Ir a la barra de herramientas
Importante

Gobiernos estatales se tapan desvíos uno al otro

Cadenas de corrupción transsexenales, done el único que pierde es el ciudadano

6 de abril de 2019/Efraín Klériga/MXpress. – Los reportes de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) revelan que prácticamente todas las entidades del país están mal gobernadas, pues más de la mitad de los empresarios opinan que los gobernadores no cumplen, las auditorías a las cuentas pública revelan importantes desvíos de fondos y el endeudamiento del erario crece.

Además del endeudamiento que han impactado a los gobernados, el dinero desviado de acuerdo con las revisiones de la Auditoría Superior de la federación, se debe a adquisiciones, contratos de obras y servicios, indebidamente manejados o no licitados cuando debería hacerse, como ha ocurrido a escala federal en los cuatro meses de la administración de Andrés López Obrador.

Con excepción de Yucatán, Querétaro y Chihuahua, más de la mitad y hasta el 98 por ciento de los empresarios afiliados a la Coparmex en las otras 29 entidades del país, piensan que sus gobiernos estatales no están cumpliendo con el trabajo para el cual fue electos.

Noviembre_MarcajeAMiGobierno-1 (1).jpg

Las entidades donde los empresarios muestran menos confianza en sus gobernadores, son: Morelos, donde el 98 por ciento cree que el gobernador de los encuestados por la Coparmex consideran que el gobernador no ha tenido buen actuación, le siguen Chiapas (97 por ciento) Tabasco (94) Baja California (93 ) y  Nuevo León 88 por ciento.

Les siguen Zacatecas, Michoacán, Ciudad de México, Oaxaca y Tlaxcala donde la percepción de que no han cumplido los gobiernos va del 86 por ciento al 80 por ciento de los empresarios entrevistados.

Todas las demás entidades ─ excepto Yucatán, Querétaro y Chihuahua─ tienen niveles de desaprobación entre 84 por ciento y el 52 por ciento de los empresarios.

Y además en la mayor parte de las entidades el dinero público de las participaciones y aportaciones federales “desaparece”, y la lista para los últimos tres ejercicios ya calificados por la Auditoría Superior de la Federación, 2015. 2016 y 2017 la encabezan son Veracruz, Michoacán, Chihuahua, Guerrero, Baja California Sur, Quintana Roo, Morelos, Oaxaca y Tamaulipas.

Estas entidades además de tener cientos de observaciones por fallas en el manejos de fondos públicos, no apegarse a los lineamientos de la Ley General de Contabilidad Gubernamental y a la reglas de operación de los programas, han acumulado.

En varias de estas entidades como en Veracruz, Chihuahua, Guerrero, Quinta Roo y Tamaulipas, las cuentas corresponden a dos gobernadores, y en el caso de Guerrero, Oaxaca y Tamaulipas los nuevos gobiernos taparon a sus antecesores.

 

En los casos de los desvíos de fondos que dan lugar a que la Auditoría Superior de la federación exija devoluciones, el órgano fiscalizador federal solamente puede pedirles a las contralorías o auditorías superior de los estados, que inicie los procedimiento, y si estos no han iniciado, es porque los gobernadores tapan a quienes los antecedieron, pese a que en casos como Oaxaca y Tamaulipas

El caso de Veracruz es grave, y en tres ejercicios han acumulado desvíos de fondos no explicables por 28 mil 342 millones de pesos, equivalentes al 8.61 por ciento de los fondos que manejaron en esos tres ejercidos los gobiernos de Javier Duarte y el de Miguel Ángel Yunes Linares, quien gobernó un mes de 2016 y todo el 2017.

Los datos de la Coparmex señalan que de las devoluciones que deben hacerse a la Hacienda Publica Federal (Algunas ya efectuadas) 24 mil 645 millones corresponden al periodo de Duarte y casi tres mil 700 millones al de Yunes Linares.

Llama la atención el caso de Michoacán donde los desvíos llegan a casi 12 mil millones de pesos o el 6.83 por ciento de los fondos federales transferidos entre 2015, 2016 y 2017, y en esos 36 meses, 25 corresponden a la administración de Silvano Aureoles Conejo y 11 a Salvador Jara Guerrero.

En el caso de Chihuahua que acumula desvíos por casi 12 mil millones o el 5.72 por ciento de las aportaciones y participaciones de 2015 a 2017, 23 meses corresponden a la administración de César Duarte Jaques y 13 a la de Javier Corral Jurado, quien ha acusado de corrupción a su antecesor, pero tiene que devolver 210 millones de pesos de la cuenta 2017.

En Guerrero los gobierno se Rogelio Ortega Martínez, hasta el 26 de octubre de 2015 y de Héctor Astudillo, desde entonces acumulan desvío y devoluciones por gastos irregulares por un total de seis mil 53 millones de pesos o el 4.16 por ciento del total, en lo que se convierte en una sucesión de complicidades.

Pasa lo mismo con Oaxaca y Tamaulipas, donde los nuevos gobernadores, no han emprendido acciones contra los adeudos de sus antecesores debido a que ellos están igual.

ccoparmex.jpg

Alejandro Murat Hinojosa, quien comenzó a Gobernar Oaxaca el 1 de diciembre de 2016, ha absorbido  casi cuatro mil de la administración de Gabino Cue Monteagudo, que la Auditoría Superior de la federación ha considerado mal utilizados, debido a que durante su gestión en 2017, acumuló otros dos mil 600 millones, lo que suma 6,595 millones de pesos de pesos.

Ver: García Cabeza de Vaca se aprobó 24.5 millones de pesos de “Gratificaciones” en 2017: ASF

Igualmente, Francisco García Cabeza de Vaca, quien comenzó a gobernar en Octubre de 2016 y es corresponsable de 15 de los 36 meses de enero de 2015 a diciembre de 2017, no ha actuado contra la herencia de tres mil millones de pesos desviados que le dejó Egidio Torre Cantú, porque su administración acumuló en ese tiempo otros mil 680 millones de pesos, de los cuales tampoco hay culpables.

En total la Auditoría Superior de Tamaulipas y la Contraloría Gubernamental, tienen atorados 10 procedimientos sancionatorios contra unos 25 funcionarios estatales, y un total de 4,200 millones que deben devolver a la hacienda publica federal.

A %d blogueros les gusta esto: