Ir a la barra de herramientas
Opinión

No interesa a Trump plan AMLO pero sí tener controlado al mexicano

La idea del macuspano de que desde su escondite en Palacio Nacional puede dominar al mundo, lo está poniendo a merced de Trump, que le hace pensar que si apoyará su plan sin tener que decirle cuándo ni cómo

27 de mayo de 2019/Efraín Klériga/MXpress. – El gobierno de Donald Trump ha dejado claro que no le interesa apoyar la estrategia del presidente mexicano, Andrés López Obrador, que cambiaría su estrategia anti-inmigrante y en pleno proceso por la reelección, lo pondría a solicitarle fondos al Congreso.

Los rechazos al canciller mexicano, Marcelo Ebrard, por parte del Secretario de Estado, Mike Pompeo, no son fortuitos sino forman parte de una estrategia para no comprometer una palabra, ni negarse  a una estrategia que no es descabellada, pero que está llena de aristas y no es la visión que Trump le ha vendido a sus electores.

Además, parece que hasta López entiende que de realizarse el susodicho plan como la plantea y lo negocia el presidente mexicano, el brillo y mérito internacional sería pará él, no para Trump, lo que no parece que el estadounidense le vaya a regalar a un mexicano.

Para el presidente de Estados Unidos la migración se debe a los malos gobiernos de la zona, su intensa corrupción, el crecimiento del narcotráfico y es obvio que no vendrá de pronto a decirles a los pagadores de impuestos que necesita más dinero porque el presidente de México le ha traído el remedio con el trapito.

Ignorante de lo que es la política del poder, del mundo donde el que tiene más dinero come más pinole, el presidente López no se da cuenta que un anuncio como al quen aspira, nunca lo hará él, si acaso, lo haría el presidente de Estados Unidos.

Además no sería un sí acepto el matrimonio, sino algo más incierto, algo como decir que la propuesta del mexicano  no es mala, y que podría servir de base para que Estados Unidos desarrolle un plan en serio.

Este anuncio tendría que surgir de la boca de Trump, en el mejor de los casos, tras una reunión en Washington con el presidente de México o incluso, una segunda entrevista entre ambos y el anuncio sería de un inicio de la planeación, y eso luego de que México aceptara dar algo más que seguir como el negro de la feria en la política migratoria de Trump.

Es decir, es López el que tiene que ir a Washington a pedir,  mandar a Marcelito y presionar con Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la CEPAL,  facilita a Estados Unidos que los medios muevan la idea de que no son tan inhumanos y contemplan, quizá, mejorar la vida en Centroamérica.

Luego de ser plantado por segunda vez la semana pasada, Ebrard tuvo que entrevistarse con el secretario adjunto del Departamento de Estado, John Sullivan, a quien presentó los siete proyectos del llamado nuevo Plan Marshall para Centroamérica o nueva Alianza para el Progreso.

¿Será que López Obrad sí cree en la buena voluntad de Trump? ¿Cree que el presidente conservador le va a servir de escalón para que el macuspano obtenga brillo internacional como el paladín que pone remedio a la inmigración ilegal?

Trump le da atole con el dedo y logra que el gobierno de México deje de cuestionar la política migratoria brutal de Trump,  y mientras, México ha admitido que una cantidad creciente de centroamericanos y caribeños esperen del lado mexicano de la frontera con Estados Unidos, a que procesen sus solicitudes de asilo, lo cual puede durar casi dos años y puede terminan en un no.

 

A %d blogueros les gusta esto: