9 de mayo de 2019/Efraín Klériga/MXpress. – Al menos siete de cada 10 mamás pasarán su día trabajando, la mayor parte de ellas en malas condiciones laborales, con bajos salarios, en empleos sin ninguna prestación y, una cuarta parte sin acceso a ayuda alimentaria o servicio médico.

“Las madres son uno de los grupos sociales más afectados por la pobreza. No solo es que tienen mayores probabilidades de padecerla, sino que sus consecuencias las transcienden, pues influyen también en la calidad de vida de sus hijos y contribuyen a que sus hijos, sus nietos y descendientes también la padezcan”, afirma un análisis del Banco Interamericano de Desarrollo.

“Las mujeres tienen en promedio cuatro veces más probabilidades de vivir en hogares más vulnerables cuando tienen hijos”, agrega el BID.

En los últimos años cambios en programas sociales federales y estatales han contribuido al empobrecimiento de las madres trabajadoras, como en Tamaulipas donde el gobierno del PAN canceló las becas de estudios para madres adolescentes.

En 2016 se registraron 399,140 nacimientos de madres menores de 19 años, es decir, 17 de cada cien nacimientos reportados en dicho año. De los cuales, 737 fueron de madres de 10 a 12 años de edad; así como 8,818 de niñas de 13 a 14 años de edad.

cajamadres2.jpg

Este 10 de Mayo la situación de ocho de cada diez mujeres ocupadas con al menos un hijo quienes carece de acceso a servicios de guarde se suma a las 150  que lo tenían, pero lo perdieron debido a que el presidente Andrés López Obrador desapareció el programa que otorgaba este servicio subsidiado.

Según estadísticas publicadas por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, 73 de cada 100 mujeres de 15 años o más que tienen un empleo, están buscando uno están en disponibilidad para trabajar, son madres de al menos un hijo nacido vivo.

El Inegi señala que más de la cuarta parte (26.5 %) de las madres trabaja por cuenta propia sin prestaciones como salud, seguridad social y ahorro para el retiro.

cajamadres.jpg

El creciente número de madres trabajadoras es quizá la causa de un descenso en la fertilidad y que en solamente tres años la tasa global de fecundidad bajara de 2.21 hijos en 2011 a 2.07 hijos en 2013 y se estima que la proporción seguirá bajando.

La pobreza de las madres trabajadoras, especialmente en zonas marginadas, es uno de los factores que lastran más los índices de educación y desarrollo económico, y es prioritario para el país que las mamas que trabajan tengan mayores apoyos para dar alimentación adecuada, servicios médicos y educación a sus hijos, desde la etapa inicial.

“Diversos organismos internacionales han fomentado el empoderamiento económico de las mujeres, porque contribuye directamente a la igualdad de género, la erradicación de la pobreza y el crecimiento económico inclusivo”, afirma a Organización de las Naciones Unidas.

La ONU establece que una mayor escolaridad permite a las mujeres, entre otras cosas, acceder a mejores oportunidades económicas, tener una mayor autonomía, capacidad de decisión y modificación de sus expectativas de vida, incluyendo sus pautas reproductivas.

cajamadres21.jpg