Ir a la barra de herramientas
Importante

Oficialía Mayor de Hacienda, compra mal y caro

Se compra apenas el 10 por ciento de los requerimientos y las licitaciones de medicamentos se fincan a proveedores que no aparecen como proveedores de medicinas.

26 de mayo de 2019/Efraín Klériga/MXpress. – La Oficialía Mayor de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, única dependencia gubernamental en realizar contratos de adquisiciones de bienes, servicios o contratos de obra, ha resultado un cuello de botella y no hay datos de que se esté ahorrando en los precios y si la sospecha de que se compra a empresas que no son o no eran proveedoras de medicamentos.

El pasado 8 de abril el presidente Andrés López Obrador, sin informan en uso de qué facultades legales lo hacía, informó que había vetado a tres empresas Grupo Fármacos Especializados, y Distribuidora Internacional de Medicamentos y Equipo Médico y Maypo, las cuales, afirmó, vendieron el 60 por ciento de las requisiciones de medicamentos

“Hay presiones de los que venden las medicinas, imagínense el negocio. Es que una empresa vendía dos mil millones de dólares, ese es el problema, y pues hasta vinculación con medios de información, pero ya no quiero hablar de estos asuntos porque luego se enojan mucho”, declaró en su conferencia mañanera.

El vetar a esta empresas y dificultarle paso a otras siete, que le vendieron el 20 por ciento del total, así como la pésima decisión administrativa de concentrar todas las compras en una sola dependencia han resultado en un cuello de botella y aparentemente en mayor corrupción.

La única persona en la administración pública federal a cargo de la oficina de compras, en la oficial mayor de la SHCP, Raquel Buenrostro, una matemática, de quien se afirma tienen experiencia como operadora financiera y ha participado como funcionaria publica en administraciones panistas y priistas.

Según Buenrostro se ha enmendado el camino respecto a la corrupción, pero no parece ser así con respecto a la eficiencia y el remedio resulta en un cuello de botella que daña a docenas de hospitales, especialmente del IMSS y el Issste.

«En el diagnóstico realizado por la Oficialía Mayor, se encontró que el 80 por ciento de las compras realizadas en la anterior administración se hicieron sin licitación pública, y que existían más de mil 500 unidades compradoras», dice Buenrostro.

Sin embargo  un análisis de sus compras no parece un dechado de honestidad y menos, de eficiencia.

El problema es que la Oficial Mayor, da contratos para construcción de hospitales, equipamientos de escuelas, tendido de líneas de Internet, pavimentación de carreteras, obras de agua, compra maquinaria, arrienda inmuebles, otorga contratos de mantenimiento, transporte, medicamentos, etcétera, sin tener programas de cómputo que los ayuden y sin tener expertos que los asesoren.

En aseguradoras y los gobierno en otros países, donde también hay concentración de compras y pagos de servicios médicos, utilizan softwares complicados que aprenden de sus propios errores y detectan los intentos de fraude.

De los 40 mil millones de pesos gastados en medicamentos el 33 por ciento se adquirió a empresas que no aparecen como proveedores de medicamentos, materiales de curación o reactivos, y aunque es posible que no exista falta administrativa o delito por vender otros materiales ajenos al giro manifestado públicamente, lo que si muestra es una enorme ineficacia de la Oficialía Mayor de la SHCP, y hace sospechar corrupción.

En cuanto a volumen en dinero, el 60 por ciento de las más de cinco mil compras de medicamentos realizadas se han fincado a unos cuantos proveedores, algunos que en sus páginas de Internet no tienen como su giro los medicamentos.

Por ejemplo, , Abadi, que ha ganado licitaciones por más de cinco mil 160 millones de pesos, dos en solamente medicamentos, dos en contratos no especificados, una en “biológicos” y otra más descrita como “adquisición de medicamentos y lácteos, para el ejercicio 2019”, es una empresa que se presenta como especializada en el abastecimiento y distribución de alimentos.

«Contamos con tecnología de punta y estrictos procesos para ofrecer siempre productos frescos y de la mejor calidad ya sea perecederos o imperecederos, desde cárnicos, pescados y mariscos, hasta lácteos, semillas, frutas, verduras, entre muchos otros», dice Abadi, en su página web-

Otra empresa que ganó una licitación de medicamentos, por tres mil 950 millones de pesos, es 3GH Multiservicios, cuyos servicios descritos en su sitio de Internet señala mantenimiento de sistemas de aire acondicionado, de enfriadores de líquido  y de limpieza y descontaminación de ductos, pero no dice nada respecto a que sean proveedores de medicamentos.

Abastecedora Higiénica de Sonora, empresa en cuya página web anuncia como sus productos para hospitales solamente materiales de limpieza, ganó una licitación de medicamentos por dos mil 370 millones de pesos, mientras que Abastecimientos Golfo Pacifico, que antes solamente le vendía víveres al IMSS, ganó una licitación de medicamentos por dos mil 73 millones.

ACMA Aire, que antes solamente le vendía al IMSS mantenimiento, refacciones y servicios de aire acondicionado, esta vez obtuvo dos licitaciones por 591 millones de pesos, una para material de curación y otra para el servicio subrogado de hemodiálisis

Administradora del Colorado, una empresa que aparece como proveedor de combustibles, obtuvo una licitación de medicamentos por 287 millones de pesos y otra más de 260 millones de pesos la obtuvo Aero Calafia.

A %d blogueros les gusta esto: