López ofrece a CNTE pagar méritos de campaña con plazas y ascensos

28 de mayo de 2019/Efraín Klériga/MXpress. – La mal llamada Reforma Educativa del presidente Andrés López Obrador otorgaría a la CNTE, pase automático al empleo desde las normales y las herramientas para que sean cuestiones políticas y no la competencia laboral, la base para obtener aumentos salariales y ascensos.

«Respeto los desacuerdos que ustedes me han expresado y pongo a su consideración una vía para resolverlos», les dice en una carta en la cual los sitúa como interlocutores preferentes.

En una carta en la que califica a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) de ser “grandes riquezas humanas del país, el más sólido, amplio y coherente movimiento gremial y un depositario de principios éticos que comparto”.

“Los profesores son, además, el vínculo por excelencia entre el Estado y las comunidades, el factor que articula generaciones y el portador de identidad nacional para niños y jóvenes”, lo que suena además a propuesta electoral.

López propone devolverle a la cúpula de la CNTE ─Los maestros con niveles profesionales y culturales más bajos en el país─ el poder para decidir  el número de plazas y ascensos, mientras que las evaluaciones de la capacidad profesional de los maestros o cualquier otro criterio objetivo serían cosméticos.

“Un sistema de mejora del magisterio en el que las promociones y los ascensos se realicen con base en tres criterios: antigüedad (40%), experiencia y tiempo de trabajo en zonas de marginación, pobreza y descomposición social (40%) y reconocimientos de buen desempeño en el cual participen padres, alumnos y compañeros de trabajo (20%)”, dice en una carta en la que entrega a la CNTE la Reforma Electoral.

López ofrece iniciar una mesa de dialogo en que además de los anteriores, la base de la discusión serían puntos como “basificación de todos los maestros que trabajan en distintos regímenes y modalidades en el sistema de enseñanza pública”.

La CNTE tendría el poder para “definir en común acuerdo (Seguramente con el Gobierno Federal) el número de alumnos por normal pública, los métodos de admisión y, a partir de ello, otorgar plazas a todos los egresados de dichos planteles educativos”, dice.

Además ofrece tirar abajo la federalización de la educación publica e iniciar la centralización gradual de “ todas las plazas magisteriales y elaboración de un modelo de homologación salarial que tome en cuenta las distintas circunstancias laborales, regionales, sociales y culturales y los diversos grados de dificultad, compromiso y capacidad que cada una demanda (por ejemplo, escuelas multigrado, planteles de enseñanza bilingüe, etc.)”, todo menos la calidad profesional.

En su carta el Presidente de la República se muestra subordinado político de la CNTE y veladamente les dice que  que les pagará los apoyos electorales.

«Ahora que tenemos la responsabilidad de gobernar no vamos a retirar la mano que les tendimos cuando nos encontrábamos en la adversidad de la oposición y que no olvidaremos cuanto han aportado ustedes a la defensa de la justicia, la auténtica democracia y la dignidad.

López les ofrece  manejar presupuestos para «arreglos de las escuelas» según un “Comité Escolar de Administración Participativa (CEAP), cuyos integrantes serán electos al inicio de cada año lectivo por una asamblea escolar en la que participarán los docentes, madres y padres de familia y alumnos a partir del 4° grado de primaria (sic)”

Cartacnte1Cartacnte2.jpgCartacnte3.jpg

 

Anuncios