Ir a la barra de herramientas
Finanzas públicas

AMLO endosa pérdidas del sector energético a las entidades.

Acumula la Cuarta Transformación pérdidas históricas en el sector energético durante el primer trimestre de 2019 y esto hace que recorten a las 32 entidades y 2,458 municipios las aportaciones para empleo temporal, infraestructura, rehabilitación de escuelas, cultura y gasto social

 

1 de junio de 2019/Efraín Klériga/MXpress. – Desde la aprobación del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) las 32 entidades federativas sabían que la Cuarta Transformación (4T) les quitaría independencia presupuestaria con un recorte del 33 por ciento al Ramo 23,  pero no sabían que habría recortes adicionales que los pondrían en “pobreza franciscana”.

Para no tener que recortar ostensiblemente el dinero que regala en los programas sociales de la 4T, el gobierno de Andrés López Obrador, que ha tenido una menor recaudación de impuestos al consumo a lo programado, debido a la desconfianza del consumidor y, enormes pérdidas en el sector energético, derivados de su demagogia,  le quitó un 33 por ciento al o 35 mil millones de pesos las entidades federativa, de un  gasto federalizado que ya había recortado en el PEF.

Pese a sus imputaciones de que los gobierno neoliberales “saquearon” al sector energético, la mala administración de la 4T lleva a Petróleos Mexicanos y la Comisión federal de Electricidad por el rumbo de la bancarrota.

Ver Dan primer contrato de Dos Bocas a otros compadres de AMLO

Aunque muchas entidades del centro y especialmente de la frontera norte, están recaudando mucho mejor que el año anterior, sus ingreso reales han caída debido a recortes adicionales desde la Secretaría de Hacienda y Crédito Público al ramo 23 que, cobrándoles la mayor parte de las pérdidas en Pemex y CFE.

La utilidad operativa o Ebitda (Por sus siglas en inglés) de Pemex acumuló en el primer trimestre del año un (-)17 por ciento o 22 mil millones de pesos menos, debido a una caída (-)43 por ciento en el “ Rendimiento” de operación de casi 57 mil millones de pesos menos que el mismo trimestre del año anterior.

caja Pemex.jpg

Aunque desde el director de Pemex hasta el presidente, pasando por la Secretaria de Energía presumen que ahora las refinerías producen más, no dicen que esta operación les cuesta más y que mientras en 2018 las refinerías reportaban valor, ahora reportan pérdidas.

“Los gastos generales (administración, distribución, transportación, venta y otros ingresos/gastos) se incrementaron en 4.6%, por lo que el rendimiento de operación se ubicó en MXN 60.7 mil millones”, reporta oficialmente Pemex, y no dice que este rendimiento en el mismo trimestre de 2018 fue 46 mil 710 millones de pesos superior y se situó en 107 mil 411 millones, lo que significa que en la operación tuvieron un déficit del 43 por ciento.

La CFE de Manuel Bartlett, un político del viejo PRI, quien fue secretario de Gobernación de Miguel de la Madrid, el presidente que abandonó el estatismo e inició la apertura de la economía, intentó ocultarle a la Bolsa Mexicana de Valores las pérdidas de 13 mil 400 millones de pesos que acumuló en el primer trimestre del año.

CFE caja.jpg

Pese a que CFE tuvo 26 mil millones de pesos más de ingresos por venta de energía, que en el mismo periodo del 2018 y los costos solamente crecieron en 11 mil millones de pesos, los 47 mil 917 millones de peso, tuvo que impactar 11 mil 726 millones de pesos condonados a tabasqueños que tenían dos décadas sin pagar electricidad, en espera de que López Obrador llegara a la presidencia.

Ver: BMV saca tarjeta amarilla a CFE

No es casual que de estos 35 mil millones de pesos que suman las pérdidas de CFE y Pemex, las entidades federativas hayan tenido que aportar a la fuerza 24 mil 117 millones de pesos que, dejaron de recibir para los fondos para infraestructura, desarrollo regional, cultura, fronteras, accesibilidad para personas con discapacidad, pavimentación, espacios deportivos; alumbrado público y rehabilitación de infraestructura educativa, entre otros.

Estos fondos son los que se conocen como Gasto Federalizado o Ramo 23 que de enero a abril registran ya una caída de 66 por ciento real, comparado con lo que recibieron en el mismo periodo del 2018, lo que afecta a miles de burócratas despedidos, campesinos que tenían ingresos en empleos temporales, constructoras locales que están sin obras

El Ramo 23 conocido como “Provisiones salariales y económicas” son recursos que el gobierno federal debe entregar a estados y municipios a través de fondos específicos.

Gasto federalizado.jpg

A %d blogueros les gusta esto: