• El presidente ve un complot y una condena en la prensa porque ya no les pagan dinero, aunque dijo que no daría datos de ello.
  • Preocupa a economistas las respuestas simplonas del presidente y el que trate de ocultar la realidad.

8 de mayo de 2019/Efraín Klériga/MXpress. – El presidente Andrés López Obrador rechazó que el dato de crecimiento negativo, los ajustes a expectativas de crecimiento y la caída en el índice de inversión exterior, digan que la economía va mal, y lo único que indica, es complot neoliberal.

“Yo sostengo que está muy bien la economía, o sea, que le hemos dado pero una cachetada a los corruptos, eso sí, pero con guante blanco”, dijo al enmendarle la plana al empresario Alfonso Romo Garza, su enlace con la iniciativa privada y jefe de la Oficina del Presidente.

Pero hoy surgen más datos desfavorables: de marzo de 2018 a marzo pasado el número de viajeros bajó en casi 266 mil turistas y en cuanto a visitantes extranjeros sólo creció la cifra de visitantes fronterizos, mientras los que llegan por vía aérea siguen a la baja.

Además, El Indicador Mensual del Consumo Privado en el Mercado Interior disminuyó (-)0.2 por ciento durante febrero de 2019 frente al mes inmediato anterior y no se ha recuperado el nivel que había en septiembre pasado, antes de la cancelación del aeropuerto de Texcoco

Para muchos observadores lo grave de la situación no es  que la economía esté cayendo en este principio de sexenio, mucho más de los que cayó en los tres sexenios anteriores, sino que el Presidente lo explique como una teoría conspiratoria, en la que tendrían que estar casi todos los grandes bancos, las calificadoras de riesgo, los organismos multinacionales como el Banco Mundial, en FMI y la OCDE e incluso en Banco de México y el Inegi.

“Ya sé que traen esa estrategia, esa cantaleta que no obedece a la realidad. Va muy bien la economía de México. Vamos bien. El peso está muy bien, no se ha depreciado nuestra moneda en el tiempo que llevamos, a pesar de las diferencias entre Estados Unidos y China por cuestiones comerciales, que sí influyen en todo el mundo. La bolsa se ha mantenido.

Aunque la bolsa ayer ligó 11 jornadas a la baja y el peso han bajado en un mes de 18.80 a 19.10 unidades por dólar eso no es cierto, sino parte de un complot porque “nuestros adversarios quieren que nos vaya mal. No voy a dejar de mencionarlo porque los conozco. ´Te conozco bacalao, aunque vengas disfrazado”, dijo como explicación a la baja en el índice de Inversión Extranjera.

Varios medios especializados en economía han cuestionado el hecho de que mientras el Producto Interno Bruto (PIB) estadounidense creció 3.2 por ciento en cifra anualizada entre enero y marzo de este año, en ese mismo periodo la economía mexicana se contrajo (-) 0.2 por ciento.

La realidad es que es el crecimiento de la economía de EUA uno de los factores que más influyen en la economía mexicana, y el “bacalo” del presidente, “la cachetadita”, de Romo, se unen aquella fallida declaración de Agustín Carstens, cuando declaró en 2008, que los datos sobre el alentamiento del crecimiento, eran un simple catarrito, el cual derivó en una caída histórica del crecimiento.

También recordamos el “hay que tomarlo con un granito de sal” del secretario de Hacienda, Carlos Urzua,  a comienzos de abril, cuando comenzaban los avisos de que la economía iba mal.

Este miércoles, López, dio una explicación extraña a la caída al último lugar en el índice de Confianza para la Inversión Extranjera, que maneja A. T. Kearney, lo cual dijeron,  “se relaciona con la retórica del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien ha desafiado la privatización de sectores clave de la economía mexicana, incluido el sector energético que es crucial”.

López consideró que esa caída era “natural, hay un cambio de régimen y ya se acabó la política neoliberal (…) Nosotros vamos muy bien, no hay problemas mayores”, dijo y aseguró que las cifras de crecimiento de los regímenes anteriores eran porque “les pagaban a los columnistas, los que ahora están dale y dale y dale con este asunto, y que incluso inventan cosas como lo de la renuncia de Romo; cobraban por sus servicios en el gobierno”.

“Y no doy a conocer los datos porque no lo considero sano, pero sabemos por qué esa actitud, tenemos toda la información. Se gastaba muchísimo dinero en el maiceo, en el chayote”.

NOTA: Quien firma esta nota y maneja este portal, reta públicamente al Presidente a que compruebe que recibía “chayote” o sobornos del gobierno de Peña Nieto o de cualquiera de los que él llama 36 años de neoliberalismo.

 

NOTA: Quien firma este artículo y maneja este portal, reta públicamente al Presidente a que compruebe que recibía “chayote” o sobornos del gobierno de Peña Nieto o de cualquier otro de los que él llama 36 años de neoliberalismo.