Ir a la barra de herramientas
Importante

No habrá aranceles pero AMLO continuará dando vergüenzas con su cartas

En una semana López nos va a vender la versión de que sus gestiones en contra de los aranceles dieron resultados, cuando en realidad serán resultado de la oposición de republicanos sin los cuales no puede reelegirse Trump, como el texano John Cornyn

4 de junio de 2019/Efraín Klériga/MXpress. – La oposición que logrará que el presidente Donald Trump no cumpla con su amenazas de imponer aranceles a las exportaciones de México hacia Estados Unidos,  o que una vez impuestos sean frenados, no viene del presidente López Obrador y su comitiva que vacacionó en Washington, sino del Senado estadounidense y de Texas y otros estados que saldrían afectados

Aunque en este momento un contacto de alto nivel entre el presidente de México y el de Estados Unidos es lo deseable, López Obrador tuvo miedo y dijo que no iría a la Reunión del G20 para evitar confrontación, pero mandaría una de sus cartas.

«No asistiré al G-20,  pero si les voy a mandar una carta hablando sobre la desigualdad en el mundo. Voy a estar bien representado «, dijo este martes en su mañanera

Entre los senadores están incluidos republicanos poderosos como John Cornyn, aspirante a la gubernatura de Texas, y quien es la carta para Trump pueda ganar en Texas en 2020 y cuyo estado es al mismo tiempo la clave en la lucha contra la inmigración ilegal y el que resultaría más afectado con un freno al libre comercio.

Además de Cornyn, se han manifestado como opositores al proyecto de Trump, el republicano Chuck Grassley, presidente del comité de finanzas del Senado, le líder de la mayoría, Mitch McConnell y la republicana de Iowa, Joni Ernst.

Llama la atención que los negociadores de López no hayan hecho esfuerzos por reunirse con senadores y representantes de los estados que podrían ser afectados y estén a la espera de citas con funcionarios administrativos que solamente ejecutan órdenes del presidente.

Hasta la fecha, la comitiva mexicana en Washington, encabezada por el canciller Marcelo Ebrard, no ha logrado nada, como era de esperarse, pues se trata de una amenaza y no de un hecho consumado. Aunque Trump ha seguido alimentando el fuego.

“Como señal de buena fe, México debe detener inmediatamente el flujo de personas y drogas a través de su país y de nuestra frontera sur. ¡ Pueden hacerlo si quieren!”, tuiteó el lunes por la tarde, el presidente Trump.

Grassley, según CNBC, calificó la decisión de Trump de un mal uso de la autoridad arancelaria presidencial y advirtió que seguirla «pondría en grave peligro la aprobación del nuevo Tratado de Libre Comercio.

Ernst, también instó a Trump a reconsiderar su intención y le dijo que una medida como gravar el comercio con México ponía en peligro el nivels de vida de los agricultores y productores de Iowa así como la aprobación del renovado acuerdo comercial de América del Norte.

Es muy probable que Donald Trump, un xenófobo igual que el presidente mexicano Andrés López Obrador, se dé cuenta con claridad que los aranceles serían como darse un balazo en el pie y que afectaría principalmente a los estados donde tiene casi asegurado el voto para 2020.

Pero Trump juega con el peligro y cuenta con la inestabilidad emocional de su homólogo mexicano y ante la opinión pública ya logró que e enviara una preocupada comitiva mexicana, que llega a hacer antesala con funcionarios de Trump que, en un último caso, acatarán las órdenes del presidente.

Estados Unidos importó en 2018 346 mil 500 millones en productos de México el año pasado, un crecimiento del 10 por ciento contra 2017, pero no todos los productos son cien por ciento mexicanos y una gran parte de ellos tienen tanto componentes como mano de obra estadounidense y por tanto hay cientos de empresas de aquel país.

Según la CNBC, otro de los estados afectados que son apoyo electoral de Trump, Arizona, obtiene alrededor del 40 por ciento de sus importaciones de México, “la proporción más alta para cualquier estado. Alrededor del 38 por ciento de los productos importados en Michigan provienen de México, mientras que alrededor del 35 por ciento de las importaciones de Texas provienen de su vecino del sur”, aseguró la cadena.

 

A %d blogueros les gusta esto: