Reconoce PEF de López, ortodoxia y reformas neoliberales como positivas para economía

“La solidez macroeconómica con la que México cuenta es resultado del manejo responsable de la política fiscal y monetaria durante las últimas décadas”, acepta Proyecto de Presupuesto de López

Inverirá López 5,000 Mdd (100,000 Mdp) para crear empleo en Centroamérica.

Sábado 15 de diciembre de 2018/Efraín Kleriga/MXpress.-La ortodoxia neoliberal en el manejo de la economía mexicana le han dado a la economía de México la capacidad de adaptarse positivamente a situaciones adversas y poder crecer, apoyada en las reformas estructurales, reconoce el Proyecto de Presupuesto de Egresos para la Federación (PEF) 2019, enviado por el Presidente Andrés López Obrador.

“La economía mexicana se ha mostrado resiliente gracias a la solidez de sus fundamentos macroeconómicos que se han visto robustecidos por la consolidación fiscal y una política monetaria autónoma y creíble, derivado del avance en la implementación de las Reformas Estructurales”, dice el PEF 2019.

Pese a la ortodoxia planteada en los “pre criterios” para el PEF enviados al Congreso, se habla de un incremento de poco más de 15 mil millones de pesos por sobre el aumento de 65.1 mil millones de pesos en la recaudación esperada, lo que se convierte aún en casos de que haya ese incremento fisca.l, en un aumento de los requerimientos financieros del Gobierno Federal, el cual no se reconoce en el Proyecto,

“Considera que los ingresos presupuestarios para 2019 sean mayores en 65.1 mmp constantes respecto al monto previsto en la LIF (Ley de Ingresos de la Federación) 2018, y prevé que el gasto neto total aumente en 80.6 mmp constantes respecto al PEF 2018, congruente con la meta de balance presupuestario de dos por ciento del PIB y mayores ingresos.

El PEF 2019 prevé recortes de personal y presupuestales en 10 secretarías, para aligerar el aparato administrativo, en lo que resulta un punto de vista plenamente neolibreal.

Si la estrategia planteada parece positiva, la letra chica incluye sangría como el pago de los bonos del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) una sangría de 100 mil millones de pesos o cinco mil millones de dólares para frenar la migración de países centroamericanos, el plan para lo que López califica como reactivación de Pemex, y el aumento de la deuda de esa paratatal y la deuda externa, lucen como factores contrarios a las sanidad de las finanzas publicas.

El paquete enviado por el Secretario de Hacienda del gobierno de López, Carlos Urzua, pronostica un crecimiento “entre 2.5 y 3.5” por ciento, muy por arriba de las estimaciones de expertos en finanzas del sector privado, piensa en que la plataforma aumente de producción petrolera, el precio del crudo promedie 51 a 53 dólares y la inflación baje del 4.6 que promediará en 2018.

Los precios internacionales del crudo, segúnla previsión de  JP Morgan podrían elevarse y llegar el Brent del Mar del Norte a 73 dólares por barril, lo que podría llevar a la mezcla mexicana a unos 62 dólares, 10 dólares por barrill arriba de lo estimado.

Del gobierno no neoliberal de López, prevé acciones para compensar los riesgos, iguales a los que tomó en los últimos años el gobierno de Enrique Peña Nieto, como la contratación de coberturas petroleras, mayores recursos en el Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios (FEIP) y un mejoramiento en el perfil de deuda, aunque esto último parece complicado con el aumento de las tasas de interés y el aumento en el tipo de cambio peso dólar.

El Proyecto enviado por el gobierno de López confía en que el tipo de cambio regresará a un promedio de 18.40, lo que parece contrario a las previsiones de calificadoras de riesgo y expertos en finanzas, que esperan que la paridad cambiaria suba de 20.50 pesos por dólar.

Urzua dice que se continuará la ortodoxia económica de los gobiernos precedentes, a los que el presidente López califica de neoliberales, y en los Pre-Criterios para el PEF 2019 prevén “el avance de consolidación fiscal aprobado por el H. Congreso de la Unión para 2018 impliquen que los RFSP  o requerimientos financieros del sector público alcancen un nivel de 2.5 por ciento del PIB del producto interno bruto.

“Y que el balance primario se ubique en 0.8 por ciento del PIB. En congruencia, estiman que el Shrfsp (Saldo histórico de los requerimientos financieros del sector público) disminuya a 45.5 por ciento del PIB.