Recorte en salud aumenta 20% compra de medicamentos en farmacias

29 de mayo de 2019/Efraín Klériga/MXpress. – Una farmacia familiar que tiene hace décadas una privilegiada ubicación cercana a un hospital de la Secretaría de Salud, en Victoria, Tamaulipas, estaba considerando cerrar al no poder competir con las cadenas que se han adueñado del mercado, pero lentamente, a partir de marzo, sus ventas comenzaron a incrementarse en forma notable.

Aumentó la venta de las sustancias activas de mayor consumo, antibióticos, antiinflatorios, antiglucemiantes,  pero también creció la venta de materiales de curación , accesorios y suministros médicos como jeringas, sondas, catéteres y algunos medicamentos controlados, y además, el perfil de los compradores ahora incluye a la población más pobre, los que hasta hace unos meses obtenía la mayor parte de estos medicamentos y materiales del Seguro Popular.

En 2019 no solamente se ajustó en términos reales el presupuesto de la Secretaría de Salud, un 3.2 por ciento menos que en 2018: 123 mil millones de pesos, los cuales en términos reales lleva  a casi un 11 por ciento menos, pero además  de los 50 mil millones de pesos que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público debería haber ministrado, se reservado o no se han entregado, dos mil 500 millones de pesos.

Vea también: Oficialía Mayor de Hacienda, compra mal y caro

Pero no solamente ha disminuido la compra de medicamentos, sino que la oficiala Mayor los ha comprado a intermediarios que no son del ramo farmacéutico, y al estar fuera los más grandes, el precio promedio de las cotizaciones se ha elevado hasta más del 10 por ciento y cien por ciento en lo tocante a los mencionados antirretrovirales

El efecto microeconómico de estas maniobras e traduce en que ha llegado a faltar desde algodón, alcohol, paracetamol y hasta materiales para la limpieza, gasolina para las ambulancias, focos, batas, sábanas, etcétera.

No solamente en Tamaulipas, en todo el país la venta de medicamentos y materiales de curación se ha incrementado al bajar las existencias de los hospitales del sector salud, y verse obligados los médicos a pedirles a los familiares que traigan prácticamente todo lo que necesitan para atender a sus pacientes.

El efecto inmediato ha sido que los comercios incrementen los precios, los mayoristas se los incrementen a las farmacias, y las medicinas hayan dado un brinco de hasta 20 por ciento en los medicamentos que tienen menos presentaciones, tan sólo cinco meses.

Aunque en el reporte del índice Nacional de Precios al Consumidor para la primera quincena de mayo de este año, el aumento en el consumo individual de gastos en salud marca solamente un  4.22 es posible que sea mucho mayor pero el gasto aún no se ha reflejado.

.

Anuncios