Cierra Trump gobierno y culpa México de muertes por droga…. Y López calla

15 de febrero de 2019/Efraín Klériga/MXpress. – La “Emergencia nacional” declarada por Donald Trump tiene como finalidad golpear a México, construir un muro en la frontera y responsabilizar a sus vecinos del sur y a la migración no documentada, de todos los problemas de Estados Unidos.

“El Presidente está usando la autoridad que tiene atribuida para declarar una emergencia nacional según lo permite la Ley de Emergencias Nacionales”, afirmó un comunicado de la Casa Blanca.

“Este proyecto de ley ayudará a mantener las drogas mortales fuera de nuestras comunidades al aumentar la detección de drogas en los puertos de entrada, incluyendo el personal de detección de opioides, laboratorios y equipos”, agregó el comunicado.

Con esta declaratoria Donald Trump se ha convertido de facto en un dictador, pues incluso puede vetar cualquier resolución del congreso que intentara poner fin a la declaración de emergencia.

“Para revertir un veto, el congreso debe volver a votar y conseguir el respaldo de dos tercios de los legisladores en las dos cámaras; ese fallo judicial hizo considerablemente más difícil que el congreso detenga una decisión de la Casa Blanca”, señaló el periódico New York Times.

El gobierno mexicano de Andrés López Obrador, quien en forma reiterada ha dicho que construir un muro en la frontera con México es un asunto de Estados Unidos y quien incluso a agradecido cuando Trump ha sido poco grosero contra nuestro país en sus discurso, no ha hecho declaración alguna contra la ofensiva del gobierno estadounidense.

Trump dijo que la declaratoria era una resupuesta a las “caravanas masivas de migrantes ven nuestra frontera insegura como una forma de obtener una entrada ilegal en nuestro país y aprovechar nuestras lagunas de inmigración sin sentido”

“Trump declarando una falsa emergencia nacional demuestra cuán dispuesto está a socavar la Constitución y cuán ansioso está por seguir escalando su ataque cruel, cínico y políticamente motivado contra las familias inmigrantes”, declaró la Unión Americana de Libertades Civiles, conocida por las siglas ACLU

La pobreza y la violencia que empuja a miles de centroamericanos hacia Estados Unidos, ha sido ocasionada por la política contra las drogas que impuso desde hace 30 años Estados Unidos a sus vecinos, quienes pasan como los malhechores mientras el apetito de drogas crece e incita la creación de grupos delictivos al sur de su frontera,

“No vamos a dejar que se salga con la suya”, advirtió ACLU o American Civil Liberties Union (…) Llevaremos a Trump a los tribunales y desafiaremos esta peligrosa amenaza para nuestra democracia”.

El periódico El País aseguró que Trump apelará a los poderes especiales para conseguir fondos alegando una crisis de inmigración ilegal y de entrada de drogas, aunque dentro de Estados Unidos se producen las drogas sintéticas, como la llamada K2,  que han resultado las más letales

“El número de familias sin papeles que llegan a la frontera sí ha alcanzado un récord, pero el número de personas que cruzan ilegalmente se encuentra lejos de su máximo de hace dos décadas”, publicó El País.

La política contra las drogas que en México acató e instauró el gobierno de Felipe Calderón (2006-2012) y continuó en del Enrique Peña Nieto, señala equivocadamente a la oferta, como la culpable de la demanda por drogas de los estadounidenses,

Declarar una emergencia nacional falsa con fines políticos es un nuevo punto bajo para la administración Trump. No hay otra crisis en la frontera sur que no sea la crisis humanitaria que este gobierno ha creado al desgarrar a las familias y los niños, encerrar a los solicitantes de asilo, destrozar a las familias, dejar que los niños mueran bajo su vigilancia. La lista de abusos continúa. Esa es la crisis.
-Señala ACLU-

El presidente Trum  dice en su declaratoria de emergencia que cárteles, traficantes y pandillas, como la vil pandilla MS-13, “se han aprovechado de nuestras débiles fronteras para su propio beneficio.

“Toneladas de drogas mortales han inundado la frontera y en nuestras comunidades, tomando innumerables vidas estadounidenses. La metanfetamina, la heroína, la cocaína y el fentanilo fluyen a través de nuestra frontera sur y destruyen nuestras comunidades”, asegurá Trump