Malas perspectivas para el crecimiento económico, pero el mexicano más feliz que nunca

4 de marzo de 2019/Efraín Klériga/MXpress. – La tendencia de largo plazo de la economía mexicana, caen las expectativas de crecimiento, el empleo, el mercado interno, además, la calificadora de riesgo crediticio Standard & Poor’s bajó la perspectiva crediticia de México a negativa, los que ya incidió en el tipo de cambio, aumenta el déficit comercial, pero los mexicanos se sientes felices.

Este lunes el indicador que refleja el estado general de la economía, llamado Indicador Coincidente,  mostró que se encuentra en su peor nivel desde enero de 2011, según el reporte que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) presentó este lunes.

Pese a ello el Inegi reporta que los mexicanos se sienten más optimistas que nunca y que las personas de 18 y más años de edad, califican con 8.4 en escala de uno a 10, 8.4, el bienestar personal en sus relaciones personales, la actividad u ocupación, su vivienda, su estado de salud, logros en su vida y las perspectivas a futuro,

“El balance anímico de la población urbana de 18 y más años, en una escala que va desde -10 hasta +10, indica un predominio de los estados anímicos positivos sobre los negativos, dando como resultado un promedio de balance anímico general de 6.4 en enero de 2019”, dice el Indicador  de Bienestar Autorreportado de la Población Urbana.

El optimismo promedio del mexicano no parece congruente con las expectativas a corto plazo de crecimiento económico y empleo que muestra el Indicador Coincidente, del  reporte que se llama Sistema de Indicadores Cíclicos y que se genera con una metodología compatible con la utilizada por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) tiene la finalidad es dar seguimiento oportuno al comportamiento de la economía mexicana.

“Los principales resultados son los siguientes: en diciembre de 2018 el Indicador Coincidente se localizó por debajo de su tendencia de largo plazo al registrar un valor de 99.3 puntos y una variación de (-)0.19 puntos respecto al mes anterior”, dice el reporte del Instituto Nacional de Estadística y Geografía

Este indicador muestra que la tendencia de la economía comenzó a bajar desde julio del 2018, luego de las elecciones en las que resultó electo el actual presidente, Andrés López Obrador.

Los resultados son congruentes con el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) presentado el viernes pasado y que muestra una  disminución del (-)0.4% en términos reales comparado con diciembre del año pasado y con la caída en los pedidos a mediano plazo para el sector manufacturero.

Igualmente  los ingresos del turismo durante el tercer trimestre del año pasado mostraron una tendencia a la baja, y el parámetro que lo marca, llamado  Indicador Trimestral del PIB Turístico fue  (-)0.4% en términos reales frente al trimestre inmediato anterior con cifras desestacionalizadas, a pesar de la caída del tipo de cambio.

Todos estos indicadores guardan parecido con los pronósticos sobre el crecimiento de la economía mexicana para este 2019, que señalan que este podría ser el año con menor crecimiento desde 2009, y estas expectativas van desde cero a un máximo de 2.0 por ciento, tope que marca el Banco de México, mientras que el máximo en los pronósticos de calificadoras de riesgo y bancos nacionales e internacionales, promedian el 1.7 por ciento y son iguales al crecimiento reportado para el último trimestre de 2018.

Además del Sistema de Indicadores Cíclicos, varios de los reportes que influyen en este muestran tendencia a un alentamiento del crecimiento del producto interno bruto que podría incluso llegar a ser negativo en el primer trimestre de este año, pro primera vez en una década.

Las los comercios al mayores reportan una caía en enero respecto a sus ingresos reales por suministro de bienes y servicios del  (-)2.3 por ciento “y las Remuneraciones medias reales pagadas (-)0.8% en diciembre del año pasado respecto a un mes antes.

Debido a que las exportaciones de productos alimenticios y petróleo disminuyeron y pese a que el Gobierno Mexicano compró menos gasolina, el déficit de la balanza comercial de México aumentó y registró en enero (-)4,810 millones de dólares, saldo que se compara con el déficit de (-)4,420 millones de dólares observado en igual mes de 2018.

La ventas de vehículos ligeros nuevos en el mercado interno cayeron 5.4 por ciento en febrero con respecto a febrero del año anterior e incluso fueron inferiores a las de enero de este año, revela el reporte de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz, A.C. (AMIA) que da a conocer el Inegi.