Los grupos políticos y delincuenciales han ejercido durante sexenios un gran control sobre los medios. Esta dinámica ha derivado en la muerte de 25 comunicadores y la desaparición de otros ocho desde el año 2000.

3 de marzo de 2019/HORIZONTAL.MX. -El estado de Veracruz ha sido catalogado por organizaciones internacionales de libertad de expresión como uno de los lugares más difíciles para ejercer el periodismo en México por el excesivo control de los grupos políticos y delincuenciales sobre los medios de comunicación; todos ellos apenas sobreviven debido a la pérdida de audiencia y credibilidad en la sociedad.

Desde el 2000 a la fecha, ocho periodistas se encuentran desaparecidos y 25 fueron asesinados, 22 en territorio veracruzano y tres más en el estado de Oaxaca, pero sus actividades diarias las realizaban en la franja que divide a las dos entidades.

Aunque las agresiones empezaron con el nuevo siglo, la mayoría eran sutiles: venían acompañadas de un apercibimiento en la redacción, por molestar a algún político y con el debido recordatorio del “convenio que sirve para pagar salarios”.

La violencia contra los medios de comunicación en la entidad se acentuó con la transición entre el gobierno de Miguel Alemán y Fidel Herrera; los medios de comunicación se dividieron y se formaron los seguidores del “tío Fide”, como se le llamaba al político cuenqueño.

En la administración de Herrera Beltrán, el dispendio de recursos a los medios de comunicación y a los reporteros era enorme aunque no se tiene un monto estimado de lo ejercido, ya que la información fue reservada por la siguiente administración.

Los dueños de medios de comunicación y algunos reporteros tenían acceso a hoteles de lujo en varios puntos de la entidad, acompañaban al gobernador en sus eventos, aún en el extranjero, y les daban becas para tomar cursos en otros países.

Información completa en: https://horizontal.mx/14187-2/