Cancelación del NAIM derrumbaría mercado bursátil  y aumentaría deuda de México

Viernes 12 de octubre de 201/Efraín Klerigan/MXpress. -La cancelación del Nuevo Aeropuerto de Méxiso.co en Texcoco tendría un efecto devastador sobre las acciones de líneas aéreas, operadores aeroportuarios y la inversión de Afores en papel comercial del proyecto, y habría un efecto dominó que derrumbaría la bolsa y por lo tanto el valor del peso, advierten expertos.

La calificadora  de riesgo crediticio Moody’s advirtió que la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) es un riesgo clave para el perfil crediticio del país, y significaría una caída de la calificación crediticia de México y un aumento directo a la deuda pública total de varios miles de millones de dólares.

La cancelación también tendría un impacto en la reputación del gobierno ante los inversionistas y podría afectar otros mercados como el cambiario y el de tasas, dijo a Reuters la directora de análisis bursátil en Intercam Casa de Bolsa, Alejandra Marcos.

Constructores han advertido que tratar de aminorar el costo de la decisión de cancelar el NAIM con una consulta ciudadana y una encuesta no servirá para nada porque el efecto económico sería el mismo.

Advierten los constructores que el NAIM es una obra que México requiere, por ello, si se construye en un lugar equivocado y no funciona para los usuarios y operadores, será un evento negativo que se cargará a la cuenta del ya presidente electo, advierten.

De hecho el empecinamiento de Andrés Manuel López Obrador en cancelar la obra, hará que cualquiera que sea la determinación, habrá una mayor división entre los mexicanos y aumentará la incertidumbre que ya viven los inversionistas, con respecto a un país que no respeta sus promesas y que se inventa con cada presidente.

El jueves las acciones de los tres grupos aeroportuarios privados de México, Grupo Aeroportuario del Pacífico (GAP), Grupo Aeroportuario del Sureste (ASUR) y Grupo Aeroportuario del Centro Norte (OMA), cayeron el jueves en medio de la incertidumbre sobre la construcción en marcha de una nueva terminal en la capital del país.

Cuando la nueva administración entre en funciones en diciembre de 2018, el nuevo aeropuerto estará a unos dos años del inicio de las operaciones comerciales. En esa etapa, el porcentaje de finalización de las obras será superior a 50%, la inversión total será superior a los seis mil millones de pesos y se habrá adjudicado 85 por ciento de los contratos del valor de los contratos del proyecto. Creemos que podría ser muy difícil para la nueva administración justificar la cancelación del proyecto, afirmó la calificadora de riesgo Standrad and Poor´s

Javier Jiménez Espriú, nominado por el presidente electo para ser el próximo secretario de Comunicaciones, dijo el jueves en una conferencia de prensa que la construcción de un nuevo aeropuerto está totalmente vinculada al resultado de una consulta pública que se llevará a cabo este mes, pero ya hay visos de que se manipulará la consulta.

La consulta no es legal ni vinculatoria constitucionalmente, por lo que solamente será una justificación del gobierno de López Obrador para tomar una determinación que en todo caso no será popular y ahondará la división en México.

Grupo Carso podría vender sus activos en México si López Obrador cancela en proyecto del NAIM, lo que tendría un fuerte efecto en la confianza de muchos inversionistas y podría empujar el tipo de cambio a valores no vistos de más de 25 por dólar.