El aeropuerto de CDMX se hunde y en Santa Lucía hay aves migratorias

Y el NAIM se hunde menos y la aves pueden ser controladas…

Mintieron Javier Jimpenez Espríu, su expertos y el presidente López Obrador, y su propuesta tiene más problemas ecológicos y hundimientos

Domingo 21 de octubre de 201/Efraín Klerigan/MXpress. –Los vicios que le adjudican al Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM)  los presentan la posibilidad de dos pistas en Zumpango, dentro de la Base Aérea Santa Lucía, y el viejo aeropuerto Benito Juárez, tanto la terminal uno como la número dos y sus pistas:

Al  mencionar la opción de hacer dos pistas para vuelos internacionales en la base Aérea de Santa Lucía y prometer “una cirugía mayor” al viejo aeropuerto de Ciudad de México, Benito Juárez, el presidente electo, Andrés Manuel López y su próximo secretario de Comunicaciones, han mentido o al menos, no han hecho estudios serios, pues el viejo aeropuerto está desahuciado, se hunde en todos lados y extender el tamaño de la Base Aérea de Santa Lucía representaría problemas ecológicos más graves que en Texcoco.

La Base Aérea de Santa Lucía fue construida sobre el lecho del lago Xaltocan, ubicado junto al lago de Zumpango (hogar para aves migratorias hace siglos) en tierras que fueron desecadas para instalar la base aérea, cuyas pistas han presentado hundimientos frecuentes, sin un cimentación adseucada como la del NAIM.

xaltocán.pngHundimientos, efectos antiecológicos, aves migratorias, tienen tanto el viejo aeropuerto en la antigua terminal como en  la terminal dos, mientras que la Base Aérea en Santa Lucía, tiene al noroeste y norte, asentamientos de aves migratorias, sin contar con que para el aterrizaje de aviones grandes, como los Airbus y los Jumbo, hay un estrecho canal aéreo de aproximación.

La Terminal II del Aeropuerto Benito Juárez se ha hundido 30 centímetros por año desde su construcción, por fallas en la cimentación y el terreno fangoso en el que fue erigido, corrupción de autoridades y contratistas y además el hundimiento del edificio y los slots para los aviones es disparejo y repararlos sería tan caro que en unos años tendrá que ser inhabilitada por completo.

En el primer año de estudios para la cimentación e los terrenos para el Lago de Texcoco, “e tramo de sistema postensado tiene una deformación de 13 centímetros; el sistema postensado con inclusiones tiene una deformación de 11 centímetros, a lo largo de enero, febrero, marzo, abril, mayo, junio, julio, agosto, septiembre: nueve meses.

Estos estudios, este análisis, se entregaron al comité de expertos en geotecnia, los cuales decidieron el tipo de cimentacióin que debe realizarse en los terrenos del Nuevo Aeropuerto Internacional de México, cuyo problemas de hundimiento no derivan del lago, como falsamente dice el ecologista que presentó el grupo de López Obrador, y el cual no es experto ni en geología ni en hidráulica.

Los hundimientos que puede presentar el NAIM derivan de los 600 pozos que en toda esa zona perforó la desaparecida paraestatal Sosa Texcoco , para sacar agua salobre, lo que hizo durante décadas, acumulando montañas de material que, posteriormente se convirtieron en las tolvaneras que azotaban en invierno a Ciudad de México.

El terreno que se utiliza habpia sido desecado hace década, tiene suelos salino-sódicos que carecían de una cobertura vegetal en una gran porción de su superficie y  la erosión eólica “emité partículas a la atmósfera en detrimento de la calidad del aire de la metrópoli y la salud de sus habitantes”, dice un artículo de r Isabel Pérez, en la revista Ciencia UNAM.

Revistas de ecología y el periódico Reforma, han detectado a unos cientos de metros de la Base Aérea de Santa Lucía,  50 especies de aves migratorias que han elegido la Laguna de Zumpango como hábitat para refugiarse en invierno, se han visto docenas de  parvadas de pelicanos, patos,  gansos, garzas e incluso gaviotas de mar.

«Ver un espectáculo como este en la zona norte del Distrito Federal no deja de sorprender, es poco común, o quizá sea que ya perdimos la capacidad de asombro y no nos estábamos fijando; ver una parvada tan impresionante, desde luego que es de admirarse”, publicó el 15 de febrero de 2004 el periódico Reforma

«Zumpango siempre ha sido un destino importante, incluso comparado con la gran cantidad de aves que existían antes, podríamos decir que esto se ve triste, ya que para estas fechas el lago estaba repleto de especies», recordó Antonio Ramírez, especialista en aves en los lagos de Guadalupe y Zumpango, así como en la sierra de Tepotzotlán”, cito el rotativo.

Mientras en los años 30 cuando se construyó el Aeropuerto Internacional de Ciudad de México “Benito Juárez”, la cimentación de las pistas se hizo acumulando grandes cantidades de piedra cuyo enorme peso ha ocasionado hundimientos que deben repararse continuamente, el NAIM está construido sobre pilotes de control y tiene drenaje.

Los técnicos aceptan que aún así el NAIM se hundirá unos 11 centímetros por año, pero en forma pareja y junto con toda la ciudad de México y el vaso del Lago de Texcoco.

Los pilotes de control, una técnica usada incluso en aeropuertos construidos en tierra ganada al mar, y que sostienen a todos los edificios altos de Ciudad de México, son invento del ingeniero mexicano Manuel González Flores, se usan para evitar que los edificios desciendan acorde al hundimiento regional del sitio donde se encuentre el inmueble, en este caso, el NAIM se hundirá junto con todo el resto del Lago y de Ciudad de México.

Notimex emitió un despacho donde se presenta a Fernando Córdova Tapia, como el biólogo por la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), y quien afirma al considerar que continuar con ese proyecto implicaría destruir un lago de mil hectáreas.

 

 

Anuncios