Ir a la barra de herramientas
Importante

Con mucho dinero y sin lograr metas económicas, López arma su dictadura.

13 de enero de 2019/Efraín Klériga/MXpress. -Pese a que el primer años del gobierno del presidente Andrés López Obrador se caracterizará por una baja notable en el crecimiento, inflación que no cederá, una baja en la inversión extranjera directa y no logrará sus metas en seguridad y producción de hidrocarburos, puede anticiparse que el apoyo de su sector continuará, especialmente debido al mayor gasto histórico en imagen para un gobierno mexicano.

El pleito por tomar el control absoluto de la seguridad pública en todo el país, desplazando a estados y municipios, la deuda generada por la cancelación de una obra que de un día al otro canceló 20 mil empleos directos; la intención de manejar la política en las entidades federativas mediante la figura de super delegados; los daños ecológico derivados de la mal calculada refinería Dos Bocas, el pleito con el Poder Judicial y con los organismo autónomos, no mejorarán el clima económico.

Al terminar el primer mes de gobierno, una encuesta de Consulta Mitofsky revela que solamente el dos por ciento de quienes votaron por él ya no están de acuerdo con su forma de gobernar, mientras ya lo apoyan  uno de cada tres de quienes no votaron por él.

Pese a que López fue un acre crítico del dinero en imagen que gastaba la administración de Enrique Peña Nieto, para el primer año de su gobierno prevé gastar 53 por ciento más, y de hecho, todas las notas de los principales medios electrónicos e impresos que hablan de sus conferencias diarias o de sus giras, entran como notas “con cargo al convenio” de comunicación social que, para muchos medios fue más que generoso.

Las tres bases para una dictadura son: Crear un enemigo, cimentar la imagen del dictador y tomar el control político y económico.

El gobierno de López ha solicitado a los medios hablar lo menos posible de los frentes políticos abiertos, especialmente del pleito por tomar el control absoluto de la seguridad pública en todo el país, conocido como Guardia nacional, desplazando a estados y municipios.

Igualmente se pide no entrare en detalles de la deuda generada por la cancelación de una obra que de un día al otro canceló 20 mil empleos directos, dejará a México en el atraso aéreo e incidirá en la cancelación de muchas inversiones en la industria aeronaútica.

También se pide no hablar de su intención de manejar la política en las entidades federativas mediante la figura de super delegados, los cuales además tienen la misión de preparar elecciones estatales y las federales del 2021, pues llegan sin tener prohibida legalmente su participación electoral

Los encargados de la imagen lopista, piden llevar a primeras planas cualquier intención por invertir en el Tren Maya pero evitar investigaciones sobre los daños ecológico derivados de la mal calculada refinería Dos Bocas, el pleito con el Poder Judicial y con los organismo autónomos, no mejorarán el clima económico.

La incertidumbre en materia de políticas y la perspectiva de una inversión aún escasa limitarán la expansión de la economía mexicana y la llevarán a crecer a una tasa de 2%, estimó el Banco Mundial, tasa inferior a la de 2.5% prevista por ellos mismos en junio.

La directora gerente del Banco Mundial, Kristalina Georgieva, quien asumirá la presidencia interina del organismo multinacional a partir del 1 de febrero, considera que para México “el viaje para este 2019, podría ser más difícil”.

El Banco Mundial opina que si el gobierno de López llegará a los índices de crecimiento de más del cuatro por ciento prometido, será hasta después de 2022, es decir, para su cuarto año de gobierno, pues para 2019 se espera en el mejor de los casos un crecimiento de 1.9 por ciento del producto interno bruto de México.

De alcanzar ese 1.9 por ciento en 2019, y lograr exorcizar el clima de incertidumbre en materia de políticas y mantener la inversión al menos a niveles de 2018, el Banco Mundial estimó que podría llegarse a 2.2 por ciento de crecimiento en 2020 y quizá a 2.4 por ciento del PIB en 2001.

No hay señas de que la administración lopista pueda alcanzar el 2.5 por ciento del PIB con 3.5 por ciento de inflación, con un precio promedio de 55 dólares el barril de crudo durante 2019, como está proyectado en su Ley de Ingresos y Presupuesto de Egresos,

El periódico El Economista asegura que expertos del Banco Mundial consideran que en 2019  Estados Unidos iniciará una desaceleración que llevará a su PIB a 2.5 por ciento del 2019 a 1.7 por ciento en el 2020.

La escasez de gasolina en las primeras semanas de enero que, no parece que se controlarán hasta finales de este mes, cuando las compras puedan formar parte de la cadena de abastecimiento requerida para mantener el mercado, incidirán tanto en la confianza de los inversionistas como en el proceso económico.

Pese a la figura lopista sigue siendo altamente mediática, la cantidad de frentes políticos abiertos, la mayor parte de estos innecesarios tendrá un efecto real la confianza de los inversionistas y en la formación de capital.

El aumento a los salarios, especialmente el 100 por ciento en la zona fronteriza donde también se han otorgado exenciones fiscales, tropezará con una menor recaudación, disgusto de los trabajadores cuyo salario no está indexado al mínimo y un incremento mayor al esperado en el índice nacional de precios.

El “Viva México” de Nicolás Maduro durante su juramentación y la intervención de México a favor del dictador venezolano, tendrán repercusiones en inversionistas europeos, especialmente, que señalan al gobierno bolivariano como peligroso para la paz mundial, por su conexión con Rusia y China y la protección que dan a cárteles del narcotráfico.

 

NNNN

A %d blogueros les gusta esto: