Ir a la barra de herramientas
Importante

Darle poder a López en Pemex costaría más de 100 mil millones de dólares

Intentan que sea el gobierno federal el que nuevamente pueda poner los precios del petróleo y el gas.

De bajar la califcación crediticia, como se advirtió, Pemex no podría conseguir financiamiento mediante bonos y quedaría como Venezuela…

18 de febrero de 2019/Efraín Klériga/MXpress. – Pese a las advertencias de que en caso de no profesionalizar la dirección de Pemex la calificación crediticia del monopolio petrolero se convertiría en basura, el Presidente Andrés López Empuja reformas a la Ley de Pemex para que ya el Consejo de Administración no pueda decidir y desde la Presidencia se vuelva a fijar el precio de la gasolina.

Además, intenta que ya no haya necesidad de licitaciones transparentes y vigiladas para que Pemex pueda escoger socios para la exploración y extracción de hidrocarburos, que estos contratos no estén vigilados por la Comisión Nacional de Hidrocarburos y además intenta que los tres socios que tiene Pemex, deban pasar sus contratos por el nuevo tamiz.

El pasado 29 de enero la calificadora Fitch Rating bajó dos niveles la calificación crediticia debido a que consideró que Pemex transfería cantidades importantes de fondos al gobierno, su capacidad administrativa era deficiente, la producción iba a la baja y además, preocupaba «la propuesta de legislación que ahora intenta reformar la ley de Pemex, y que busca transferir más poder del Consejo de Administración al director general de Pemex»

Aunque López lloriqueó por la baja de calificación que ponía a Pemex casi fuera del mercado crediticio, al parecer no escuchó el mensaje de Fitch y la advertencia de otras calificadoras que ponía a Pemex en observación y reforma la Ley de Petróleos Mexicanos para poder ser él, mediante el director general, quien tomé todas las decisiones en la empresa productiva mexicana.

Al modificar los párrafos III  y IV del Artículo 13, López intenta anular por completo las facultades que tenía desde 2014 el Consejo de Administración, co formado por especialistas en finanzas, en energía, en derecho o comercialización y darel ese poder al director, quien es un agrónomo de profesión y cuya estadía en la dirección ya costó 10 mil millones de pesos en aumentos de intereses a la deuda de Pemex.

El citado párrafo III decía que el Consejo tenía las facultades de “aprobar, revisar y, en su caso, actualizar anualmente el Plan de Negocios de Petróleos Mexicanos y sus empresas productivas subsidiarias, con base en una proyección a cinco años, y, conforme a éste, el programa operativo y financiero anual;

“IV.Aprobar las directrices, prioridades y políticas generales relacionadas con las inversiones de Petróleos Mexicanos, de sus empresas productivas subsidiarias y empresas filiales, y con la celebración de alianzas estratégicas y asociaciones con personas físicas o morales, debiendo señalar, en ambos casos, aquellas que por su importancia o trascendencia deban ser autorizadas por el propio Consejo;

Lopez intenta que el párrafo III diga: A propuesta del director general, aprobar, revisar y, en su caso, actualizar anualmente el Plan de Negocios de Petróleos Mexicanos y sus empresas productivas subsidiarias, el que deberá estar alineado al Programa Nacional de Desarrollo y a la política energética nacional, con base en una proyección a cinco años, y, conforme a éste, el programa operativo y financiero anual;

Ver: http://mxpress.mx/2019/02/06/la-estupida-politica-energetica-de-lopez

Además, López intenta que Pemex vuelva a ser quien fije los precios, y para ello reforma por completo el párrafo VII del mismo Artículo 13 (…) VII. A propuesta del director general, fijar y ajustar los precios de los bienes y servicios que produzcan o presten Petróleos Mexicanos y sus empresas productivas subsidiarias, o bien, las reglas para tal efecto, salvo aquellos que deban determinarse en términos de las leyes de la materia;

López Obrador también amplía el número de consejeros elegidos por el presidente de la Republica, que actualmente es de tres de los 10 consejeros a cinco de los 10, con lo que en cualquier caso tendría la mayoría al tomar decisiones.

Además, la Ley López prevé una total rectificación en los esquemas de asociación, “liquidaciones, fusiones o escisiones o cualquier otro acto corporativo que le permita integrar en una cadena de valor eficiente su operación».

De darse dichas reformas la calificación crediticia de Pemex podría caer tanto que la deuda de la petrolera se duplique y que la peytrolera ya no pueda conseguir financiamiento en la Bolsa de Valores de Nueva York ni en nigua otra, y que requiera vender participación a países como China o Rusia, como ha tenido que hacerlo Venezuela.

A %d blogueros les gusta esto: