Ir a la barra de herramientas
Importante

El nuevo Pemex o la corrupción inicia

31 de marzo de 2019/Efraín Klériga/MXpress. – Muchos columnistas, especialmente lo que tuvieron un cambio de aceite con la Cuarta Transformación, apuestan doble contra sencillo a que Carlos Romero Deschamps será la primera “bruja” del sexenio: El ejemplo de que se combatirá la corrupción con rigor…

Sí, pero, todo indica que ahora la corrupción o los moches, en las adquisiciones, los contratos de servicios y obras son un negocio que se atiende en el piso 45 de la Torre de Pemex.

“El 24 de enero de 2019 se informó la compra por parte de una filial no paraestatal de PEMEX (la encargada de la construcción de la Estela de Luz) de 671 pipas para transporte de combustible por un total de 1,765 millones de pesos mediante asignación directa a cuatro empresas extranjeras y dos mexicanas”, publica Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad

De acuerdo a los pocos datos publicados, cada camión se compró en dos millones 630 mil 402 pesos, lo que para un lote tan grande como 671 unidades, representa un sobreprecio de aproximadamente 15 por ciento, es decir, 265 millones de pesos en total.

Cuando se enviaban expertos en finanzas a la dirección general de Petróleos Mexicanos era sencillo leer que el presidente en turno estaba preocupado por mejorar las finanzas y ordenar administrativa al monopolio petrolero nacional.

MCCI: La asignación de obra pública directa, tónica en la nueva administración

Cuando allá por 1972 se designó a Jorge Díaz Serrano como director de Pemex, era claro que se priorizaba la expansión de las operaciones de lo que entonces era una empresa que recientemente había pasado de importadora de hidrocarburos a exportadora de crudo de petrólo, porque se trata de un ingeniero que tenía un amplio conocimiento del sector, del que había sido proveedor durante años.

¿Y qué pensar cuando el enviado es un agrónomo que ha ejercido los últimos cinco lustros como porro, mediador de López en el PRD, PT y Morena, y por supuesto, como recaudador?

Lo que resulta evidente es que Octavio Romero Oropeza no está preparado ni para enderezar financieramente a Pemex, ni para supervisar las operaciones de campo, revisar los presupuestos de obra, localizar los prietitos en los reportes de egresos, pero sí, para hacer cumplir la voluntad de su amo y para recaudar para la causa.

La corrupción de Pemex y CFE no es nueva, es falso que se ejerza o nada más ocurra en las direcciones generales, y es claro que radica en el sindicato que formó, en un acto de inspiración soviética, fundó Lázaro Cárdenas del Río, como un gremio que sería aliado e incluso operador, del Partido Nacional Revolucionario, conocido como PRI desde 1946.

Por décadas para ganar los concursos de adquisiciones, servicios u obras, primero había que “pasarse a retratar” con el jefe del departamento en cuestión, con los compradores e incluso, con los ingenieros a cargo, y todos ellos reportaban sus utilidades al sindicato.

Tanto en la Comisión Federal de Electricidad como en Pemex, se podía ganar un jugoso contrato si se comenzaba el “enganche” desde el departamento solicitante, el de planeación o el de ingeniería, para que la solicitud de adquisiciones señalara precisamente el tipo de materiales o servicios que, el corruptor en cuestión podía surtir con ganancia suficiente para aceitar la cadena.

En Pemex muchos puestos se heredan… Hace uno 30 años, el hijo de un petrolero que estaba por entrar recitaba el lema del corrupto: “No le pido a Dios que me dé, sino que me ponga donde hay”.

¿Resulta extraño que solamente se señale a Romero Deschamps mientras la operación de la paraestatal es más opaca que nunca? ¿No es congruente con el expediente de Romero Oropeza y de la Secretaría de Energía, Rocío Nahle ─Señalada como recaudadora por Eva Cadena─ que eviten las licitaciones abiertas?

El pasado 18 de marzo, Nahle, a quien se ha acusado de utilizar en Villahermosa un lujoso departamento de un proveedor de Pemex, anunció que se invitaría sólo a cuatro empresas para construir una refinería en Dos Bocas, Tabasco.

Aunque la bandera fue que las invitadas eran ejemplo de transparencia y honestidad (¿Republicana?) resultó que todas junto con sus asociados tenían cadáveres en el closet, no tenían suficiente experiencia construyendo refinerías, pero sí parecían expertas en moches.

Estoy seguro que Dios ha puesto a López, Romero y Nahle dónde hay…

Dos bocas Tabs.jpg

A %d blogueros les gusta esto: