Skip to toolbar
Importante

Informe completo sobre DH en México, del Departamento de Estado de EU

RESUMEN EJECUTIVO

México es una República Federal multipartidista con un presidente electo y una legislatura bicameral. Andrés Manuel López Obrador, del Movimiento de Regeneración Nacional, ganó las elecciones presidenciales el 1 de julio en elecciones multipartidistas generalmente libres y justas y asumió el cargo el 1 de diciembre. Los ciudadanos también eligieron miembros del Senado y la Cámara de Diputados, gobernadores, legisladores estatales y alcaldes.

Las autoridades civiles generalmente mantuvieron un control efectivo sobre las fuerzas de seguridad.

Las cuestiones de derechos humanos incluyeron informes sobre la participación de la policía, el ejército y otros funcionarios estatales, a veces en coordinación con organizaciones criminales, en homicidios ilegítimos o arbitrarios, desaparición forzada, tortura y detención arbitraria por parte del gobierno y grupos armados ilegales; condiciones penitenciarias duras y potencialmente mortales en algunas cárceles; la impunidad por la violencia contra los periodistas y la censura estatal y local y el libelo criminal; y violencia dirigida contra personas lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales (LGBTI).

La impunidad por los abusos de los derechos humanos siguió siendo un problema, con tasas de enjuiciamiento extremadamente bajas para todas las formas de delitos. La agencia federal de estadísticas del gobierno (INEGI) estimó que el 94 por ciento de los delitos no fueron denunciados o no fueron investigados.

Sección 1. Respeto por la integridad de la persona, incluida la libertad de:

  1. a. Privación arbitraria de la vida y otros homicidios ilegítimos o motivados por razones políticas

Hubo varios informes de que el gobierno o sus agentes cometieron asesinatos arbitrarios o ilegales, a menudo con impunidad. Los grupos delictivos organizados estuvieron implicados en numerosos asesinatos, actuando con impunidad y en ocasiones en liga con funcionarios federales, estatales, locales y de seguridad corruptos. La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) reportó 25 quejas de “privación de la vida” entre enero y el 30 de noviembre.

El 7 de enero, más de 200 miembros del ejército, la policía del estado de Guerrero y la Policía Federal arrestaron y ejecutaron arbitrariamente a tres miembros de las fuerzas de seguridad indígenas en La Concepción. Los asesinatos ocurrieron en conjunto con informes de la detención arbitraria de 38 personas, 25 registros ilegales de casas y la tortura de al menos ocho personas. Según la organización no gubernamental de derechos humanos (ONG) Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, las fuerzas de seguridad llegaron para investigar un enfrentamiento entre personas armadas y la policía comunitaria. Testigos dijeron que la policía estatal ejecutó a dos policías comunitarios durante el enfrentamiento. Los testigos alegaron que dos oficiales de la policía estatal llevaron a un policía de la comunidad a un edificio cercano, donde más tarde fue encontrado muerto.

En septiembre, la CNDH concluyó que los soldados ejecutaron a dos hombres y colocaron rifles en sus cuerpos durante un tiroteo de 2017 entre las autoridades y los ladrones de combustible en Palmarito, Puebla. La CNDH recomendó al ejército pagar reparaciones a las familias de las víctimas. Algunos de los asesinatos fueron capturados en video, incluido el de un soldado que parece ejecutar a un sospechoso tendido en el suelo.

No hubo avances en la investigación del tiroteo en Tanhuato, Michoacán, en 2015, en el que agentes de la policía federal fueron acusados ​​de ejecutar a 22 personas después de un tiroteo y de manipular pruebas.

En mayo, un juez federal ordenó a la Fiscalía General de la República (PGR) reabrir la investigación de los asesinatos de 22 presuntos delincuentes en Tlatlaya, estado de México, en 2014, por parte de miembros de las fuerzas armadas, solicitando específicamente una investigación sobre el papel de la cadena de mando. . El juez dictaminó que la investigación de la PGR hasta el momento no había sido exhaustiva, adecuada o efectiva. (El gobierno de México ha apelado la decisión). Según varias ONG, los cuatro ex agentes de policía de investigación del procurador general del estado condenados por torturar a sospechosos en este caso fueron puestos en libertad.

Las organizaciones criminales llevaron a cabo abusos contra los derechos humanos y asesinatos generalizados en todo el país, a veces en coordinación con agentes estatales.

b. Desaparición

Hubo informes de desapariciones forzadas (el secuestro o encarcelamiento secreto de una persona por parte de las fuerzas de seguridad) y de muchas desapariciones relacionadas con grupos delictivos organizados, a veces con denuncias de colusión estatal. En su recopilación de datos, el gobierno a menudo combinó estadísticas sobre personas desaparecidas por la fuerza con personas desaparecidas que no se sospecha que son víctimas de desaparición forzada, lo que dificulta la compilación de estadísticas precisas sobre el alcance del problema. La CNDH registró 38 casos de supuestas desapariciones “forzadas o involuntarias” hasta el 30 de noviembre.

Las investigaciones, procesamientos y condenas por el delito de desaparición forzada fueron poco frecuentes. De acuerdo con la información proporcionada por el Consejo Judicial Federal, desde el 1 de diciembre de 2006 hasta el 31 de diciembre de 2017, solo se emitieron 14 sentencias por desaparición forzada. A nivel federal, a partir de agosto de 2017, el fiscal general adjunto de derechos humanos estaba investigando 943 casos de personas desaparecidas. Algunos estados estaban progresando al investigar este crimen. A nivel estatal, un fiscal especial de Veracruz por desaparición detuvo a 65 personas durante el año por el delito de desaparición forzada.

Hubo informes creíbles de la participación de la policía en los secuestros para obtener un rescate, y los funcionarios federales o miembros de las fuerzas de defensa nacional a veces fueron acusados ​​de perpetrar este crimen.

A nivel nacional, la CNDH informó sobre la exhumación de los restos de al menos 530 personas en 163 tumbas clandestinas entre el 1 de enero de 2017 y el 31 de agosto de 2018. El descubrimiento indica la magnitud y el alcance del problema en los últimos ocho años en Veracruz. Estado, de 601 tumbas clandestinas con los restos de 1.178 víctimas.

El gobierno federal y varios estados no cumplieron con los plazos para implementar varias disposiciones de la Ley General de Desapariciones Forzadas de noviembre de 2017, y los esfuerzos del gobierno federal fueron insuficientes para abordar el problema. Las comisiones de búsqueda a nivel estatal deberían haberse establecido a mediados de abril; hasta agosto solo siete de los 32 estados lo habían hecho. Solo 20 estados cumplieron con el requisito de crear oficinas de fiscales especializados que se centren en las desapariciones forzadas. El gobierno federal creó un Sistema Nacional para la Búsqueda de Personas Desaparecidas según lo exige la ley, pero no había establecido el Banco Nacional de Datos Forenses y el Sistema de Alerta Amber en este período.

Al 30 de abril, según el Registro Nacional de Personas Desaparecidas, un total de 37,435 personas fueron registradas como desaparecidas o desaparecidas, un 40 por ciento, en comparación con el número total a fines de 2014. La Comisión Nacional de Búsqueda, creada en marzo, cerró este registro en julio como parte del proceso para crear un nuevo registro, que tenía previsto hacer público a principios de 2019. La nueva base de datos incluiría más de 24,000 perfiles genéticos de los familiares de los desaparecidos, así como información como las huellas dactilares. Los nombres de los padres y las fechas de nacimiento de las víctimas, según funcionarios del gobierno.

En febrero, aproximadamente 31 ex funcionarios de seguridad del estado de Veracruz de alto rango y miembros de la policía estatal involucrados en desapariciones y actos de tortura en 2013 fueron ordenados aprehendidos por cargos de desaparición forzada. El ex jefe de la policía estatal, Roberto González Meza, se encontraba entre los 19 arrestados en febrero. En junio, el ex fiscal general del estado, Luis Ángel Bravo Contreras, fue arrestado y puesto bajo custodia mientras esperaba el juicio por cargos relacionados con la desaparición forzada de 13 personas. Otros siete ex oficiales de policía estatales de Veracruz fueron detenidos en agosto por el delito de desaparición forzada de dos personas en 2013.

En mayo, el ACNUDH anunció que había documentado la desaparición de 23 personas, entre ellas cinco menores, entre las fuerzas de seguridad mexicanas entre febrero y mayo en Nuevo Laredo, Tamaulipas. La Oficina Federal de Fiscales Especializados en Desapariciones abrió una investigación sobre las desapariciones en junio, y la marina suspendió temporalmente a 30 miembros del personal mientras realizaban una investigación.

El 4 de junio, un panel de tres jueces de un tribunal federal de apelaciones en Tamaulipas dictaminó que las autoridades no habían investigado las indicaciones de la participación militar y de la policía federal en la desaparición de 43 estudiantes de una escuela de capacitación de maestros en Ayotzinapa en Iguala, Guerrero, en 2014. El tribunal culpó a la PGR por no investigar las pruebas de que los sospechosos fueron torturados para forzar confesiones mientras se encontraban bajo custodia de la PGR. Durante el año, la PGR acusó a 31 policías municipales por secuestro, participación en el crimen organizado y homicidio agravado relacionado con el caso. Los familiares de las víctimas y la sociedad civil continuaron siendo muy críticos con el manejo de la investigación por parte de PGR, y señalaron que no hubo condenas relacionadas con las desapariciones de los 43 estudiantes. El tribunal dictaminó que la investigación de PGR no había sido rápida, efectiva, independiente, o imparcial y ordenó al gobierno que creara una comisión especial de investigación compuesta por representantes de las víctimas, PGR y CNDH. El gobierno apeló la decisión, alegando que infringía el principio de separación de poderes. Un tribunal intermedio confirmó la apelación, y el caso estaba programado para ir a la Corte Suprema para su revisión. El 2 de diciembre, un día después de su toma de posesión, el presidente Andrés Manuel López Obrador ordenó la creación de una comisión de la verdad, encabezada por el viceministro de Derechos Humanos del Ministerio del Interior, para reexaminar las desapariciones. Un tribunal intermedio confirmó la apelación, y el caso estaba programado para ir a la Corte Suprema para su revisión. El 2 de diciembre, un día después de su toma de posesión, el presidente Andrés Manuel López Obrador ordenó la creación de una comisión de la verdad, encabezada por el viceministro de Derechos Humanos del Ministerio del Interior, para reexaminar las desapariciones. Un tribunal intermedio confirmó la apelación, y el caso estaba programado para ir a la Corte Suprema para su revisión. El 2 de diciembre, un día después de su toma de posesión, el presidente Andrés Manuel López Obrador ordenó la creación de una comisión de la verdad, encabezada por el viceministro de Derechos Humanos del Ministerio del Interior, para reexaminar las desapariciones.

En otros acontecimientos relacionados con el caso Ayotzinapa, el 15 de marzo, el ACNUDH emitió un informe sobre violaciones graves de los derechos humanos y el debido proceso en la investigación de Ayotzinapa, incluida la detención arbitraria y la tortura. El ACNUDH encontró “motivos sólidos” para concluir que al menos 34 personas fueron torturadas en el curso de la investigación, la mayoría de ellas mientras estaban bajo la custodia del Subprocurador de Delitos Organizados de la PGR. El informe destacó el posible asesinato extrajudicial de un sospechoso, Emannuel Alejandro Blas Patiño, quien presuntamente fue torturado hasta la muerte por asfixia con una bolsa de plástico y múltiples golpes a su cuerpo por parte de funcionarios del Ministerio de la Armada (SEMAR) el 27 de octubre de 2014. .

El 5 de junio, el Mecanismo Especial de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos emitió un informe de seguimiento que determinó que la investigación del gobierno sobre el caso de Ayotzinapa se había fragmentado, con muchas líneas de investigación que se estaban procediendo de forma lenta o prematura. El informe reconoció algunos avances en la investigación, incluida la creación de un mapa de tumbas y hornos crematorios en la región, los pasos tomados para investigar las armas de fuego que posiblemente se usaron la noche de los eventos, el estudio topográfico realizado con tecnología de detección remota y el seguimiento.

c. Tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes

La ley prohíbe la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, y las confesiones obtenidas por medios ilícitos no son admisibles como prueba ante un tribunal. A pesar de estas prohibiciones, hubo informes de que las fuerzas de seguridad torturaron a sospechosos.

Al 30 de noviembre, la CNDH registró 57 denuncias de tortura. Entre el 1 de enero de 2017 y el agosto de 2018, la CNDH registró 496 quejas de tratos crueles, inhumanos o degradantes. La mayoría de estas quejas fueron de Tamaulipas, Ciudad de México, Estado de México y Veracruz; La policía federal y los funcionarios de la PGR fueron acusados ​​de ser responsables en la mayoría de los casos de tortura. Las ONG afirmaron que en algunos casos la CNDH clasificó erróneamente la tortura como un trato inhumano o degradante.

Según los datos del gobierno, menos del 1 por ciento de las investigaciones federales de tortura dieron como resultado un proceso y una condena. La PGR realizó 13.850 investigaciones de tortura entre 2006 y 2016, y las autoridades informaron 31 condenas federales por tortura durante ese período. La Unidad de Investigación de Tortura Especializada federal, creada en 2015 dentro de la PGR, informó en febrero que había abierto 8,335 investigaciones pero solo había presentado cargos en 17 casos.

Según la red nacional de derechos humanos “Todos los derechos para todos” ( Red TDT ), hasta agosto solo dos estados, Chihuahua y Colima, habían actualizado su ley estatal de tortura para cumplir con la ley federal aprobada en 2017. Solo ocho estados habían asignado un fiscal especializado en tortura, y muchos de ellos carecían de los recursos necesarios para investigar casos. Según la ONG INSYDE, no había suficientes médicos y psicólogos que pudieran determinar si se había producido una tortura psicológica, y las autoridades todavía estaban luchando para investigar las acusaciones de tortura de las víctimas encarceladas.

En marzo, el ACNUDH encontró “motivos sólidos” para concluir que al menos 34 personas fueron torturadas en el curso de la investigación de la desaparición de 43 estudiantes en Iguala en 2014 (ver sección 1.b.).

En junio, el Proyecto de Justicia Mundial informó que la transición en curso hacia un sistema de justicia oral acusatorio desde el sistema inquisitorial escrito anterior había reducido la frecuencia de la tortura.

En julio de 2017, el INEGI publicó la Encuesta nacional de personas detenidas, que encuestó a individuos detenidos en todas las prisiones municipales, estatales o federales. De los detenidos que habían hecho una declaración a un fiscal, el 46 por ciento informó haber sido presionado por la policía u otras autoridades para dar una versión diferente de los hechos. De los detenidos que habían confesado, el 41 por ciento dijo que se había declarado culpable debido a presiones, amenazas o agresiones físicas. Los detenidos denunciaron violencia física (64 por ciento) y amenazas psicológicas (76 por ciento) durante su detención e informaron que, mientras se encontraban en la oficina del fiscal, estaban incomunicados o aislados (49 por ciento), amenazados con cargos falsos (41 por ciento), desnudo (40 por ciento), atado (29 por ciento), con los ojos vendados (26 por ciento) y asfixiado (25 por ciento). Según el 20 por ciento,

El 6 de septiembre, la CNDH instó a las autoridades federales a investigar la presunta detención ilegal y la tortura de 17 personas entre 2013 y 2017 por parte de los infantes de marina SEMAR. La CNDH declaró que 17 investigadores federales ignoraron o retrasaron la actuación de los informes realizados por las víctimas. La CNDH detalló los asaltos sexuales, las palizas, las descargas eléctricas y la asfixia cometida por los marines contra sus cautivos antes de entregarlos a las autoridades federales. Las detenciones y torturas presuntamente ocurrieron en los estados de Coahuila, Nuevo León, Sinaloa, Veracruz y Zacatecas.

Hubo un informe de que la tortura fue utilizada para reprimir el discurso político. El Consorcio de Oaxaca para el Diálogo Parlamentario y la Equidad reportó una serie de ataques en aumento, incluida la tortura contra defensores de los derechos humanos en Oaxaca en represalia por sus actividades. Por ejemplo, después de que los defensores de los derechos humanos de Oaxaca, Arturo Villalobos Ordóñez y Patricia Méndez, denunciaran públicamente la represión policial y otros abusos en Nochixtlan y otros abusos, su hija menor sufrió amenazas y hostigamiento a partir de enero y culminó en un incidente el 7 de mayo en el que dos hombres entraron a ella. En su casa, pisoteada, la sumergió en agua, le mostró imágenes de cadáveres mutilados y amenazó con que sus padres enfrentarían el mismo destino si no revelaba su paradero.

El 30 de abril, la CNDH emitió un informe formal al director del Instituto Nacional de Migración (INM), indicando que el personal del INM cometió “actos de tortura” contra un migrante salvadoreño en octubre de 2017. Según el documento de la CNDH, la víctima acompañó a otro migrante a una estación migratoria en Mexicali, donde un oficial del INM y dos guardias golpearon físicamente al migrante repetidamente y lo amenazaron por 15 a 20 minutos. La CNDH concluyó que la víctima sufrió una fractura de costilla y otras lesiones, así como traumas psicológicos.

En un informe de noviembre, la ONG Centro Prodh documentó 29 casos de tortura sexual entre 2006 y 2015 en 12 estados (Baja California, Ciudad de México, Coahuila, Estado de México, Guerrero, Michoacán, Nuevo León, Quintana Roo, San Luis Potosí, Sonora, Tamaulipas y Veracruz); 16 de los 29 casos fueron denunciados como violación. Veintisiete mujeres habían denunciado su tortura a un juez, pero en 18 casos no se ordenó ninguna investigación. Los miembros del Ministerio de Defensa Nacional (SEDENA), SEMAR, la policía federal y la policía estatal de Tamaulipas, Veracruz y Coahuila fueron presuntamente involucrados.

En diciembre de 2017, el Subcomité de Prevención de la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes de la OACDH emitió un informe basado en una visita de 2016 que señaló que la tortura era una práctica generalizada en el país. El subcomité observó que las disparidades en la clasificación del delito de tortura en los estados continuaban generando brechas reales o potenciales que conducían a la impunidad.

 

Condiciones de la prisión y del centro de detención

Las condiciones en las cárceles y centros de detención eran duras y amenazaban la vida debido a la corrupción; superpoblación; abuso; violencia interna adicción al alcohol y las drogas; Atención inadecuada de salud, saneamiento y alimentación; mezcla de personas en prisión preventiva y condenadas; y la falta de seguridad y control.

Condiciones físicas : De acuerdo con un informe de la CNDH de 2017, los centros de detención federales, estatales y locales sufrieron “autogobierno no controlado en aspectos como la seguridad y el acceso a servicios básicos, violencia entre los reclusos, falta de atención médica, falta de oportunidades para la reintegración social, la falta de atención diferenciada para grupos de preocupación especial, el abuso por parte del personal de la prisión y la falta de mecanismos efectivos de reclamación ”. Las prisiones más superpobladas estaban plagadas de disturbios, asesinatos por venganza y fugas de la cárcel. Las bandas criminales a menudo tenían el control de facto. Los reclusos realizaron fugas masivas, lucharon entre sí y se enfrentaron en tiroteos con armas que la policía y los guardias introdujeron de contrabando en las cárceles.

Las condiciones sanitarias y de salud a menudo eran malas, y la mayoría de las cárceles no ofrecían atención psiquiátrica. Algunas prisiones contaban con funcionarios correccionales mal capacitados, mal pagados y corruptos, y las autoridades ocasionalmente colocaban a los reclusos en régimen de aislamiento por tiempo indefinido. Las autoridades detuvieron a los detenidos en prisión preventiva junto con los delincuentes condenados. La CNDH observó que la falta de acceso a una atención médica adecuada, incluida la atención médica especializada para las mujeres, era un problema importante. La cantidad y calidad de los alimentos, la calefacción, la ventilación y la iluminación varían según las instalaciones, y las cárceles acreditadas internacionalmente tienen los estándares más altos.

La CNDH encontró varios informes de abuso sexual de presos en el centro de detención de Netzahualcoyotl Bordo de Xochiaca en el estado de México. También se reportaron casos de explotación sexual de presos en la Ciudad de México y en los estados de Chihuahua, Guerrero, Nayarit, Oaxaca, Puebla, Quintana Roo, Sinaloa, Sonora, Tamaulipas y Veracruz.

En marzo, la CNDH lanzó su Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria 2017. El informe destacó los estados de Nayarit, Guerrero y Tamaulipas por las malas condiciones carcelarias. El informe destacó el hacinamiento, el autogobierno y la falta de personal, protección, condiciones higiénicas y acciones para prevenir incidentes violentos. El informe culpó a las prisiones por no separar a los prisioneros que aún no han sido sentenciados por convictos.

La CNDH encontró las peores condiciones en las cárceles municipales. La CNDH determinó que los agentes de seguridad pública usaron fuerza excesiva en un motín en la prisión de Cadereyta en octubre de 2017 que dejó 18 muertos y 93 heridos. El autogobierno en la prisión condujo a los disturbios, que se vieron agravados por la seguridad pública estatal y la inadecuada planificación de contingencia de las fuerzas civiles. Este fue el quinto motín letal en una prisión de Nuevo León desde 2016.

En diciembre de 2017, el Subcomité para la Prevención de la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes publicó un informe basado en una visita de 2016, que concluyó que las prisiones municipales tenían condiciones deplorables. El informe encontró que la infraestructura, la higiene y los servicios eran inadecuados. Había poca luz natural y ventilación, las celdas estaban frías por la noche y los presos no tenían acceso a las mantas. El subcomité se encontró con numerosos presos, incluidos menores de edad, que no habían recibido agua ni alimentos durante 24 horas. El subcomité observó que algunos centros carecían de equipo médico y medicación básica. Los reclusos tenían que confiar en los miembros de la familia para que les proporcionaran medicamentos, por lo que a los reclusos de bajos ingresos a veces se les dejaba sin atención médica.

Una encuesta de INEGI realizada en 2016 a 211,000 reclusos en las 338 penitenciarías estatales y federales del país reveló que el 87 por ciento de los reclusos informaron que habían sobornado a guardias por artículos como comida, llamadas telefónicas y mantas o colchones. Otra encuesta de 64,000 prisioneros reveló que el 36 por ciento reportó haber pagado sobornos a otros reclusos, quienes a menudo controlaban partes de los centros penitenciarios. De acuerdo con un informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de 2015, seis de los 10 presos LGBTI fueron víctimas de abusos, como violencia sexual y discriminación a manos de otros presos u oficiales de seguridad.

Según los grupos de la sociedad civil, los migrantes en algunos centros de detención de migrantes se enfrentaron a abusos cuando se reunieron con miembros de pandillas de la MS-13. Además, informaron que algunos funcionarios de migración desalentaron a las personas a solicitar asilo, afirmando que era poco probable que se aprobaran sus solicitudes, y que algunos funcionarios del Instituto Nacional de Migraciones secuestraron a solicitantes de asilo para obtener un rescate.

Administración : los presos y los detenidos pueden presentar quejas sobre violaciones de derechos humanos. Las autoridades no siempre llevaron a cabo investigaciones adecuadas sobre denuncias creíbles de maltrato.

Monitoreo independiente : el gobierno permitió el monitoreo independiente de las condiciones de las prisiones por parte del Comité Internacional de la Cruz Roja, la CNDH y las comisiones estatales de derechos humanos.

Mejoras : las instalaciones federales y estatales continuaron buscando o manteniendo la acreditación internacional de la Asociación Correccional Americana. A partir de septiembre, el número total de instalaciones acreditadas estatales y federales fue de 92, un aumento de 11 instalaciones con respecto a agosto de 2017. Chihuahua y Guanajuato fueron los únicos estados que acreditaron todas sus cárceles.

d. Arresto o Detención Arbitraria

La ley prohíbe el arresto y la detención arbitrarios y establece el derecho de cualquier persona a impugnar la legalidad de su arresto o detención en el tribunal, pero el gobierno a veces no cumple con estos requisitos. Entre el 1 de enero de 2017 y agosto de 2018, la CNDH registró 618 denuncias de detención arbitraria.

 

Papel de la Policía y del Aparato de Seguridad

La policía federal, estatal y municipal tiene la responsabilidad principal de hacer cumplir la ley y el mantenimiento del orden. La Policía Federal está bajo la autoridad del ministro del interior y la Comisión de Seguridad Nacional. La policía estatal está bajo la autoridad de los gobernadores estatales. La policía municipal está bajo la autoridad de los alcaldes locales. SEDENA y SEMAR también desempeñan un papel importante en la seguridad doméstica, particularmente en la lucha contra los grupos delictivos organizados. La constitución otorga al presidente la autoridad para usar las fuerzas armadas para la protección de la seguridad interna y nacional, y los tribunales han confirmado la legalidad del papel de las fuerzas armadas en la realización de estas actividades en apoyo de las autoridades civiles. El INM, bajo la autoridad del Ministerio del Interior, es responsable de hacer cumplir las leyes de migración y proteger a los migrantes.

En diciembre de 2017, el presidente firmó la Ley de Seguridad Interna para proporcionar un marco legal más explícito para el papel que los militares habían desempeñado durante muchos años en la seguridad pública. La ley autorizó al presidente a desplegar el ejército para ayudar a los estados en la labor policial a solicitud de las autoridades civiles. La ley subordinó las operaciones civiles de aplicación de la ley a la autoridad militar en algunos casos y permitió que el presidente extendiera los despliegues indefinidamente en casos de “grave peligro”. Con algunas excepciones, la ley exigía que las instituciones militares transfirieran casos que involucren a víctimas civiles, incluso en casos de derechos humanos , a los fiscales civiles para perseguir en los tribunales civiles. SEDENA, SEMAR, la Policía Federal y la PGR tienen protocolos de seguridad para la transferencia de detenidos, la cadena de custodia y el uso de la fuerza. Se presentaron al menos 23 impugnaciones legales ante la Corte Suprema de Justicia en busca de una revisión de la constitucionalidad de la ley, incluida una de la CNDH. El 15 de noviembre, la Corte Suprema dictaminó que la Ley de Seguridad Interna era inconstitucional.

Hasta agosto de 2017, la PGR estaba investigando 138 casos que involucraban a funcionarios de SEDENA o SEMAR sospechosos de abuso de autoridad, tortura, homicidio y detención arbitraria. Según la ley vigente, los tribunales militares no tienen jurisdicción sobre los casos con víctimas civiles, que son la jurisdicción exclusiva de los tribunales civiles.

Si bien las autoridades civiles generalmente mantuvieron un control efectivo sobre las fuerzas de seguridad y la policía, la impunidad, especialmente por los abusos a los derechos humanos, siguió siendo un problema grave.

Por ley, los tribunales civiles tienen jurisdicción en casos relacionados con denuncias de violaciones de derechos humanos contra civiles cometidas por miembros del ejército. Sin embargo, las autoridades militares pueden investigar y investigan tales casos en paralelo con las autoridades civiles, y pueden acusar a los sospechosos militares de crímenes según la ley militar en los tribunales militares.

La Dirección General de Derechos Humanos de SEDENA investiga al personal militar por violaciones de derechos humanos identificadas por la CNDH y es responsable de promover una cultura de respeto por los derechos humanos dentro de la institución. Sin embargo, la dirección no tiene poder para procesar alegatos de violaciones de derechos o para tomar acción judicial independiente.

 

Procedimientos de Detención y Tratamiento de Detenidos

La constitución permite a cualquier persona arrestar a otra persona si el delito se comete en su presencia. No se requiere una orden de arresto si un funcionario tiene evidencia directa con respecto a la participación de una persona en un delito, como haber presenciado la comisión de un delito. Sin embargo, esta autoridad de arresto solo es aplicable en casos que involucran delitos graves en los que existe riesgo de fuga. La libertad bajo fianza está disponible para la mayoría de los delitos, excepto aquellos relacionados con el crimen organizado y un número limitado de otros delitos. En la mayoría de los casos, la ley exige que los detenidos comparezcan ante un juez para una audiencia de custodia dentro de las 48 horas posteriores a la detención, durante la cual las autoridades deben presentar pruebas suficientes para justificar la detención continuada. Este requisito no se cumplió en todos los casos, particularmente en áreas remotas del país. En los casos de delincuencia organizada,

El procedimiento conocido en español como arraigo (una forma constitucionalmente permitida de prisión preventiva, empleado durante la fase de investigación de un caso penal antes de que se establezca la causa probable) permite, con la aprobación de un juez, que ciertos sospechosos sean detenidos antes de presentar cargos formales.

Algunos detenidos se quejaron de la falta de acceso a familiares y abogados después de que la policía mantuviera a las personas en régimen de incomunicación durante varios días y realizaron arrestos arbitrariamente sin orden judicial. En ocasiones, la policía no proporcionó a los detenidos empobrecidos acceso a un abogado durante el arresto y la investigación, tal como lo establece la ley, aunque el derecho a la defensa pública durante el juicio fue generalmente respetado. Las autoridades detuvieron a algunos detenidos bajo arresto domiciliario.

En agosto, la CNDH concluyó una investigación que reveló que ocho personas, entre ellas cinco menores de edad, habían sufrido violaciones a manos de la Policía Federal en Ciudad Victoria, Tamaulipas, en 2013. La CNDH envió una recomendación a la Comisión de Seguridad Nacional sobre la investigación. Según la investigación, agentes de la policía federal ingresaron a una casa sin orden judicial y arrestaron a tres personas. Según informes, un adulto fue torturado.

Las ONG de derechos humanos y las víctimas denunciaron numerosos incidentes entre enero y julio en los que las fuerzas policiales del estado de Coahuila abusaron de los detenidos en custodia en la ciudad fronteriza de Piedras Negras y las áreas circundantes. La oficina del fiscal general del estado estaba investigando las acusaciones.

El 14 de mayo, la CNDH retiró sin acción más del 90 por ciento de las 2,972 quejas presentadas contra SEDENA desde 2012 hasta mayo.

Arresto arbitrario : las denuncias de detenciones arbitrarias persistieron durante todo el año. La CIDH, el Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas sobre la Detención Arbitraria y las ONG expresaron su preocupación por la detención arbitraria y la posibilidad de que la detención arbitraria lleve a otros abusos contra los derechos humanos.

En febrero, la policía del estado de Yucatán detuvo a tres personas cerca de Dzitas, alegando que su automóvil tenía ventanas de tintado extremadamente oscuras y que el conductor no tenía licencia de conducir. Las víctimas alegaron que más tarde fueron acusados ​​falsamente de amenazar a los policías y la posesión de drogas. Las víctimas reportaron haber sido vendadas y torturadas por descargas eléctricas en sus manos y genitales. Uno de los tres fue presuntamente desaparecido por la fuerza. Una vez que reapareció, los demás retiraron sus quejas.

Detención preventiva : la detención preventiva prolongada fue un problema. El nuevo sistema de justicia acusatoria permite una variedad de medidas preventivas, incluida la vigilancia electrónica, las restricciones de viaje y el arresto domiciliario, que reducen el uso general del sistema penitenciario, incluido el uso de la prisión preventiva. Un informe de 2018 Prison World Brief mostró que el 39.4 por ciento de las personas detenidas se encontraban en prisión preventiva, en comparación con el 42.7 por ciento en 2005. La ley establece límites de tiempo y condiciones en la prisión preventiva, pero las autoridades federales a veces no los cumplieron, ya que el número de casos superó ampliamente La capacidad del sistema judicial federal. Las violaciones de los plazos de detención preventiva eran endémicas en los sistemas judiciales estatales.

Capacidad del detenido para impugnar la legalidad de la detención ante un tribunal : las personas arrestadas o detenidas, ya sea por motivos penales o de otra índole, pueden impugnar su detención mediante un recurso de habeas corpus. La defensa puede argumentar, entre otras cosas, que el acusado no recibió el debido proceso, no sufrió abusos contra los derechos humanos o que se violaron sus derechos constitucionales. Por ley, las personas deben ser puestas en libertad e indemnizadas con prontitud si se determina que su detención es ilegal, pero las autoridades no siempre pusieron en libertad a las personas detenidas ilegalmente. Además, bajo el sistema de justicia penal, los acusados detenidos durante la comisión de un delito pueden impugnar la legalidad de su detención durante su audiencia en el tribunal.

 

e.  Negación de un juicio público justo

Aunque la constitución y la ley prevén un poder judicial independiente, las decisiones judiciales fueron susceptibles de influencia indebida por parte de entidades privadas y públicas, en particular a nivel estatal y local, así como por organizaciones criminales transnacionales. Las autoridades a veces no respetaban las órdenes judiciales y las órdenes de arresto a veces se ignoraban. En todo el sistema de justicia penal, muchos actores carecían de la capacitación y los recursos necesarios para llevar a cabo sus tareas de manera justa y coherente, de acuerdo con el principio de igualdad de justicia.

Procedimientos de enjuciamiento

En 2016, todos los tribunales civiles y militares hicieron la transición oficial de un sistema legal inquisitivo basado principalmente en la revisión judicial de documentos escritos a un sistema de juicio acusatorio que se basa en el testimonio oral presentado en una audiencia pública. En algunos estados, los centros de justicia alternativa emplearon mecanismos como la mediación, la negociación y la justicia restaurativa para resolver delitos menores fuera del sistema judicial.

Bajo el sistema acusatorio, todas las audiencias y juicios son conducidos por un juez y siguen los principios de acceso público y contra interrogatorio. Los acusados tienen derecho a una presunción de inocencia ya un juicio justo y público sin demoras indebidas. Los acusados tienen el derecho de asistir a las audiencias y de impugnar la evidencia o el testimonio presentado. Los acusados no pueden ser obligados a declarar o confesar su culpabilidad. La ley también establece los derechos de apelación y de libertad bajo fianza en muchas categorías de delitos. Los acusados tienen derecho a un abogado de su elección en todas las etapas del proceso penal. Por ley, los abogados deben cumplir con los requisitos profesionales para representar a un acusado. Sin embargo, no todos los defensores públicos estaban calificados, y con frecuencia el sistema estatal de defensores públicos no contaba con suficiente personal. La administración de los servicios de los defensores públicos era responsabilidad del poder judicial o del ejecutivo, según la jurisdicción. Según el Centro de Investigación y Docencia Económicas, la mayoría de los sospechosos de delitos no recibieron representación hasta después de su primera audiencia de custodia, lo que hace que las personas vulnerables a la coacción firmen declaraciones falsas antes de comparecer ante un juez.

Los demandados tienen derecho a la asistencia gratuita de un intérprete si es necesario, aunque los servicios de interpretación y traducción a idiomas indígenas en todas las etapas del proceso penal no siempre estuvieron disponibles. Los acusados indígenas que no hablaban español a veces desconocían el estado de sus casos y fueron condenados sin entender completamente los documentos que tenían que firmar.

La falta de normas federales de evidencia causó confusión y dio lugar a fallos judiciales dispares.

Prisioneros Políticos y Detenidos

No hubo denuncias de presos políticos ni detenidos.

Procedimientos Judiciales Civiles y Recursos

Los ciudadanos tienen acceso a un poder judicial independiente en asuntos civiles para buscar recursos civiles por violaciones de derechos humanos. Para que un demandante garantice daños contra un acusado, las autoridades primero deben encontrar al acusado culpable en un caso penal, una barrera importante en vista del número relativamente bajo de condenas penales.

 

  1. Interferencia arbitraria o ilegal con la privacidad, la familia, el hogar o la correspondencia

La ley prohíbe tales prácticas y exige órdenes de registro. Hubo algunas quejas de registros ilegales o destrucción ilegal de propiedad privada.

Sección 2. Respeto por las libertades civiles, incluyendo:

a. Libertad de expresión, incluso para la prensa.

La ley establece la libertad de expresión, incluida la prensa, y el gobierno generalmente respetó este derecho. La mayoría de los periódicos, la televisión y las estaciones de radio eran de propiedad privada. El gobierno tenía una presencia mínima en la propiedad de los medios informativos, pero seguía siendo la principal fuente de ingresos publicitarios para muchas organizaciones de medios, lo que a veces influyó en la cobertura. Los monopolios mediáticos, especialmente en mercados pequeños, podrían restringir la libertad de expresión.

Violencia y hostigamiento: los periodistas fueron asesinados o sujetos a ataques físicos, hostigamiento e intimidación (especialmente por agentes estatales y organizaciones criminales transnacionales) debido a sus informes. La limitada capacidad de estos medios para investigar e informar, ya que muchos de los reporteros que fueron asesinados cubrían el crimen, la corrupción y la política local. Según el artículo 19 de la ONG, a partir del 5 de diciembre, nueve periodistas habían sido asesinados debido a sus informes.

Los autores de actos de violencia contra periodistas actuaron con impunidad. Según el Artículo 19, a partir de agosto, la tasa de impunidad de los delitos contra periodistas fue del 99,7 por ciento. En 2017, hubo 507 ataques contra periodistas, según el Artículo 19. Desde su creación en 2010, la Oficina del Fiscal Especial para Delitos Contra Periodistas (FEADLE), una unidad de la PGR, obtuvo solo ocho condenas, y ninguna por asesinato, en el Se investigaron más de 2.000 casos. El 25 de agosto, FEADLE ganó su primera condena en el nuevo sistema de justicia, obteniendo una sentencia en contra de los agentes de la policía del estado de Tabasco por detener ilegalmente a un periodista debido a sus informes.

Los funcionarios del gobierno creían que la delincuencia organizada estaba detrás de la mayoría de estos ataques, pero las ONG afirmaron que hubo casos en que las autoridades de los gobiernos locales participaron o aprobaron los actos. Según el Artículo 19, en los últimos cinco años, el 48 por ciento de los ataques físicos contra periodistas se originaron con funcionarios públicos. Aunque el 75 por ciento de ellos provenía de funcionarios estatales o locales, también se sospechaba que funcionarios federales y miembros de las fuerzas armadas estaban detrás de ataques contra periodistas.

En abril de 2017, el gobierno de Quintana Roo ofreció una disculpa pública al periodista Pedro Canche, quien fue acusado falsamente por sabotaje de las autoridades estatales y estuvo detenido durante nueve meses en prisión. En mayo, la PGR detuvo a una oficial de policía, Tila Patricia León, y al ex juez, Javier Ruiz, por socavar la libertad de expresión de Canche mediante detención arbitraria en represalia por sus informes críticos sobre las autoridades del gobierno estatal.

No hubo novedades en el asesinato en marzo de 2017 de Miroslava Breach, un destacado corresponsal de un periódico.

En marzo, dos policías, Luigi Heriberto Bonilla Zavaleta y José Francisco García, fueron sentenciados a 25 años de prisión por el asesinato de Moisés Sánchez, periodista y propietario de un periódico en Veracruz. Sánchez fue secuestrado en 2015 y encontrado muerto tres semanas después de su desaparición. El alcalde local, acusado de ordenar el asesinato, siguió siendo un fugitivo.

En el 2005, la periodista Lydia Cacho escribió un libro exponiendo un anillo de pedofilia en Cancún. Fue arrestada en diciembre de 2005 y llevada 20 horas a Puebla, tiempo durante el cual la policía la amenazó y le obligó a dispararle con un arma. El 8 de agosto, un tribunal federal de Quintana Roo confirmó la decisión de octubre de 2017 que determinó que el oficial de policía del estado de Puebla, José Montano Quiroz, era culpable de tortura. En la sentencia de 2017, el juez reconoció que Cacho fue torturado psicológica y físicamente y que la tortura infligida fue en represalia por su denuncia.

Entre 2012 y junio de 2018, el Mecanismo Nacional para la Protección de Defensores de Derechos Humanos y Periodistas recibió 301 solicitudes de protección para periodistas. Según el artículo 19, había 62 solicitudes hasta octubre.

El 24 de julio, el periodista de Playa del Carmen, Rubén Pat, se convirtió en el tercer periodista asesinado mientras se encontraba bajo la protección del mecanismo. Pat había sido arrestado, amenazado y presuntamente torturado por la policía municipal en Quintana Roo el 25 de junio, según el ACNUDH. Pat fue el segundo periodista asesinado en el canal de noticias Seminario Playa en un mes. Su colega José Guadalupe Chan Dzib fue asesinado el 29 de junio.

Un informe conjunto de junio del Reportero Especial para la Libertad de Expresión de la CIDH, Edison Lanza, y el Relator Especial de la ONU sobre la Promoción y Protección del Derecho a la Libertad de Opinión y Expresión, afirmó que los periodistas en México vivían en una situación “catastrófica” dado el número de periodistas asesinados desde 2010. El informe afirmaba que vastas regiones del país eran “zonas de silencio” donde el ejercicio de la libertad de expresión era peligroso. Los observadores señalaron que a menudo los periodistas debían publicar mensajes a instancias de grupos delictivos organizados.

Censura o restricciones de contenido : los grupos de derechos humanos informaron que algunos gobiernos estatales y locales censuraron los medios de comunicación.

Los periodistas informaron que modificaron su cobertura debido a la falta de protección del gobierno, los ataques contra miembros de los medios de comunicación y salas de redacción y las amenazas o retribuciones contra sus familias, entre otras razones. Hubo informes de periodistas que practicaban la autocensura debido a amenazas de grupos criminales y funcionarios del gobierno, especialmente en los estados de Tamaulipas y Sinaloa.

Según el informe Freedom of the Press 2017 de Freedom House , el gobierno federal y algunos gobiernos estatales utilizaron los gastos de publicidad para influir en las políticas editoriales de los medios de comunicación. El artículo 19 informó en marzo que el gobierno tuvo un fuerte impacto financiero e influencia en las compañías de medios más grandes.

Leyes de difamación / calumnia: No existen leyes penales federales contra la difamación, la difamación o la calumnia, pero existen leyes penales estatales en ocho estados. En Guanajuato, Nuevo León, Baja California Sur, Nayarit, Michoacán y Yucatán, se procesa el delito de difamación, con penas que van de tres días a cinco años de prisión y multas de cinco a quinientos días de salario mínimo por cometer la difamación o la calumnia, ambas consideradas “crímenes contra el honor”. La calumnia es punible según las leyes penales de los estados de Hidalgo, Guanajuato, Nuevo León, Baja California Sur, Sonora, Nayarit, Zacatecas, Colima, Michoacán, Campeche y Yucatán, con Sentencias que van desde los tres meses hasta los seis años de prisión, y multas monetarias. Cinco estados tienen leyes que restringen la publicación de caricaturas políticas o “memes”. Estas leyes rara vez se aplicaban.

En mayo, la Corte Suprema anuló una ley en el estado de Nayarit que penalizaba la difamación. El tribunal dictaminó que la ley violaba la libertad de expresión.

Impacto no gubernamental : los grupos delictivos organizados ejercieron una influencia grave y creciente sobre los medios de comunicación y los periodistas, amenazando a las personas que publicaron opiniones críticas sobre los grupos delictivos. Las preocupaciones persistieron sobre el uso de la violencia física por parte de grupos delictivos organizados en represalia por la información publicada en línea, lo que expuso a periodistas, bloggers y usuarios de redes sociales al mismo nivel de violencia que enfrentan los periodistas tradicionales.

Libertad en Internet

El gobierno no restringió ni interrumpió el acceso a Internet ni bloqueó o filtró el contenido en línea. El informe Freedom on the Net 2017 de Freedom House clasificó la internet del país como parcialmente gratuita, destacando las preocupaciones sobre las prácticas ilegales de vigilancia en el país y la violencia contra los reporteros en línea.

Las ONG presuntas disposiciones en las leyes secundarias amenazaron la privacidad de los usuarios de Internet al obligar a las empresas de telecomunicaciones a conservar los datos durante dos años, proporcionar datos de geolocalización en tiempo real a la policía y permitir que las autoridades obtengan metadatos de empresas privadas de comunicaciones sin una orden judicial. Si bien la Corte Suprema confirmó esos mecanismos, observó la necesidad de que las autoridades obtengan una orden judicial para acceder a los metadatos de los usuarios.

No hubo avances en la investigación criminal que el gobierno declaró en 2017 que se había abierto para determinar si periodistas prominentes, defensores de los derechos humanos y activistas anticorrupción fueron sometidos a vigilancia ilegal a través de un sofisticado programa de vigilancia, “Pegasus”. Funcionarios de la PGR reconocieron haber comprado Pegasus Pero afirmaba haberlo usado solo para vigilar a los delincuentes. En mayo, un juez de distrito de la Ciudad de México ordenó que se aceptaran las pruebas de las víctimas en la investigación en curso de la PGR. Según un informe de noviembre del Citizen Lab en la Universidad de Toronto, 24 personas fueron atacadas con el software espía Pegasus.

Según la Unión Internacional de Telecomunicaciones, el 64 por ciento de la población usaba internet en 2017.

 

LIBERTAD ACADÉMICA Y EVENTOS CULTURALES.

No hubo restricciones gubernamentales sobre la libertad académica o eventos culturales.

b. Libertades de asamblea y asociación pacíficas

La ley establece las libertades de reunión y asociación pacíficas, y el gobierno generalmente respetó estos derechos. Hubo algunos informes de fuerzas de seguridad que utilizaron fuerza excesiva contra manifestantes. Doce estados tienen leyes que restringen las manifestaciones públicas.

c. Libertad de religión

Consulte el Informe sobre libertad religiosa internacional del Departamento de Estado en www.state.gov/religiousfreedomreport / .

d. Libertad de movimiento

La ley establece la libertad de movimiento interno, viajes al extranjero, emigración y repatriación, y el gobierno generalmente respetó estos derechos.

El gobierno cooperó con la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y otras organizaciones humanitarias para brindar protección y asistencia a los refugiados, refugiados que regresan, solicitantes de asilo, apátridas u otras personas de interés.

Los informes del gobierno y la prensa notaron un marcado aumento en las solicitudes de asilo y refugio durante el año. Según las estadísticas del ACNUR, hubo 9.900 solicitudes de asilo durante el primer semestre del año, en comparación con un total de 14.596 solicitudes en todo 2017.

En el centro de detención de Iztapalapa, cerca de la ciudad de México, el centro de detención del siglo XXI en Chiapas y otros centros de detención, los hombres estaban separados de las mujeres y los niños, y había viviendas especiales para personas LGBTI. Los migrantes tenían acceso a servicios médicos, psicológicos y dentales, y el centro de Iztapalapa tenía acuerdos con hospitales locales para atender cualquier caso urgente de forma gratuita. Las personas de países con representación consular también tenían acceso a servicios consulares. Los representantes de la Comisión de Asistencia a los Refugiados (COMAR) y la CNDH visitaron a diario, y otros grupos establecidos de la sociedad civil pudieron visitar los centros de detención en días y horas específicas. Las víctimas de la trata y otros delitos fueron alojados en refugios especialmente designados. Los folletos de derechos humanos estaban disponibles en muchos idiomas diferentes.

 

Abuso de migrantes, refugiados y apátridas: La prensa y las ONG informaron sobre la victimización de migrantes por parte de grupos criminales y, en algunos casos, por la policía, los funcionarios de inmigración y los funcionarios de aduanas. Fuentes gubernamentales y de la sociedad civil informaron que la presencia de pandillas en América Central se extendió más hacia el país y amenazó a los migrantes que habían huido de las mismas pandillas en sus países de origen. Un informe de agosto de 2017 realizado por el Consejo de Ciudadanos del INM independiente encontró incidentes en los cuales se sabía que los agentes de inmigración amenazaban y abusaban de los migrantes para obligarlos a aceptar la deportación voluntaria y desalentarlos de buscar asilo. El equipo del consejo visitó 17 centros de detención en todo el país e informó sobre amenazas, violencia y fuerza excesiva contra los inmigrantes indocumentados. El INM respondió a estas alegaciones afirmando que trataba a todos los migrantes con “respeto absoluto”.

Hubo informes de los medios de comunicación de que grupos criminales secuestraron a inmigrantes indocumentados para extorsionarlos a sus familiares o forzarlos a cometer actos delictivos en su nombre.

Un informe de Amnistía Internacional de noviembre de 2017 destacó los peligros que enfrentan los migrantes LGBTI centroamericanos en México. Citando los datos del ACNUR, el informe indica que dos tercios de los migrantes LGBTI de El Salvador, Guatemala y Honduras que solicitaron el estatus de refugiado informaron haber sido víctimas de violencia sexual en México.

Según un informe de julio de 2017 de la Oficina de la ONG Washington en América Latina, de los 5,824 delitos denunciados contra migrantes que ocurrieron en los estados de Chiapas, Oaxaca, Tabasco, Sonora, Coahuila y a nivel federal, el 99 por ciento de los delitos fueron irresoluto.

Movimiento en el país : Hubo numerosos casos de grupos armados que limitaron los movimientos de migrantes, incluso por secuestros y homicidios.

Personas Desplazadas Internamente (PDI)

La Comisión Mexicana de Derechos Humanos para la Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH) atribuyó el desplazamiento de 10,947 personas en 2018 a la violencia de las fuerzas gubernamentales contra civiles en los estados de Chiapas, Oaxaca y Sinaloa. Los conflictos de tierras, la violencia étnica y social, las disputas políticas locales, la violencia por motivos religiosos, las operaciones de la industria extractiva y los desastres naturales fueron otras causas. El CMDPDH encontró que el 74 por ciento de las personas desplazadas en 2017 provino de los estados de Chiapas, Guerrero y Sinaloa. El gobierno, junto con las organizaciones internacionales, hizo esfuerzos para promover el retorno seguro, voluntario, el reasentamiento o la integración local de los desplazados internos.

Durante una disputa fronteriza de octubre de 2017 entre dos municipios en el estado de Chiapas, 5,323 indígenas tzotziles fueron desplazados. La violencia entre las comunidades dio lugar a que las mujeres, los niños y los ancianos abandonaran sus hogares. Para enero, 3.858 habían regresado y el resto permanecía en albergues.

 

Protección de los Refugiados

Acceso al asilo : la ley prevé la concesión de asilo o la condición de refugiado y la protección complementaria, y el gobierno tiene un procedimiento establecido para determinar la condición de refugiado y brindar protección a los refugiados. A fines de 2017, la Comisión de Asistencia a Refugiados (COMAR) había recibido 14,596 peticiones, de las cuales 2,400 fueron abandonadas, 7,719 estaban pendientes y 4,475 fueron resueltas. La cantidad de solicitantes que se retiraron del proceso se redujo a 16 por ciento durante el año, en comparación con 36 por ciento en 2014. La tasa de rechazo disminuyó de 61 por ciento a 37 por ciento durante el mismo período. Las ONG informaron que sobornos a veces influyeron en la adjudicación de solicitudes de asilo y solicitudes de visas de tránsito.

El gobierno trabajó con el ACNUR para mejorar el acceso al asilo y el procedimiento de asilo, las condiciones de recepción para los migrantes y solicitantes de asilo vulnerables, y la integración (acceso a la escuela y al trabajo) para los aprobados para el estatus de refugiado y protección complementaria. En octubre, el gobierno anunció el programa “Estás en casa” (“Estas en tu casa”) para abordar el flujo de migrantes en las llamadas caravanas de Centroamérica que transitan por el país para buscar asilo en los Estados Unidos. El programa ofreció a los migrantes la oportunidad de permanecer legalmente en el país con acceso a atención médica, empleo y educación para niños. Los informes de prensa indicaron que 546 migrantes se habían inscrito en el programa al 11 de noviembre.

 

Sección 3. Libertad de participación en el proceso político.

La ley brinda a los ciudadanos la posibilidad de elegir su gobierno a través de elecciones periódicas libres y justas que se celebran en votación secreta y se basan en el sufragio universal e igualitario.

Elecciones y participación política

Elecciones recientes : los observadores internacionales consideraron que las elecciones presidenciales, legislativas, gubernamentales y otras elecciones locales del 1 de julio fueron en general libres y justas, con solo informes menores de irregularidades. Los comentaristas locales señalaron que las rápidas y transparentes publicaciones de los resultados de las autoridades electorales aumentaron la confianza de los ciudadanos en el sistema electoral y democrático en general.

Durante la temporada electoral (de septiembre de 2017 al 28 de junio), 48 candidatos fueron asesinados. En Guerrero fueron asesinados 14 candidatos, seguidos por cinco en Puebla. De las víctimas, 12 eran miembros del Partido Revolucionario Institucional, 10 pertenecían al Partido de la Revolución Democrática, siete al Movimiento de Regeneración Nacional, seis al Partido de Acción Nacional, cinco al Movimiento de Ciudadanos, dos al Partido Verde Ecologista. de México, uno para el Partido de Encuentro Social y el Partido Laborista, y tres de las víctimas no tenían afiliación partidista. A partir de julio, los asesinatos resultaron en un solo arresto, y ninguno resultó en condenas. En comparación con las elecciones de 2012, hubo 201 veces más asesinatos de candidatos en 2018.

Participación de mujeres y minorías : Ninguna ley limita la participación de mujeres o miembros de minorías en el proceso político, y sí participaron. Hasta septiembre, las mujeres ocupaban el 49 por ciento de los 128 escaños del Senado y el 48 por ciento de los 500 escaños de los diputados. La ley establece el derecho de las personas indígenas a elegir representantes para ocupar cargos locales de acuerdo con la ley de “usos y costumbres” (ver “Pueblos Indígenas”) en lugar de las leyes electorales federales y estatales.

El 8 de septiembre, el Instituto de Participación Electoral y Ciudadana de Chiapas (IEPC) informó que 36 mujeres elegidas para cargos políticos en Chiapas renunciaron para que los hombres pudieran tomar sus lugares. IEPC afirmó que las mujeres se vieron obligadas a renunciar a sus puestos como parte de una estrategia premeditada para instalar a hombres en el cargo. El presidente del Instituto Nacional Electoral, Lorenzo Córdova, declaró que la sustitución de candidatas exitosas por hombres era “inaceptable en un contexto democrático” y que “constituye una regresión sobre el principio de paridad e inclusión de género”.

 

Sección 4. Corrupción y falta de transparencia en el gobierno.

La ley establece sanciones penales por la corrupción de los funcionarios, pero el gobierno no hizo cumplir la ley de manera efectiva. Hubo numerosos informes de corrupción gubernamental durante el año. La corrupción al nivel más básico implicaba el pago de sobornos por servicios de rutina o en lugar de multas a funcionarios administrativos o fuerzas de seguridad. Las formas más sofisticadas y menos evidentes de corrupción incluyeron la canalización de fondos a los funcionarios electos y los partidos políticos mediante el pago excesivo de bienes y servicios.

Aunque por ley los funcionarios electos gozan de inmunidad de enjuiciamiento mientras ocupan cargos públicos, las legislaturas estatales y federales tienen la autoridad de renunciar a la inmunidad de un funcionario. A partir de noviembre, 17 de los 32 estados siguieron este procedimiento legal para eliminar la inmunidad.

Por ley, todos los solicitantes para trabajos federales de cumplimiento de la ley (y otros puestos sensibles) deben aprobar un proceso inicial de investigación de la aplicación de la ley y ser replanteados cada dos años. Según el Ministerio del Interior y el Centro Nacional de Certificación y Acreditación, la mayoría de los oficiales de policía activos a nivel nacional, estatal y municipal se sometieron al menos a una investigación inicial. La prensa y las ONG informaron que algunos oficiales de policía que fracasaron en la investigación continuaron trabajando.

La CNDH informó que algunos agentes de policía, particularmente a nivel estatal y local, participaron en secuestros, extorsiones y protección, o actuaron directamente en nombre de la delincuencia organizada y los traficantes de drogas

En julio de 2017, entró en vigencia el Sistema Nacional Anticorrupción, pero la legislación estatal pendiente y los retrasos en los nombramientos federales y estatales impidieron que el sistema estuviera en pleno funcionamiento. La ley otorga autonomía a los tribunales administrativos federales para investigar y sancionar actos administrativos de corrupción, establece penas más severas para los funcionarios del gobierno condenados por corrupción, otorga a la Oficina de Auditoría Superior autoridad de auditoría en tiempo real y establece una comisión de supervisión con participación de la sociedad civil. Una característica clave del sistema es la creación de un fiscal y un tribunal anticorrupción independientes. El Senado aún tenía que nombrar al fiscal especial al final del año.

Corrupción : las autoridades iniciaron investigaciones federales y estatales de corrupción contra el ex gobernador de Veracruz, Flavino Ríos. Además, el ex gobernador de Quintana Roo, Roberto Borge, fue extraditado de Panamá y detenido en espera de juicio por cargos de lavado de dinero. En octubre, el ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte, acordó un acuerdo de culpabilidad por cargos de lavado de dinero en uno de los casos recientes de corrupción de más alto perfil. Hasta noviembre, casi 20 ex gobernadores habían sido sentenciados, enfrentados a cargos de corrupción o estaban bajo investigación formal.

Divulgación financiera : la ley exige que todos los funcionarios designados o elegidos a nivel federal y estatal proporcionen revelación de ingresos y activos, declaraciones de posibles conflictos de intereses y declaraciones de impuestos. El Ministerio de Administración Pública supervisa las divulgaciones con el apoyo de cada agencia. Las regulaciones requieren revelaciones al comienzo y al final del empleo, así como actualizaciones anuales. La ley exige que las declaraciones se pongan a disposición del público a menos que un funcionario solicite una exención para mantener la confidencialidad de su archivo. Se aplican sanciones penales o administrativas por los abusos.

 

Sección 5. Actitud gubernamental con respecto a la investigación internacional y no gubernamental de supuestos abusos de los derechos humanos.

Una variedad de grupos nacionales e internacionales de derechos humanos generalmente operaban sin restricciones gubernamentales, investigando y publicando sus hallazgos en casos de derechos humanos. La mayoría de los funcionarios del gobierno cooperaron y respondieron a sus opiniones, y el presidente o los funcionarios del gabinete se reunieron con organizaciones de derechos humanos como el ACNUDH, la CIDH y la CNDH. Algunas ONG afirmaron que las personas que organizaban campañas para desacreditar a los defensores de los derechos humanos a veces actuaban con el apoyo tácito de los funcionarios del gobierno. Entre 2012 y junio de 2018, el Mecanismo Nacional para la Protección de los Defensores de Derechos Humanos y los Periodistas recibió 396 solicitudes de protección de los defensores de los derechos humanos.

Organismos gubernamentales de derechos humanos: La CNDH es una agencia federal semiautónoma creada por el gobierno y financiada por la legislatura para monitorear y actuar sobre violaciones de derechos humanos y abusos. Puede pedir a las autoridades gubernamentales que impongan sanciones administrativas o persigan cargos penales contra funcionarios, pero no está autorizado para imponer sanciones o sanciones legales. Si la autoridad pertinente acepta una recomendación de la CNDH, se requiere que la CNDH haga un seguimiento con la autoridad para verificar que está llevando a cabo la recomendación. La CNDH envía una solicitud a la autoridad solicitando evidencia de su cumplimiento e incluye esta información de seguimiento en su informe anual. Cuando las autoridades no aceptan una recomendación, la CNDH da a conocer ese fallo públicamente.

Todos los estados tienen su propia comisión de derechos humanos. Las comisiones estatales son financiadas por las legislaturas estatales y son semiautónomas. Las comisiones estatales no tenían requisitos de informes uniformes, lo que dificultaba la comparación de los datos estatales y, por lo tanto, la compilación de estadísticas a nivel nacional. La CNDH puede tomar casos de comisiones estatales si recibe una queja de que la comisión estatal no ha investigado adecuadamente el caso.

Sección 6. Discriminación, abusos sociales y trata de personas.

Mujer

Violación y violencia doméstica : la ley federal penaliza la violación de hombres o mujeres, incluida la violación conyugal, y la condena conlleva penas de hasta 20 años de prisión. La violación conyugal está criminalizada en 24 estados.

El código penal federal prohíbe la violencia doméstica y establece penas por condena de entre seis meses y cuatro años de prisión. De los estados, 29 estipulan penas similares, aunque en la práctica las sentencias son a menudo más indulgentes. La ley federal no penaliza el abuso conyugal. Las leyes estatales y municipales que abordan la violencia doméstica en gran parte no cumplieron con los estándares federales requeridos y, a menudo, no se cumplieron.

Matar a una mujer por el sexo de la víctima (femicidio) es un delito federal que se castiga con 40 a 60 años de prisión. También es un delito penal en todos los estados. La Fiscalía Especial para la Violencia contra las Mujeres y la Trata de Personas de la PGR es responsable de dirigir los programas gubernamentales para combatir la violencia doméstica y procesar los casos federales de trata de personas que involucran a tres o menos sospechosos. La oficina contaba con 30 fiscales en total, de los cuales nueve se dedicaron exclusivamente a casos federales de violencia contra las mujeres.

Además de los refugios, había centros de justicia para mujeres que brindaban servicios que incluían servicios legales y protección; sin embargo, el número de casos superó con creces la capacidad institucional.

Según las estadísticas del Ministerio del Interior, en los primeros seis meses del año, los fiscales y los fiscales generales iniciaron 387 investigaciones de 402 casos de femicidio en todo el país. Las estadísticas provienen de informes estatales que a menudo combinan femicidios con todos los asesinatos de mujeres. Los estados con mayor número de femicidios en 2017 fueron México, Veracruz, Nueva León, Chihuahua, Sinaloa y Guerrero.

Acoso sexual : la ley laboral federal prohíbe el acoso sexual y prevé multas de 250 a 5,000 veces el salario mínimo diario. De los estados, 16 criminalizan el acoso sexual, y todos los estados tienen disposiciones para el castigo cuando el perpetrador está en una posición de poder. Según el Instituto Nacional de las Mujeres, la institución federal encargada de dirigir la política nacional sobre igualdad de oportunidades para hombres y mujeres, el acoso sexual en el lugar de trabajo era un problema importante.

El 1 de agosto, el congreso del estado de Yucatán aprobó un proyecto de ley para penalizar la distribución de “pornografía de venganza” y “sextortion”. Las personas pueden ser procesadas si publican o distribuyen imágenes íntimas, audio, videos o textos sin el consentimiento de la otra parte. . La sentencia varía de seis meses a cuatro años de prisión.

Coerción en el control de la población : no hubo informes confirmados de aborto forzado o esterilización involuntaria. Hubo informes de que los médicos de salud pública ocasionalmente desalentaban a las mujeres a dar a luz a bebés infectados por el VIH.

Discriminación : la ley otorga a las mujeres el mismo estatus legal y los mismos derechos que a los hombres y “salario igual por trabajo igual desempeñado en trabajos iguales, horas de trabajo y condiciones de eficiencia”. Las mujeres tendían a ganar sustancialmente menos dinero que los hombres por el mismo trabajo. Las mujeres tenían más probabilidades de experimentar discriminación en salarios, horas de trabajo y beneficios.

Niños

Registro de nacimiento : los niños obtienen la ciudadanía tanto por nacimiento dentro del territorio del país como de sus padres. Los ciudadanos generalmente registraron los nacimientos de recién nacidos ante las autoridades locales. Si no se registran los nacimientos, se podrían denegar servicios públicos como educación o atención médica.

Abuso infantil : Hubo numerosos informes de abuso infantil. El Programa Nacional para la Protección Integral de Niños, Niñas y Adolescentes, establecido por ley, es responsable de coordinar la protección de los derechos de los niños en todos los niveles de gobierno.

Matrimonio temprano y forzado : La edad legal mínima para contraer matrimonio es de 18 años. Sin embargo, la aplicación fue inconsistente en todos los estados. Algunos códigos civiles permiten que las niñas se casen a los 14 y los niños a los 16 con el consentimiento de los padres. Con el consentimiento de un juez, los niños pueden casarse a edades más tempranas.

Según UNICEF, Chiapas, Guerrero y Oaxaca fueron los estados con las tasas más altas de matrimonios entre menores de edad.

Explotación sexual de niños : La ley prohíbe la explotación sexual comercial de niños y las autoridades generalmente hacen cumplir la ley. No obstante, las ONG informaron sobre la explotación sexual de menores y el turismo sexual con niños en ciudades turísticas y en las zonas fronterizas del norte.

La violación estatutaria es un delito federal. Si un adulto es declarado culpable de tener relaciones sexuales con un menor, la pena es entre tres meses y 30 años de prisión, dependiendo de la edad de la víctima. La condena por vender, distribuir o promover pornografía a un menor estipula una pena de prisión de seis meses a cinco años. Para involucrar a menores en actos de exhibicionismo sexual o en la producción, facilitación, reproducción, distribución, venta y compra de pornografía infantil, la ley exige de siete a 12 años de prisión y una multa.

Los perpetradores condenados por promover, divulgar o facilitar el turismo sexual con menores de edad se enfrentan a entre siete y 12 años de prisión y una multa. La condena por explotación sexual de un menor conlleva una pena de prisión de ocho a 15 años y una multa.

Niños institucionalizados : los grupos de la sociedad civil expresaron su preocupación por el abuso de niños con discapacidades mentales y físicas en orfanatos, centros para migrantes y centros de atención.

En abril, Disability Rights International documentó un caso en la institución Hogares de la Caridad en Guadalajara, donde se encontró a un joven de 17 años que padecía autismo y parálisis cerebral, grabado en una manta alrededor del torso, supuestamente para evitar autolesiones.

Secuestros internacionales de niños : el país es parte en el Convenio de La Haya de 1980 sobre los aspectos civiles del secuestro internacional de niños. Consulte el Informe anual del Departamento de Estado sobre la sustracción internacional de menores por parte de niños en https://travel.state.gov/content/travel/en/International-Parental-Child-Abduction/for-providers/legal-reports-and-data.html

Antisemitismo

La comunidad judía de 67,000 personas experimentó bajos niveles de antisemitismo, pero hubo informes de algunas expresiones antisemitas en las redes sociales. Si bien un informe de la Liga Antidifamación describió un aumento en las actitudes antisemitas en el país de 24 por ciento de la población en 2014 a 35 por ciento de la población en 2017, los representantes de la comunidad judía reportaron niveles bajos de actos antisemitas y una buena cooperación con El gobierno y otras organizaciones religiosas y de la sociedad civil abordan casos raros de tales actos.

Trata de personas

Consulte el Informe sobre la trata de personas del Departamento de Estado en www.state.gov/j/tip/rls/tiprpt/ .

 

Personas con discapacidades

La ley prohíbe la discriminación contra personas con discapacidades físicas, sensoriales, intelectuales y mentales. El gobierno no hizo cumplir efectivamente la ley. La ley requiere que el Ministerio de Salud promueva la creación de instituciones a largo plazo para personas con discapacidades en peligro, y el Ministerio de Desarrollo Social debe establecer instituciones especializadas para cuidar, proteger y albergar a personas con discapacidades pobres, abandonadas o marginadas. . Las ONG informaron que las autoridades no habían implementado programas de integración comunitaria. Las ONG informaron que no hubo cambios en el sistema de salud mental para crear servicios comunitarios ni ningún esfuerzo por parte de las autoridades para que expertos independientes vigilen las violaciones de derechos humanos en las instituciones psiquiátricas. Los edificios e instalaciones públicos a menudo no cumplían con la ley que exigía el acceso de personas con discapacidades. El sistema educativo proporcionó educación especial para estudiantes con discapacidades en todo el país. Los niños con discapacidades asistían a la escuela a un ritmo menor que aquellos sin discapacidad.

Los abusos en las instituciones de salud mental y centros de atención, incluidos los de los niños, fueron un problema. Los abusos contra personas con discapacidades incluyen el uso de restricciones físicas y químicas, abuso físico y sexual, tráfico, trabajo forzado, desaparición y la adopción ilegal de niños institucionalizados. Las personas con discapacidad institucionalizadas a menudo carecían de atención médica adecuada y servicios de rehabilitación, privacidad y vestimenta; a menudo comían, dormían y se bañaban en condiciones antihigiénicas. Fueron vulnerables al abuso por parte de miembros del personal, otros pacientes o invitados en instalaciones donde no había supervisión adecuada. Falta documentación sobre la identidad y el origen de la persona. El acceso a la justicia era limitado.

Los centros de votación para las elecciones federales eran generalmente accesibles para las personas con discapacidad, y las boletas estaban disponibles con una superposición de braille para las elecciones federales en la Ciudad de México, pero estos servicios no estaban disponibles para las elecciones locales en otras partes del país.

 

Pueblos indígenas

La constitución proporciona a todos los pueblos indígenas el derecho a la autodeterminación, autonomía y educación. Los conflictos surgieron de la interpretación de las leyes de “usos y costumbres” de autogobierno que utilizan las comunidades indígenas. Los usos y las leyes aduaneras aplican prácticas tradicionales para resolver disputas, elegir funcionarios locales y recaudar impuestos, con una participación limitada del gobierno federal o estatal. Las comunidades y ONG que representan a grupos indígenas informaron que el gobierno a menudo no consultaba adecuadamente a las comunidades indígenas cuando tomaban decisiones sobre proyectos de desarrollo destinados a explotar energía, minerales, madera y otros recursos naturales en tierras indígenas. La CNDH mantuvo un programa formal de derechos humanos para informar y ayudar a los miembros de las comunidades indígenas.

La CNDH informó que las mujeres indígenas se encontraban entre los grupos más vulnerables de la sociedad. A menudo experimentaron racismo y discriminación y fueron víctimas de violencia. Las personas indígenas en general tenían acceso limitado a servicios de salud y educación.

En agosto, la Relatora Especial de las Naciones Unidas para los Derechos Indígenas, Victoria Tauli, publicó su informe sobre México, concluyendo que “las políticas actuales de desarrollo, que se basan en megaproyectos (en minería, energía, turismo, bienes raíces y agricultura, entre otras áreas) representan una importante Desafío al disfrute de los derechos humanos por parte de los pueblos indígenas. La falta de autodeterminación y la consulta previa, libre, informada y culturalmente apropiada se ven agravadas por los conflictos de tierras, el desplazamiento forzado y la criminalización y violencia contra los pueblos indígenas que defienden sus derechos “.

El 7 de enero, los enfrentamientos violentos que involucraron a hombres armados, una fuerza de policía de la comunidad indígena y la policía estatal causaron la muerte de 11 personas en Guerrero que habían hecho campaña contra un proyecto hidroeléctrico en la región durante más de una década (ver sección 1.a.) .

El 12 de febrero, tres miembros del Comité para la Defensa de los Derechos Indígenas en Oaxaca fueron asesinados después de participar en una reunión con las autoridades gubernamentales, de acuerdo con las ONG oaxaqueñas y los informes de prensa. El 17 de julio, el coordinador regional de la organización, Abraham Hernández González, fue secuestrado y asesinado por un grupo armado.

No hubo avances en el asesinato de Luis “Lucas” Gutiérrez en abril de 2017 en el municipio de Madera, Chihuahua. Era un activista de los derechos indígenas y miembro de un grupo de la sociedad civil llamado el Grupo de Resistencia Civil.

En 2017, 15 activistas ambientales fueron asesinados, en comparación con tres en 2016, según un Informe de Global Witness. La mayoría de las víctimas procedían de comunidades indígenas. Desde 2016, seis ecologistas en el territorio indígena de Coloradas de la Virgen, Chihuahua, murieron en combates por la tala. La minería también fue causa de violencia.

Actos de violencia, discriminación y otros abusos basados en la orientación sexual y la identidad de género

La ley prohíbe la discriminación contra personas LGBTI.

La ley municipal de la Ciudad de México establece mayores penas para los delitos de odio basados en la orientación sexual y la identidad de género. Los grupos de la sociedad civil alegaron que la policía sometió a las personas LGBTI a malos tratos mientras estaban bajo custodia.

La discriminación basada en la orientación sexual y la identidad de género era frecuente, a pesar de un aumento gradual en la tolerancia pública de las personas LGBTI, según encuestas de opinión pública. Hubo informes de que el gobierno no siempre investigó y castigó a los cómplices de los abusos, especialmente fuera de la Ciudad de México.

El 17 de mayo, la CNDH pidió el cese de la discriminación contra las personas LGBTI.

En noviembre de 2017, la ONG Transgender Europe documentó 56 casos de asesinatos de personas transgénero en el país. Según el ACNUDH, en los primeros ocho meses del año, hubo 17 homicidios por delitos de odio en Veracruz, cometidos contra nueve mujeres transgénero y ocho hombres homosexuales.

El 5 de agosto, un hombre de 18 años fue golpeado hasta la muerte por un grupo de 10 taxistas que trabajaban en una parada de taxis frente a un bar gay en San Luis Potosí. Los defensores locales de derechos humanos LGBTI afirmaron que el asesinato fue un crimen de odio porque la víctima fue atacada debido a su orientación sexual; El presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos de San Luis Potosí estuvo de acuerdo. Los defensores también argumentaron negligencia en la investigación del caso debido a homofobia en las filas de la policía. Hasta octubre, nadie había sido arrestado en relación con el asesinato.

Otra violencia social o discriminación

El Centro Multimedia Católico reportó que grupos criminales atacaron a sacerdotes y otros líderes religiosos en algunas partes del país y los sometieron a extorsión, amenazas de muerte e intimidación. A partir de octubre, el centro reportó la muerte de siete sacerdotes. Hubo dos ataques con explosivos en la diócesis de Matamoros, Tamaulipas, uno en la Catedral de Matamoros y otro en la iglesia de Nuestra Señora del Refugio. No se reportaron víctimas en ninguno de los ataques.

Según una encuesta de INEGI de 2017, uno de cada cinco ciudadanos fue víctima de discriminación en 2017. Las razones enumeradas para la discriminación incluían el aspecto, el tono de la piel, los antecedentes indígenas, el género, la edad o la discapacidad. La encuesta encontró que en los últimos cinco años, a casi 20 millones de personas se les negaron los servicios médicos, el apoyo del gobierno y los servicios financieros debido a la discriminación. Según la CNDH, solo el 10 por ciento informó esta discriminación a una autoridad.

 

Sección 7. Derechos de los trabajadores.

a. La libertad sindical y el derecho a la negociación colectiva

La ley establece el derecho de los trabajadores a formar y afiliarse a sindicatos, a negociar colectivamente y a hacer huelgas tanto en el sector público como en el privado; sin embargo, las leyes, regulaciones y prácticas en conflicto restringieron estos derechos.

La ley requiere un mínimo de 20 trabajadores para formar un sindicato. Para recibir el reconocimiento del gobierno, los sindicatos deben presentar una solicitud de registro ante la junta de conciliación y arbitraje correspondiente (CAB) o el Ministerio de Trabajo y Bienestar Social. Para que el sindicato pueda funcionar legalmente, su liderazgo también debe registrarse con el CAB apropiado o el ministerio. Las CAB operaban bajo un sistema tripartito con representantes del gobierno, trabajadores y empleadores. Los observadores externos expresaron su preocupación de que las juntas no proporcionaban adecuadamente la representación de trabajadores inclusivos y, a menudo, perpetuaban un sesgo contra los sindicatos independientes, en parte debido a la prevalencia de representantes de sindicatos de “protección” en las juntas.

Por ley, un sindicato puede convocar una huelga o negociar colectivamente de acuerdo con sus propios estatutos. Antes de que una huelga pueda considerarse legal, sin embargo, un sindicato debe presentar un “aviso de huelga” ante el CAB correspondiente, que puede encontrar que la huelga es “inexistente” o, en otras palabras, no puede proceder legalmente. La ley prohíbe a los empleadores intervenir en asuntos sindicales o interferir con las actividades sindicales, incluso mediante represalias implícitas o explícitas contra los trabajadores. La ley permite la reincorporación de los trabajadores si el CAB encuentra que el empleador despidió al trabajador injustamente y el trabajador solicita la reincorporación; sin embargo, la ley también establece exenciones amplias para los empleadores de dicha reincorporación, incluidos los empleados de confianza o los trabajadores que han estado en el trabajo por menos de un año.

El gobierno, incluidos los CAB, no protegió sistemáticamente los derechos de los trabajadores. La falla común del gobierno para hacer cumplir las leyes laborales y de otra índole dejó a los trabajadores con pocos recursos para las violaciones de la libertad sindical, las malas condiciones de trabajo y otros problemas laborales. El frecuente fracaso de los CAB para administrar y supervisar de manera imparcial y transparente los procedimientos relacionados con la actividad sindical, como las elecciones sindicales y las huelgas, socavó los esfuerzos de los trabajadores por ejercer libremente sus derechos a la libertad sindical y la negociación colectiva.

Las revisiones de la ley laboral de febrero de 2017 reemplazan a los CAB con órganos judiciales independientes, que pretenden simplificar el proceso de justicia laboral, pero requieren la implementación de una legislación para reformar la ley laboral federal. Bajo los términos de la reforma constitucional, los CAB continuarían administrando conflictos laborales nuevos y pendientes hasta que los órganos judiciales estén operativos.

Las sanciones por violaciones de la libertad sindical y las leyes de negociación colectiva rara vez se aplicaban y eran insuficientes para disuadir las violaciones. Los procedimientos administrativos y judiciales estaban sujetos a largos retrasos y apelaciones.

Los trabajadores ejercieron sus derechos a la libertad de asociación y la negociación colectiva con dificultad. El proceso para el registro de sindicatos se politizó y, según los organizadores sindicales, el gobierno, incluidos los CAB, utilizó con frecuencia el proceso para recompensar a los aliados políticos o castigar a los opositores políticos. Por ejemplo, el gobierno rechazó las solicitudes de registro para locales de sindicatos independientes y para sindicatos, basándose en tecnicismos.

En septiembre, el Senado ratificó el Convenio 98 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre la negociación colectiva. Al ratificar la convención, el gobierno se somete a los procedimientos de supervisión y presentación de informes de la convención. La ratificación también contribuye, según los sindicatos independientes, a garantizar que las instituciones establecidas como resultado de la reforma de la justicia laboral son, en la ley y en la práctica, independientes, transparentes, objetivas e imparciales, y los trabajadores pueden recurrir a los órganos de supervisión de la OIT para quejarse. de cualquier fallo.

Según varias ONG y sindicatos, muchos trabajadores se enfrentaron a la violencia e intimidación en torno a las elecciones de derechos de negociación perpetradas por los líderes sindicales de protección y los empleadores que los apoyan, así como a otros trabajadores, líderes sindicales y vigilantes contratados por una empresa para imponer una preferencia por un particular Unión. Algunos empleadores intentaron influir en las elecciones de derechos de negociación a través de la contratación ilegal de pseudo empleados inmediatamente antes de la elección para votar por el sindicato controlado por la compañía. Se alega que los CABs administraban estas elecciones con un sesgo en contra de los sindicatos nuevos e independientes, lo que resultó en demoras y otros obstáculos procesales que impactaron los resultados y socavaron el derecho de los trabajadores a organizarse.

Otras prácticas de intimidación y manipulación eran comunes, incluido el despido de trabajadores por activismo laboral. Por ejemplo, una fábrica de ropa en Morelos no logró detener el acoso sexual y la violencia sexual en el lugar de trabajo y en su lugar despidió a los informantes que informaron el problema a la gerencia.

b. Prohibición del trabajo forzoso u obligatorio

La ley prohíbe todas las formas de trabajo forzoso u obligatorio, pero el gobierno no hizo cumplir efectivamente la ley. Si bien las penas por condena por violaciones de trabajo forzoso varían de cinco a 30 años de prisión, muy pocos casos llegaron al sistema judicial o fueron procesados ​​con éxito.

El trabajo forzoso persistió en los sectores industrial y agrícola, especialmente en la producción de chiles y tomates, así como en el sector informal. Las mujeres y los niños estaban sujetos a servidumbre doméstica. Las mujeres, los niños, las personas indígenas y los migrantes (incluidos hombres, mujeres y niños) fueron los más vulnerables al trabajo forzoso. En julio, las autoridades rescataron a 50 trabajadores agrícolas en tres granjas comerciales de tomate en Coahuila. Las autoridades de Coahuila liberaron a otros 25 trabajadores agrícolas, incluidos nueve niños, de una granja de chile y tomate en agosto. En ambos casos, las víctimas del trabajo forzado habrían vivido en condiciones insalubres, trabajaron horas excesivas bajo la amenaza de despido y recibieron pagos de salario por debajo del mínimo o ningún pago.

Los jornaleros y sus hijos fueron las principales víctimas del trabajo forzoso e infantil en el sector agrícola. En 2016, el INEGI reportó que 44 por ciento (2,437,150) de las personas que trabajan en la agricultura eran jornaleros. De los jornaleros, el 33 por ciento no recibió compensación financiera por su trabajo. Solo el 3 por ciento de los jornaleros agrícolas tenía un contrato formal por escrito, el 4 por ciento tenía acceso a los servicios de salud a través de su empleo y el 7 por ciento recibió días de vacaciones o bonos de Navidad, todos los beneficios exigidos por la ley laboral federal.

Las personas indígenas en regiones aisladas reportaron incidentes de trabajo forzoso, en los cuales los miembros del cartel los obligaron a realizar actividades ilícitas o enfrentar la muerte. Los cárteles reclutaron o obligaron a los menores a traficar con personas, drogas u otros bienes a través de la frontera.

También vea el Informe sobre la trata de personas del Departamento de Estado en www.state.gov/j/tip/rls/tiprpt/

 

c. Prohibición del trabajo infantil y edad mínima para trabajar

La constitución prohíbe que los niños menores de 15 años trabajen y permite que los que tienen entre 15 y 17 años trabajen no más de seis horas diarias en condiciones no peligrosas diariamente, y solo con el permiso de los padres. La ley exige que los niños menores de 18 años tengan un certificado médico para trabajar. La edad mínima para el trabajo peligroso, incluido todo el trabajo en el sector agrícola, es de 18 años. La ley prohíbe a los menores trabajar en una amplia lista de ocupaciones peligrosas e insalubres.

El gobierno fue razonablemente eficaz para hacer cumplir las leyes sobre trabajo infantil en las empresas grandes y medianas, especialmente en el sector de fábricas (maquiladoras) y otras industrias bajo jurisdicción federal. La aplicación fue inadecuada en muchas pequeñas empresas y en la agricultura y la construcción, y estuvo casi ausente en el sector informal, en el que trabajaban la mayoría de los niños trabajadores.

A nivel federal, el Ministerio de Desarrollo Social, PGR y el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia comparten la responsabilidad de las inspecciones para hacer cumplir las leyes sobre trabajo infantil y para intervenir en los casos en que los empleadores violan dichas leyes. El Ministerio de Trabajo es responsable de llevar a cabo inspecciones de trabajo infantil. Las sanciones por infracciones varían de 16.780 pesos ($ 840) a 335.850 pesos ($ 16.800) pero no se aplicaron lo suficiente como para disuadir las infracciones.

Según una encuesta de INEGI de 2017, el número de niños empleados de entre 5 y 17 años era de 3,2 millones, o aproximadamente el 11 por ciento de los niños en el país. Esto representó una disminución del 12.4 por ciento de los niños en la encuesta 2015 de INEGI. De estos niños, 2.1 millones, o el 7.1 por ciento de la población entre las edades de cinco a 17 años, tenían menos de la edad mínima para trabajar o trabajaban bajo condiciones que violaban las leyes laborales federales, como realizar trabajos peligrosos. El trabajo infantil era más común en el sector agrícola; los niños trabajaban en la cosecha de frijoles, chiles, café, pepinos, berenjenas, melones, cebollas, tabaco y tomates, así como en la producción de cultivos ilícitos como las amapolas de opio. Otros sectores con mano de obra infantil significativa incluyen servicios, ventas minoristas, manufactura y construcción.

  1. Discriminación con respecto al empleo y la ocupación.

La ley prohíbe la discriminación con respecto al empleo o la ocupación por motivos de raza, nacionalidad, edad, religión, sexo, opinión política, condición social, discapacidad (o capacidad impugnada), situación económica, salud, embarazo, idioma, preferencia sexual, o estado civil ”. El gobierno no hizo cumplir efectivamente la ley o las regulaciones. Según una encuesta de INEGI de 2017, al 12 por ciento de las mujeres mexicanas se les había pedido ilegalmente que se realizaran una prueba de embarazo como un requisito previo para ser contratadas. Los anuncios de trabajo que especificaban el sexo deseado, el estado civil y el estado paterno eran comunes.

El INEGI informó en 2017 que el 23 por ciento de las mujeres trabajadoras experimentaron violencia en el lugar de trabajo en los últimos 12 meses y el 6 por ciento experimentó violencia sexual.

Las sanciones por violaciones a la ley incluían remedios administrativos, como la reincorporación, el pago de salarios atrasados y multas (a menudo calculadas en base al salario del empleado), y en general no se consideraron suficientes para disuadir las violaciones. La discriminación en el empleo o la ocupación ocurrió contra mujeres, grupos indígenas, personas con discapacidades, personas LGBTI y trabajadores migrantes.

  1. Condiciones aceptables de trabajo

El salario mínimo general estaba por debajo del umbral oficial de pobreza. La mayoría de los trabajadores del sector formal recibieron entre una y tres veces el salario mínimo. La Comisión Nacional Tripartita de Salario Mínimo, cuyos representantes laborales representaban en gran medida a los sindicatos de protección y sus intereses, es responsable de establecer salarios mínimos, pero continuó bloqueando los aumentos que siguieron el ritmo de la inflación.

La ley establece seis días de ocho horas y 48 horas por semana como la semana laboral legal. Cualquier trabajo de más de ocho horas en un día se considera horas extras, por lo que un trabajador debe recibir el doble pago. Después de acumular nueve horas de tiempo extra en una semana, un trabajador gana el triple del salario por hora. La ley prohíbe las horas extras obligatorias. La ley establece ocho días festivos pagados y una semana de vacaciones anuales pagadas después de completar un año de trabajo. La ley exige que los empleadores cumplan con las normas de seguridad y salud en el trabajo, emitidas conjuntamente por el Ministerio de Trabajo y Bienestar Social y el Instituto de Seguridad Social. Los comités de trabajo conjunto de administración y mandato legalmente establecidos establecen estándares y son responsables de supervisar los estándares del lugar de trabajo en plantas y oficinas. Los empleados individuales o los sindicatos pueden quejarse directamente a los inspectores o funcionarios de seguridad y salud.

El Ministerio de Trabajo es responsable de hacer cumplir las leyes laborales e inspeccionar los lugares de trabajo. Ni el número de inspecciones laborales ni las sanciones por violaciones a la legislación laboral fueron suficientes para garantizar el cumplimiento de la legislación laboral. Por ejemplo, en junio, siete trabajadores desaparecieron en una mina en Chihuahua cuando colapsó una presa que contenía residuos líquidos. A través de su herramienta de autoevaluación DECLARALAB, el ministerio brindó asistencia técnica a casi 4,000 lugares de trabajo registrados para ayudarles a cumplir con las regulaciones de seguridad y salud ocupacional.

De acuerdo con las ONG de derechos laborales, los empleadores en todos los sectores a veces utilizan el enfoque ilegal de “banco de horas”, que requiere largas horas cuando la carga de trabajo es pesada y las horas de corte cuando es escasa, para evitar compensar a los trabajadores por las horas extra. Esta era una práctica común en el sector de las maquiladoras, en la cual los empleadores obligaban a los trabajadores a tomar licencias en los momentos bajos del ciclo de producción y los obligaban a trabajar en temporadas altas, incluido el período de vacaciones de Navidad, sin el correspondiente triple pago exigido por ley para los voluntarios. horas extras en días festivos nacionales. Además, muchas empresas evadieron impuestos y pagos de seguridad social al emplear trabajadores informalmente o al presentar registros de nómina falsificados al Instituto Mexicano de Seguridad Social. El INEGI estimó que el 57 por ciento de la fuerza laboral estaba involucrada en la economía informal durante el año.

Los observadores de grupos de derechos laborales de base, ONG internacionales y marcas de ropa multinacionales informaron que los empleadores en cadenas de suministro orientadas a la exportación estaban utilizando cada vez más métodos de contratación que disminuían la seguridad laboral. Por ejemplo, los fabricantes comúnmente contrataron a trabajadores con contratos de uno a tres meses, y luego esperaron un período de días antes de volver a contratarlos con otro contrato a corto plazo, para evitar el pago de la indemnización por despido y para evitar que los trabajadores obtuvieran la antigüedad. Esta práctica viola la ley laboral federal y restringe los derechos de los trabajadores a la libertad de asociación y negociación colectiva. Los observadores señalaron que también aumentaba la probabilidad de enfermedades y lesiones relacionadas con el trabajo. Las prácticas de subcontratación dificultaron que los trabajadores identificaran a su empleador legalmente registrado, lo que limita su capacidad para buscar reparación de reclamos laborales.

Las agencias privadas de reclutamiento y los reclutadores individuales violaron los derechos de los trabajadores migrantes temporales reclutados en el país para trabajar en el extranjero, principalmente en los Estados Unidos. Aunque la ley exige que estas agencias estén registradas, a menudo no estaban registradas. También hubo informes de que las agencias registradas defraudaban a los trabajadores con impunidad. A algunos trabajadores migrantes temporales se les cobraba regularmente tarifas de reclutamiento ilegales. El registro del Ministerio de Trabajo era obsoleto, inexacto y de alcance limitado. Aunque el gobierno no supervisó o controló activamente el proceso de reclutamiento, según se informa, respondió a las quejas

La situación de los trabajadores agrícolas siguió siendo particularmente precaria, con patrones de explotación similares en todo el sector. Los reclutadores de mano de obra incitaron a las familias a trabajar durante las cosechas con promesas verbales de salarios dignos y un buen nivel de vida. En lugar de pagarles salarios diarios una vez a la semana, como lo exige la ley, los jornaleros tenían que cumplir con ciertas cuotas de cosecha para recibir el salario prometido. Los salarios pueden ser retenidos ilegalmente hasta el final de la cosecha para garantizar que los trabajadores no se vayan, y las organizaciones de la sociedad civil que presuntamente los trabajadores tenían prohibido salir por amenazas de violencia o por falta de pago de salarios. Los trabajadores tenían que comprar alimentos y otros artículos en la tienda de la empresa con altos márgenes, a veces dejándolos sin dinero al final de la cosecha después de liquidar las deudas. Grupos de la sociedad civil reportaron familias que viven en condiciones inhumanas, con viviendas inadecuadas y estrechas, sin acceso a agua limpia o baños, comida insuficiente y sin atención médica. Sin acceso a escuelas o guarderías, muchos trabajadores trajeron a sus hijos a trabajar en los campos.

Los informes de noticias indicaron que había malas condiciones de trabajo en algunas maquiladoras. Estos incluyen salarios bajos, gestión laboral polémica, largas horas de trabajo, despidos injustificados, falta de beneficios de seguridad social, lugares de trabajo inseguros y no libertad de asociación. Muchas mujeres que trabajan en la industria reportaron haber sufrido algún tipo de abuso. La mayoría de las maquiladoras contrataron empleados a través de la subcontratación con pocos beneficios sociales.

 

INDEX, la asociación de más de 250 fábricas en Ciudad Juárez firmó un acuerdo en marzo para prevenir y erradicar la violencia contra las mujeres con el Instituto de Mujeres de Chihuahua y la Comisión Nacional.

%d bloggers like this: