Habría la posibilidad de que en unas horas se les concediera licencia, pero el Presidente vuelve a retar al Senado, a los organismos de derechos humanos, a la ONU y a la sociedad civil

11 de abril de 2019/Efraín Klériga/MXpress. – El presidente Andrés López Obrador inició un nuevo frente de conflicto político y legal, al imponer su voluntad y  designar a militares en activo para dirigir y coordinar a la Guardia Nacional, pese que estos tenían la oportunidad de haber llegado a la conferencia de prensa tras solicitar licencia prevista en la Ley Orgánica del Ejército.

Al imponer su voluntad con toda terquedad, López desconoce todos los acuerdos y consensos con organismos de derechos humanos, con la Gran Comisionada de Derechos Humanos de director guardia nacional.JPGla ONU, con la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y con los senadores de oposición que avalaron la creación de la Guardia Nacional.

Pero más aún, pasa por alto artículos constitucionales, la Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas, y en lugar de iniciar con un acuerdo la operación del nuevo cuerpo policiaco, en medio de la peor ola de inseguridad en el país, se expone a tres controversias constitucionales y condenas en el país y en el exterior.

Los nombrados son  los generales Luis Rodríguez Bucio, como comandante y Xicoténcatl de Azolohua Núñez, como  y, el contralmirante Gabriel García Chávez, coordinador de la Secretaría de Marina, los tres oficiales en activo.

El senador panista, Damián Zepeda, subrayó que la reforma al artículo 21 de la Constitución subraya que: “Las instituciones de seguridad pública, incluyendo a la Guardia Nacional, será de carácter civil, disciplinado y profesional (…) La Federación contará con una institución policial de carácter civil denominada Guardia Nacional (…)

Además, en los considerandos de la Reforma, lo que los juristas llaman “espíritu de la ley”, dice: «Deseamos reiterar que en las tareas de mando y dirección de la Guardia Nacional la responsabilidad corresponde de forma exclusiva a la autoridad civil”, subraya Zepeda.

“Quienes hubieren alcanzado la calidad de oficiales y en rango de mando en las fuerzas armadas y pasen a formar parte de la Guardia Nacional, lo harán separándose del instituto armado, asumirán una función civil y estarán sujetos al régimen de derechos y obligaciones correspondientes», añaden los considerandos.

«Deseamos destacar el acuerdo alcanzado para que la Ley de la Guardia Nacional se establezcan los requisitos que deberán cumplir sus integrantes, entre los cuales, si se tratara de elementos provenientes de la Fuerza Armada permanente, se requiera haber obtenido licencia”, cita el senador panista

Añade que la Ley Orgánica del Ejército y Fuerza Aérea Mexicano  en su Artículo 174., exige que se pida “La licencia especial”, amnistiaguardianal.JPGla cual define como la “Que se concede o en la que se coloca a los militares para: (…) III. Desempeñar actividades o empleos civiles en Dependencias del Ejecutivo Federal (…) siempre que esas actividades o empleo requieran separarse temporalmente del servicio de las armas para estar en aptitud legal de desempeñarlos”. Afirma Zepeda.

Los senadores del PRI aseguraron que el Presidente “actúa al margen de la Constitución y traiciona los consensos alcanzados desde el legislativo. Nosotros aprobamos una Guardia Nacional Civil”, escribieron en la cuenta de Twitter de la fracción.

El diputado federal panista, Xavier Azuara Zúñiga, rechazó el nombramiento de militares en activo y dijo que “A pesar de todas las demandas de la sociedad civil y de expertos en materia de seguridad; se nombra a un militar ‘en proceso de retiro’ como titular de la Guardia Nacional. ¡Lamentable para los avances logrados! #AsíNo”, tuiteó

El defensor de derechos humanos. Manifestante Alfredo Lecona, subrayó que el Presidente no puede nombrar a un militar en activo al frente de la Guardia Nacional. “

“Ya díganle al señor (López) que no puede hacer lo que quiera”, declaró Lecona

El Presidente presenta un nombramiento de un reconocido militar, que aunque esté en proceso de retiro, hoy está en activo.

La dirigente nacional del PRI, Claudia Ruiz Massieu.  Dijo que al aprobarse la Guardia Nacional en el Senado Mexicano “quedó totalmente claro que el personal de las Fuerzas Armadas que la integre deberá estar con licencia o inactivo”, tuiteó

Las posibilidades de que el Presidente ganará la controversia constitucional que incoarán al menos dos fuerzas políticas y la CNDH, son escasas, pues además podrían sumarse a estas controversias amparos directos e indirectos de otros organismo y cuidado.