AMLO y Riobóo: historias de corrupción

Riobóo muestra complicidad de AMLO con construcción de aeropuerto de Santa Lucía

Jueves 8 de noviembre de 2018/Efraín Klerigan/MXpress. –Como la corporación MITRE, la más respetada a escala internacional para cuestiones de planeación de tráfico aéreo descalificó a Santa Lucía, el empresario más influyente y cercano a Andrés López Obrador, José María Riobóo, dijo que el nuevo Gobierno de López no los contratará ni hará caso de sus dictámenes

Aunque con un dictamen contrario de MITRE las líneas aéreas de Estados Unidos no utilizarían el aeropuerto de Santa Lucía, y posiblemente dejarían de volar a Ciudad de México, la explicación “técnica” del empresario fue que el dictamen de la corporación de la organización sin fines de lucro, MITRE, fue berrinche.

“MITRE se debe a sus antiguos patrones. Mi opinión es que dijo algo que no es cierto: que no era factible Santa Lucía con el aeropuerto de México; eso es un berrinche, una ‘patada de ahogado’”, dijo según el medio oficialista Regeneración.

Escupiendo hacia arriba como la mayor parte de los miembros del grupo cercano a López Obrador, dijo que la corporación que trabaja con la Administración Federal de Aviación para proporcionar seguridad al sistema aeroespacial del mundo y para satisfacer las necesidades cambiantes del espacio aéreo de la nación, no sabe lo que dice, cuando señaló que un nuevo estudio tardaría 10 años.

Riobóo negó también ser parte del proyecto de Santa Lucía que ahora dirige uno de sus socios, cuando Alejandro Hope, denunció que la firma del empresario de los segundos pisos estaba entre los que hicieron el proyecto de NavBlue.

“Desde hace más de 44 años, Riobóo S.A. de C.V. inició su actividad profesional con el objeto de desarrollar diseños estructurales para proyectos de ingeniería civil. Con el transcurso del tiempo amplió su campo de trabajo y se crearon empresas asociadas que ofrecen exclusivamente servicios de planeación, diseño, gerencia de proyectos, supervisión de construcción e investigación, así como la propuesta para el refuerzo estructural de edificios”,

Aunque López Obrador y Riobóo han negado una relación de contratos amañados, durante la campaña, el actual presidente electo aceptó que le dio contratos sin licitación para los segundos piso.

» Se entregó a esta empresa (Riobóo) después de que se hizo un análisis de que era el mejor estructurista que se tenía para construir los segundos pisos.

«Fue auditado muchas veces por el fideicomiso que manejó el dinero de los segundos pisos que yo construí estaba en Banobras y saben quién estaba de director de Banobras, Felipe Calderón. O sea, yo no tengo nada de qué avergonzarme, me pueden llamar peje pero no soy lagarto», aseveró López Obradrpo, con sorna, a El Universal

Riobóo fue el contratista de los segundos piso del Distrito Federal que fueron construidos entre 2001 y 2005 con sobreprecio de más del 100 por ciento y cuyo proceso de adjudicación fue declarado información reservada por Claudia Sheinbaum, como titular del Ecología del GDDF

Las influencias de Riobóo llegan al grado de que su esposa, Yazmín Esquivel Mossa, actual presidenta del Tribunal de lo Contencioso Administrativo de la Ciudad de México, fue propuesta por López Obrador para la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Pese a que Riobóo negó  estar detrás del proyecto, durante el proceso de “consulta” con el cual López Obrador apoyó su decisión de abandonar la obra de infraestructura más grande en México desde que Profirió Díaz a finales del Siglo XIX,  inició la construcción del ferrocarril mexicano, está ya quedó manifiesta.

Además, Riobóo fue el realizador del plan previo junto con un agrónomo Sergio Rubén Samaniego Huerta, quien dos semanas antes de ser designado encargado del proyecto de Santa Lucía por López Obrador, mintió en una entrevista con diputados respecto a que  no aceptaría cargos dentro de este proyecto.

Las influencias de Ríobóo llegan a tal nivel que logró que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la federación multara al candidato presidencial del PAN en ese momento, Ricardo Anaya, por haber asegurado que el empresario estaba detrás de Santa Lucía.

«¿Con quién creen que se hizo el anuncio de que el aeropuerto debe hacerse en Santa Lucía? Ni más ni menos que su cuatazo Riobóo… ya salió el peine de la corrupción», fue la declaración de Anaya que el Trife consideró injuriosa, aunque a la fecha sea más bien claridosa.

Obras Riobóo.png

Anuncios