El camino de San Chávez

López lleva a México hacia el Socialismo del Siglo XXI que ya fracasó en toda América

15 de marzo de 2019/Efraín Klériga/MXpress. – En el principio… Pero del socialismo del siglo XXI, Hugo Chávez comenzó por decir que el neoliberalismo era el camino que conduce al infierno y anunció que rescataría a su “maltrecho” país, que por entonces era el más rico per cápita de toda América Latina.

Luego de proponer el Socialismo del Siglo XXI y prometer que en Venezuela se acabaría la pobreza, por aquello de que no deben haber ricos en un país pobre, se arrancó con una ola de reformas constitucionales que acabaron en darle tres periodos de gobierno, aunque se murió cuando apenas comenzaba el último.

Chávez también cargó las baterías contra los principales capitales de Venezuela, contra los principales medio de información, contra los intelectuales que criticaban su gobierno que vivía del petróleo y anque llevaba en la mano su libro rojo, pero no el de Mao sino el de la Constitución Bolivariana, la única línea de gobierno era lo que dijera su dedito.

Ese es el camino de San Chávez que López Obrador intenta que México recorra, y si según sus palabras, el Presidente anterior nos llevó “al despeñadero”, el que nos va a dar el empujón para caer al barranco es él.

Y la única línea política que sigue el presidente Andrés López, es la que “diga su dedito” y como dice la canción, comenzó por un dedito… y los tres poderes tomó.

Ahora ya inició la represión contra los medios. En menos de una semana el SAT citó al director general de Grupo Reforma, Alejandro Junco de la Vega, y después apareció el mujerengo (Cómo lo describiría María Félix)  Santiago Nieto Castillo, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera.

Ya ratificado, Nieto Castillo, como inquisidor mayor, anunció que procesarían a quienes financiaron, produjeron, dirigieron y actuaron, en el documental “El Populismo en Latinoamérica”, porque de pronto se considera que criticar y mostrar la filiación política del ahora presidente, es un delito electoral.

Un día después, el equipo de prensa de López Obrador anunció que para poder asistir a las ruedas de prensa mañaneras, calificadas como reuniones atoleras, se deberá acreditar la “trayectoria”, lo que significa, no haberle cargado la mano al dictador.

Y en ese camino de San Chávez que recorre el dictador mexicano, se encuentra romperle el espinazo a los empresarios mexicanos que había acumulado poder económico y poder político, porque como el mismo tabasqueño lo dijo desde un mes antes de asumir la Presidencia, él es quien manda.

Vea también: https://mxpress.mx/2018/09/30/lopez-sera-presidente-o-emperador

En ese Camino de San Chávez, que México deberá recorrer para purgar sus pecados neoliberales, no importan las pérdidas sino concentrar el poder.

La cancelación de obras, el reto de construir una refinería sobre la cual apuestan los conocedores, no dará una gota de gasolina en este sexenio, también se inscribe el salario del miedo, como la amenaza de no criticar al Dictador.

Hace dos días la magistrada Claudia Mavel Curiel López amenazó a jueces a su cargo que no pueden emitir comentarios en contra del Dictador.

En ese mismo Camino de San Chávez, por el que México deberá transitar, me canso ganso, se inscribe el que los libros del Fondo de Cultura Económica editarán comics muy baratos, es más regalados, con una biografía que canoniza a Dios López Obrador.

Y ese camino que está lleno de espinas, pero no para López sino para su disidencia, incluyó meter como Ministra de la Suprema Corte de Justicia, a la esposa del contratista que erigió su casona en el Rancho La Chingada  y  quien ha sido socio en negocios sucios, incluyendo la cancelación del Nuevo Aeropuerto y la adjudicación del Galerón de Santa Lucía a la Sedena, para que no haya concurso o licitación.

Y mientras en toda América fallece de muerte natural el Socialismo del Siglo XXI, en México San Andrés de Tepetitán le da vida artificial a costa del erario y de vidas y haciendas de los mexicanos.