Skip to toolbar
Importante

La distopia de la Cuarta Transformación y el ministerio de la prosperidad

OPINIÓN

Efraín Klerigan

Sábado 13 de octubre de 201/MXpress. –El futuro nos alcanzó, quizá pronto veamos los ministerios del Amor, de la Paz, de la Abundancia y de la Verdad, junto con la Secretaría del Bienestar de Andrés Manuel López Obrador.

Es la distopia de un México esclavista hecho realidad. Un México en el que los pobres son buenos, por ser pobres, y los ricos son malos, por ser ricos.

Un México en el que los pobres tienen permiso para linchar sin juicio siquiera sumario, a quien alguno de los vecinos consideró un “robachicos”, o donde se puede golpear a quien se le calificó de ladrón.

Un México en el que el próximo presidente se ha convertido ya en un dictador que otorga condenas y perdones por contentillos, o donde considera que hay comunicadores que merecen un recompensa publica y otros, que deben ser condenados: La prensa crita o prensa fifí.

Pero además entre los misterios está ¿Qué hará con el presupuesto para el mantenimiento de Los Pinos y los gastos de representación? ¿Qué hará con el archivo del Cisen una vez que desaparezca a esta dependencia dedicada efectivamente al espionaje?

Si al gobierno de Enrique Peña Nieto la prensa obradorista les hubiera descubierto mentiras tan graves como el desinforme de la OACI o contradicciones como exigir la austeridad mientras su hombre de confianza realiza una boda fastuosa, la prensa obradorista, antes conocida como prensa militante, hubiese lapidado al régimen y emitido las condenas y las descalificaciones más serias, en contra parte, hoy, hoy, hoy, SDP, Aristegui, La Jornada, Animal Político, SinEmbargo, entre los principales, están callados y se saben amados por el presidente electo.

Los planes con los que se gesta el gobierno obradoristas serían una tontería sino fueran muy graves en el fondo. A los falsos anuncios, las medias verdades, los intentos costosos por tirar lo que se construye y construir lo que no hace falta, López Obrador suma condenas a la prensa crítica mientras su feligresía aplaude.

Algunos hechos dan miedo, como su tendencia a satanizar sectores de la sociedad, especialmente empresarios y medios, su desconocimiento del gobierno, el presupuesto y su aplicación, y el hecho de que no ha dicho que hará con el archivo del Cisen cuando  desaparezca a este ente gubernamental, ciertamente utilizado pasra espiar ciudadanos

Si revisamos en devenir de muchos de los empresarios que lideran el “top ten” de las fortunas en México, los condenados, los calificados de “minoría rapaz” por López, vamos a descubrir que hay en ellos gente que ha arriesgado y apostado por el país cuando ni siquiera la oposición de la izquierda lo hizo. Gente que trabajo mucho, arriesgó todo y tuvo un éxito enorme.

En cualquier país del mundo civilizado Carlos Slim es visto con mayor admiración que Andrés Manuel López Obrador ¿De ahí parte la intención de cancelar el proyecto de infraestructura en comunicaciones más grande en México desde que Porfirio Díaz inició la construcción de los ferrocarriles? Pues no parece casual que hombres de empresa nacionalistas que han creado cientos de miles de empleos con sus inversiones y quienes son el dique al ingreso masivo de capitales de otras partes del mundo, sean el blanco de los insultos de jerarca de Morena.

Pero no solamente es la parafernalia obradorista y el clima de intolerancia del cual se rodea, también es el clima de desconfianza que ya siembra entre inversionistas y la incertidumbre que ya resalta calificadoras de riesgo crediticio y que con un simple mensaje populista en la toma de posesión podrían bajar la calificación a México (BBB+ Estable) hoy por hoy la más alta entre los países en desarrollo.

Algo es real, revertir las reformas de Enrique Peña Nieto, terminará para inversionistas internacional el “Mexican moment” y serán una señal para pensar dos veces una inversión. Además, nadie sabe en qué concluirán las revisiones a los contratos de petroleras internacionales y, qué repercusión tendrá el estúpido y suicida “no al fracking”, dicho para calmar a unos cuantos rijosos en un mitin en San Luis Potosí.

El no al fracking cancela de facto lo que sería la primera licitación del sexenio obradorista, la Ronda 3.2, de la cual también provendrían las primeras inversiones capturadas por su gobierno y no remanente del gobierno de Peña Nieto.

Tal parece que el mundo en que vive López y sus morenos no es el m ismo mundo del resto de los habitantes del planeta, y lo que intenta erigir no es un gobierno constitucional sino una distopia de un estado que por fuerza de los hechos llegará a la anarquía.

%d bloggers like this: