Trump extorsiona a México para acabar con problemas de migrantes de CA

3 de junio de 2019/Efraín Klériga/MXpress. – Las declaraciones de funcionarios de la Casa Blanca y del mismo Donald Trump, muestran que el presidente de Estados Unidos solamente frenaría su intención de imponer aranceles si México le hace el trabajo sucio y frena la migración en la frontera con Guatemala.

Para Trump, ya en proceso para lograr la reelección en 2020, obtener de México el compromiso de frenar desde la frontera con Guatemala la migración centroamericana, es la presea que intenta presentar como triunfo de campaña, ante los fracasos para construir totalmente el muro en la frontera con México.

Las amenazas de Trump  se amplifican por el alejamiento a los deberes incumplido en política internacional de Andrés López Obrador, quien ha declinado buscar una entrevista con su homólogo estadounidense o con cualquier otro mandatario, convencido que el mundo gira alrededor de Palacio Nacional.

Luego de que el domingo el presidente estadounidense casi se burló de la comitiva mexicana que había llegado a hacer antesala a Washington, funcionarios de la Casa Blanca reiteraron que el pago que esperaba Trump para no ejercer su facultad de imponer unilateralmente aranceles, era que México les haga el trabajo sucio en cuanto a migración.

Acuerdos internacionales firmados por México hacen que el gobierno federal no pueda impedir el libre tránsito de migrantes rumbo a otro país de personas en busca de asilo, pero Trump quiere que México irrespete esos acuerdos.

“México está enviando una gran delegación para hablar de la frontera. El problema es que han estado ‘hablando’ durante 25 años. Queremos acción, no hablar. Podrían resolver la crisis fronteriza en un día si así lo deseaban. De lo contrario, ¡nuestras empresas y puestos de trabajo estarán regresando a los EUA!”, dijo el domingo el presidente Trump.

Trump sostiene que México está “invadiendo” a su vecino del norte y que podría detener fácilmente el flujo de “narcotraficantes, carteles, traficantes de personas, coyotes e inmigrantes ilegales”. Se puede o no caracterizar la situación en la frontera como una invasión, e independientemente de lo difícil o difícil que sea detenerse, es cierto que México no puede ignorar la amenaza de guerra comercial de Trump.

La secretaria de Economía mexicana, Graciela Márquez, dijo en Twitter que se reunirá este lunes con su homologo estadounidense, Wilbur Ross, para iniciar a una semana de diálogos bilaterales de emergencia.

tuitmarquez.JPG

Aunque no sólo la economía mexicana sino los consumidores estadounidenses y la economía mundial saldrían lesionados con una imposición de aranceles a productos provenientes de México, la Casa Blanca aparentemente considera el rebote de los aranceles no será tan severo y tan rápido como para ser negativa dentro de la campaña por la reelección de Trump.

“Necesitamos que México se intensifique y haga más. Y que estos cruces hacia México que están ocurriendo en un tramo de 240 kilómetros de su frontera sur (…) Necesitamos que pongan ahí a sus autoridades e intercepten a estas personas antes de que hagan esta ruta hasta Estados Unidos”, dijo el jefe interino de personal de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, a “Fox News Sunday”.

A la fecha Estados Unidos ha logrado quitarse el trabajo de tener en su territorio a los solicitantes de asilo y el gobierno de México calladamente ha aceptado que migrantes de otras nacionalidades sean regresados a las fronteras para esperar un trámite que suele durebrardjunta.jpgar casi dos años.

Como no enterados de la extorsión a México, el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, en su cuenta de Twitter, anunció para este lunes una “conferencia mañanera a las 7:30 am hora de Washington”.

“Debemos encontrar el diseño político de coexistencia con el vecino del norte . La única forma de hacerlo es a partir del respeto. México es y será siempre una gran civilización y así exigirá ser tratado”, aseguró ayer.

 

Según Mick Mulvaney, considera que imponer un gravamen del cinco por ciento a las tarifas aduaneras e irlo elevando gradualmente hasta llegar al 25, no afectaría al proceso para ratificar en los tres congreso el nuevo acuerdo comercial entre México, Estados Unidos y Canadá.

El secretario interino del Departamento de Seguridad Nacional, Kevin McAleenan, dijo que las tarifas no empeorarán la situación económica de México y no conducirán a más migrantes a la frontera, sino que incentivarán a México a reducir el flujo de inmigrantes centroamericanos que cruzan de camino a Estados Unidos.

McAleenan dijo que Trump quiere que México le haga el trabajo en la frontera con Guatemala y refuerce “sus propios controles de inmigración en la frontera sur del país, para acabar con las redes que transportan a los migrantes en todo México y permitir que más inmigrantes esperen en México mientras solicitan asilo en los Estados Unidos”, según la agencia noticiosa Reuters.