Skip to toolbar
Importante

Y la gasolina y el transporte encarece por arriba de la inflación.

 

22 de febrero de 2019/Efraín Klériga/MXpress. – El 22 de abril del año pasado, buscando votos de incautos, el ahora presidente André López Obrador, prometía bajar el precio de la gasolina, dejarlo congelado, producir en México toda la gasolinas que se consume y dijo que, para ello, solamente necesitaba dos años.

En apenas 42 días de 2019 la diferencia de llenar un tanque de 40 litros con gasolina de bajo octanaje o Magna es de 50 pesos, la diferencia entre un consumo de electricidad de 500 mewatts mensuales es de más de 45 pesos, y la inflación acumulada al transporte es más de la mitad de lo que aumentó el salario mínimo.

“Vamos a producir en México lo que consumimos, vamos a garantizar nuestra soberanía alimentaria, vamos a rehabilitar las seis refinerías que tenemos, vamos a construir dos grandes refinerías en el Golfo de México y vamos a producir en México las gasolinas, y vamos a tener energía eléctrica suficiente, y gas, todos los combustibles, y vamos a bajar los precios de las gasolinas, del diésel, del gas, de la luz, ese es el compromiso que vamos a convertir en realidad”, prometió.

El entonces candidato dijo que iban a construir dos nuevas refinerías y que estas le iban a costar solamente ocho mil millones de dólares y que iban a contar con ese presupuesto

“Pero de entrada ya no va a aumentar ninguno de estos energéticos, se van a congelar estos precios, ya no van a haber estos aumentos, en términos reales de combustibles, ya no va a haber gasolinazos, para que estén ustedes tranquilos”, dijo López Obrador en un mitin.

Ya el 3 de enero, cuando se hablaba de una sola refinería, y se aceptaba que esa sola costaría ocho mil millones de dólares, y se admitía que el país no producía suficiente crudo de petróleo como para poder dejar de importar gasolina, López Obrador, hizo una nueva promesa: El aumento del precio de la gasolina solo se producirá de acuerdo con el ritmo de inflación en el país.

“A pesar de que nuestros adversarios, los conservadores y la prensa fifí apostaron a que iba a haber incremento en el precio de las gasolinas, se quedaron con las ganas”, dijo con su tono de matón el 3 de enero.

Pero para el 22 de febrero los combustibles acumulan aumentos m uy superiores al margen de inflación ocurrido desde el 1 de diciembre pasado e incluso, superiores al 3.89 por ciento que marcó el 15 de febrero la inflación anualizada.

En la primera quince de febrero el precio de los energéticos acumulaba un incremento anualizado del 5.76 por ciento, contra una inflación anualizada de 3.89 por ciento.

Desde el primer día de 2019, luego de que por tres años la tarifa domiciliaria de electricidad se mantuvo sin cambio, los recibos de febrero incrementaron de 0.79 a 4.95 por ciento, dependiendo del nivel de consumo.

 

%d bloggers like this: