofertas de inversión al fracking y AMLO lo usa a su favor.

Sin explotar los yacimientos de lutitas México no lograrpá aumentar en pocos años su producción de petróleo y gas

Sábado 6 de octubre de 201/Efraín Klerigan/MXpress. -Los yacimientos de gas de esquisto en el noreste de México no solamente contienen amenazas parea el medio ambiente, sino que se trata de territorios bajo el poder de grupos delincuenciales que han impedido su explotación y ahora el presidente Andrés Manuel López Obrador asegura que no ira por el fracking.

No vamos usar ese métodos de extracción de petróleo, de gas, eso no se va a aplicar, aseguró López Obrador en un mitin de San Luis Potosí.

Pemex ha perforado 17 pozos de exploración para gas shale en el norte de Tamaulipas y cuatro de ellos están en producción y ha sido la violencia en los municipios de Reynosa a Nuevo Laredo y en algunos de Nuevo León dentro de la cuenca de Burgos, los que han impedido aumentar esta producción.

Su anuncio infiere, que López Obrador ha renunciado a combatir la inseguridad que priva en la Cuenca de Burgos.

El anunció de López Obrador cancela de facto la primera licitación de Pemex en su gobierno, que debería efectuarse en febrero de  2019 y se trata de pozos de shale o para fracking y para la cual no había interesados debido a la situación de inseguridad en los campos a licitar,

México no  podrá aumentar rápidamente su plataforma de explotación de petróleo y gas con solamente métodos tradicionales, y sin utilizar el método de la fractura hidráulica en los yacimientos de esquisto o lutitas de los que México tiere reservas por  681 millones de pies cúbicos de gas.

Mientras México tiene cuatro pozos produciendo en la Cuenca de Burgos al otro lado del Río Bravo, la cuenca Eagle Ford Shale, mantiene 17 mil 900 pozos en producción, y ha sido la fractura hidráulica la que ha ayudado a Estados Unidos y Canadá a incrementar la producción de gas y petróleo, y figurar entre los principales productores del mundo.

Los activos que se licitarían la Ronda de Pemex de febrero son contratos de gas y aceite de esquisto, también conocido como shale, y los cuales deben explotarse mediante la técnica de fractura hidráulica, lo que requeriría tener en esa zona equipos más caros que para una explotación tradicional.

Aunque la subasta es urgente para revertir la caída de la producción nacional de gas natural, antes de poder licitarlos se debe recuperar por completo a estos territorios, cuestión que parece no interesar al presidente López Obrador

La producción de gas no asociado en el norte de Tamaulipas ha caído desde 2010 de un millón de pies cúbicos diarios a solamente 269 mil pies cúbicos diarios, en parte porque los pozos  tradicionales están agotados y explotarlos requiere la técnica de fracking y en parte porque en la zona ninguna empresa quiere arriesgar a personal y equipo por la inseguridad.