Sigue el tobogán: Bajan calificación crediticia de Pemex

Una baja continuada tendría efecto en el monto de sus deuda

Domingo  21 de octubre de 201/Efraín Klerigan/MXpress. -La deuda del todavía monopolio mexicanos de los hidrocarburos, podría aumentar   luego de que la calificadora de riesgo crediticio Fitch Ratings, bajó a negativa la perspectiva  de Petróleos Mexicanos debido a la creciente incertidumbre sobre cambios futuros potenciales en la estrategia de negocios de Pemex (que) podrían acelerar el debilitamiento de la estructura de capital de la compañía.

“La revisión de la Perspectiva a Negativa desde Estable para la Escala internacional refleja el deterioro del perfil crediticio individual de Pemex”, dijo Fitch en un comunicado de prensa.

La correduría afirmó que  el perfil crediticio individual de Pemex puede seguir deteriorándose como resultado de un cambio en la estrategia que incremente significativamente las inversiones en refinación o que afecte precios de realización de las ventas locales, especialmente si es a costa de reducir inversiones en exploración y producción y aumentar el apalancamiento.

Dijo que Pemex podría caer hasta una calificación ‘CCC’ desde su calificación actual de ‘B-’, “junto con la incertidumbre creciente sobre la estrategia futura de negocios de Pemex

“Fitch supervisará los avances relacionados a la estrategia de la compañía y si estos le permitirán a Pemex tener un nivel de inversiones sostenible que le permita reponer las reservas y estabilizar la producción mientras se mantiene un FFL de neutro a positivo a lo largo del ciclo

Al enterarse de la baja de calificación, el presidente electo Andrés Manuel López Obrador, respondió molesto que debe ser  Fitch, y no él, los que reconozcan su responsabilidad, pues la correduría británica avaló la reforma Energética, que según el macuspano ha sido un “rotundo fracaso”.

López Obrador rechazó hablar con respecto al tema central de la baja de calificación que son su planes para Pemex calificados de inciertos por Fitch y culpó a los contratistas cuyos contratos él mismo paralizó para una supuesta revisión.

“Hasta que haya producción va a depender de los que tienen los contratos, si producen entonces se hace la valoración de seguir adelante, pero si no se produce, si tienen los contratos sin activarlos, pues lo que vamos a hacer nosotros para evitar una crisis mayor es intervenir, por eso vamos a destinar 75 mil millones de pesos adicionales para extraer petróleo, sacar petróleo y rescatar a Pemex”, explicó.

 

Factores futuros que podrían llevar, de forma individual o en conjunto, a una acción negativa de calificación:

Una acción de calificación negativa resultaría de una disminución en la calificación soberana de México, la percepción de un deterioro en el vínculo entre Pemex y el soberano y un deterioro substancial en los indicadores crediticios de la compañía que ubiquen la calidad crediticia individual de Pemex en ‘CCC’. Si la empresa no logra estabilizar la producción y continúa con índices de reemplazo de reservas insostenibles y FFL negativo, podría darse una baja de calificación en escala internacional. Esto podría resultar en un aumento en la deuda total de 1P de reserva a USD15 por barril de petróleo equivalente (boe), o superior y un apalancamiento ajustado de FGO sostenido por encima de 8x. El hecho de que el gobierno mexicano no remedie la estructura de capital de PEMEX evitaría que Fitch evaluara los incentivos del gobierno para apoyar a la compañía como “muy fuerte”, lo que podría resultar en acciones de calificación negativas.