Ilegal indemnizaciones a bonos del NAIM y somete al país a grupos extranjeros

Martes 25 de diciembre de 2018/Efraín Klériga/MXpress. -Realizar pagos no contemplados en el Presupuesto de Egresos de la Federación es una falta grave que puede ocasionar la inhabilitación del Tesorero de la Federación, del Secretario de Hacienda y Crédito Público y del presidente de la República, quienes además habrían incurrido en un quebranto para las finanzas nacionales.

La compra de bonos del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) con pérdida neta para el erario federal y por haber parado una obra en proceso, son faltas graves que ameritan la destitución del cargo.

En términos de las leyes Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, de la Ley de Obras Públicas y Servicios Relacionados con las Mismas y, la Ley Federal de Responsabilidades de los Servidores Públicos.

Aunque el Presidente López intentó conservar el Fideicomiso, asegurando que este podría cambiar y dirigirse para construir dos pistas en Santa Lucía, un fideicomiso público solamente es un contrato encomendado a la realización de fines previamente determinados y lícitos, lo que significa que no puede cambiar su cometido, ni siquiera por una orden presidencial.

«Se mantiene el fideicomiso porque es un proceso abierto, incluso puede iniciarse la construcción de las otras pistas en Santa Lucía, pero el Fideicomiso continua hasta que se termine todo el proceso que tiene que ver con las inversiones», declaró el 3 de diciembre el presidente López.

Al ocasionar dolosamente un quebranto del Fideicomiso del NAIM, López Obrados ha sometido a México a una deuda hacia un grupo extranjero, lo que podría ocasionar el delito de Traición a la Patria,.

El Artículo 40 de la Ley de las Entidades Paraestatales, señala que los fideicomisos públicos que se establezcan por la Administración Pública Federal, “se organicen de manera análoga a los organismos descentralizados o empresas de participación estatal mayoritaria”, lo que significa que están sujetos a: “Ley de Planeación, al Plan Nacional de Desarrollo, a los programas sectoriales que se deriven del mismo y a las asignaciones de gasto y financiamiento autorizadas”, dice el Artículo 47 del citado ordenamiento.

Entre las facultades constitucionales del Presidente de la República, no está la de desaparecer Fideicomisos, cambiar los deberes encomendados a estos, cancelar obras en proceso sin que se haya incurrido en vicios, quebrantos u otras acciones que no coincidan con el la orden de la obra o sean ilegales.

Por tanto al cancelar las obras del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, el presidente López ha incurrido en un exceso de sus funciones, el cual dio origen a un quebranto financiero para la Nación, y esto podría configurar el delito de traición a la Patria, además, de descubrirse que para realizar este acto tenía la intención de recibir lucro, o la promesa de recibirlo, el delito podría ser probado.

Debido a esta normatividad las empresas de Carlos Slim, que tienen a su cargo una tercera parte del total de la obra del NAIM, han continuado su trabajo, pues de otra forma serían ellos los que incurrieran en faltas de las cuales se pudiera derivar la obligación de indemnizar al fideicomiso y a los inversionistas.

ARTÍCULO 7o.- Redundan en perjuicio de los intereses públicos fundamentales y de su buen despacho:(…)
VIII.- Las violaciones sistemáticas o graves a los planes, programas y presupuestos de la Administración Pública Federal o del Distrito Federal y a las leyes que determinan el manejo de los recursos económicos federales y del Distrito Federal.
– Ley Federal de Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicos-

La Ley de Obras Públicas señala que una obra ya autorizada para un ejercicio presupuestario, no puede ser cancelada por el Gobierno Federal, a menos que justifique falta de presupuesto para concluirla, fallas o vicios graves en la ejecución por parte de los contratistas ni el contratista puede abandonarla antes de terminar las acciones para las cuales se obligó mediante el contrato.

“Artículo 67.- El contratista será el único responsable de la ejecución de los trabajos (…) Las responsabilidades y los daños y perjuicios que resultaren por su inobservancia serán a cargo del contratista.

La Ley de Presupuesto señala que el Gobierno Federal y las entidades “asumen una obligación de adquirir activos productivos”. Lo que significa que los Bonos del Nuevo Aeropuerto Internacional de México, al ser activos sin valor, representan no una compra sino un quebranto, mientras que tipificarlos como indemnización es improcedente, debido a que las causa, decisión del Presidente, no es legal.

Este quebranto deriva en una responsabilidad fiscal para el Presidente de la República, por haber ocasionado con una decisión política que los bonos se convirtieran en pérdida, del Secretario de Hacienda por haber adquiridos bonos sin valor, y del Tesorero de la Federación por haber realizado pagos que representan un quebranto.