López quiere el monopolio de las policías

¿Por qué López quiere una Guardia Nacional que solamente él mandaría, que no combatiría a los cárteles ni rendiría cuentas?

17 de febrero de 2019/Efraín Klériga/MXpress. – Si la Guardia nacional que propone Andrés López Obrador no va a  perseguir a los líderes de los carteles, culpables de miles de muertes, extorsiones, secuestros, robos, asaltos, cada mes en todos el país ¿Para qué va a ser?

La negativa de López de que no van a perseguir a los capos contrasta con su insistencia de ser él quien tenga el mando sobre la Guardia nacional y que este cuerpo paramilitar releve a policías estatales y municipales, con facultades metaconstitucionales.

“No se han detenido a capos porque no es esa nuestra función principal. Nuestra tarea como Gobierno es garantizar la seguridad pública. Ya no tendremos la estrategia de los operativos para detener a capos, con esa espectacularidad que había. Lo que buscamos es que haya seguridad”, afirmó López sin detallar cómo mejoraría la seguridad sin ir contra los cárteles.

https://www.youtube.com/watch?v=NQwWJX-Ve8Q&feature=youtu.be

Catalina Pérez-Correa, profesora-investigadora de la División de Estudios Jurídicos del CIDE o Centro se Investigación y Docencia Económica, denuncia que López intenta tener una policía militar que no esté sujeta a rendición de cuentas, obligaciones de transparencia ni controles legislativos o jurisdiccionales.

Mientras en campaña había prometido “abrazos, no balazos”, el presidente electo dio a conocer un plan de seguridad en el que profundiza lo que han hecho los mandatarios de los últimos doce años: ampliar las facultades del ejército para frenar la violencia y el crimen organizado.

Lea: https://www.nytimes.com/es/2018/11/28/opinion-lopez-obrador-guardia-nacional/

Lo único nuevo que tiene la Guardia Nacional es que será un destacamento paramilitar que estará por arriba de la ley, liderado directamente por el presidente de la República quien quiere tener a su cargo la seguridad publica restándole facultades a municipios y estados, el resto es más de lo mismo: El ejército en las calles.

Desde que en 2007 el presidente Felipe Calderón sacó el ejército a las calles para luchar una guerra contra las drogas, la inseguridad no ha ido escalando, por lo que sería extraño que la misma solución de los últimos 12 años, ahora dé resultados distintos.

“(Insisto en) lo relacionado con la participación de las Fuerzas Armadas en el proceso de capacitación y de formación y la definición con claridad sobre la facultad para intervenir en asuntos de Seguridad Pública (…) en lo que consolidamos la guardia Nacional pueda el Ejercito ayudarnos y la Marina… no estoy satisfecho”, afirmó López quien se niega a definir el lapso que es “en lo que consolidamos”.

Guardianacionalnicaragua.jpg

Una minuta del Senado respecto a las opiniones de expertos y organismos de la sociedad civil ─los cuales han sido descalificados por el presidente─ señala las similitudes que tendrían los paramilitares mexicanos con las Guardia Nacional de Nicaragua y Venezuela y no resulta tranquilizador que se trate de cuerpos represivos de sendas dictaduras populistas.

La de Nicaragua, existe desde la década de 1930, pero fue desarticulada tras la caída de la dictadura de Anastasio Somoza Debayle en 1970 y refundada por guardias y guerrilleros, entre los que destaca el dictador  actual, Daniel Ortega.

“La Guardia Nacional Bolivariana conducirá las operaciones exigidas para el mantenimiento del orden interno del país, cooperará en el desarrollo de las operaciones militares requeridas para asegurar la defensa de la Nación, ejercerá las actividades de policía administrativa y de investigación penal que le atribuyan las le”, dice la definición que da el gobierno venezolano a su cuerpo paramilitar que ha resultado un cuerpo parea la represión.

Especialistas, analistas y representantes de organizaciones de la sociedad civil han llamado al Senado de la República a no aprobar la minuta que crea la Guardia Nacional y modificarla para integrar un dictamen que priorice el mando civil, el fortalecimiento de las instituciones y de las capacidades locales.

“Lisa Sánchez, representante de la organización México Unido contra la Delincuencia, propuso que el mando sea de carácter civil, así como la adscripción, funcionamiento estratégico, operativo y administrativo, composición y control”, afirma una minuta del Senado.

Ls evidencias de que el despliegue militar no ha mejorado la seguridad en los últimos 12 años y, que de hecho además de constantes acusaciones por detenciones ilegales y hechos de corrupción, la inseguridad avanza en todo el país.

Alejandro Espriú Guerra.  del Consejo Ciudadano de Seguridad y Justicia Puebla, anota que “la reforma policial debe originarse de políticas públicas de seguridad democrática y no al revés”, destacó.

Alejandro Hope, analista de temas de seguridad nacional, señaló que muchos países tienen cuerpos intermedios de origen y formación militar con fusiones permanentes de policía -Francia, España e Italia- como el que se propone. Sin embargo, tienen características que difieren ampliamente del proyecto de Guardia Nacional. Por ejemplo, complementan y no sustituyen a la policía, dijo.

Hope detalló que entre 1998 y 2018, el crecimiento neto de las Fuerzas Armadas fue de 34 mil elementos, es decir, lo planteado por la Administración Federal equivale a hacer en tres años, 50 por ciento más de lo que se hizo en los últimos 20 años.