AMLO se porta dócil e inicia represión contra migración

6 de junio de 2019/Efraín Klériga/MXpress. – El gobierno de Andrés Manuel López Obrador que tanto criticó a sus antecesores por haber acatado “mandatos del exterior”, se porta dócil a los requerimientos de Donald Trump y ya comenzó nuevas medidas para impedir el acceso de caravanas de migrantes, que incluyen una versión mexicana de la Patrulla Fronteriza.

Este jueves cuando se reinicien las negociaciones, la contraparte estadunidense encontrará una modificación sustancial a la política migratoria que había aplicado López desde el inicio de su gobierno, en la cual el derecho de los migrantes quedó hasta el último y el deber de México de aplicar sus leyes migratorias pasó al primer plano.

“Tenemos que aplicar nuestras leyes y evitar la migración ilegal, ese es un planteamiento, hacerlo respetando los derechos humanos. Una de las cosas que debe saberse es que en esos migrantes vienen niños, miles de niños. Y niños solos, sin padres. Es una crisis profunda, humanitaria, entonces no se puede atender cerrando fronteras. Se tiene que atender en donde se origina el problema social”, dijo en su conferencia mañanera del juevessecansóelganso.jpg

La tarde del miércoles,  la Policía Fronteriza, la Guardia Nacional, y el Instituto Nacional de Migración, detuvieron a unos 400 migrantes y los trasladaron a la estación migratoria Siglo XXI, donde iniciarán los procedimientos administrativo “y en su caso, el retorno asistido a sus lugares de origen”, es decir, la deportación.

Al mismo tiempo soldados y marinos han sido desplegados en las zonas por donde los migrantes suben al tren llamado “La bestia”, para impedir que aborden y lleguen al norte, mientras en otras estaciones migratorias.

Aunque anunció una concentración masiva en Tijuana  el sábado, llamado acto “en defensa de la dignidad”, la intención es sólo que sus seguidores no se den cuenta de que fue superado, pues ya acató el pedido de Trump quien ahora lo presentará como logro en su campaña.

Trump ha amenazado con imponer aranceles inicialmente del cinco por ciento a todas las exportaciones de México a Estados Unidos y ayer luego de que una misión mexicana encabezada por los secretarios de Relaciones Exteriores y Economía, negociaron con el vicepresidente John Pence, dijo que no era suficiente.

“Las discusiones de inmigración en la casa blanca con representantes de México han terminado para el día. El progreso se está haciendo, ¡pero no es suficiente! Los arrestos fronterizos de mayo son de 133 mil a causa de México y los demócratas en el Congreso negándose a ceder en la reforma migratoria”, tuiteó Trump desde Irlanda.

A pregunta expresa, López Obrador dijo que no tiene fundamento el que se acuse a su gobierno de haberse doblado a la presión de Trump que ya incluyo una baja en la calificación soberana de México y ahora las deportaciones ya son cosa de cumplir con la ley y de sus ideales.

“Nosotros no actuamos así (deportando migrantes) Nosotros actuamos por principios, por ideales. No sé si existía orden de aprehensión, de lo que tengo información es que fueron detenidos y que están en la Fiscalía general”, respondió acerca de los migrantes detenidos en Chiapas.

No era así el 16 de enero cuando garantizó la  protección y respeto a los derechos humanos a los miembros de las nuevas caravanas migrantes que transitaban desde Honduras, El salvador y Guatemala a Estados Unidos.

“Si se introducen a nuestro territorio, hay que garantizarles protección y derechos humanos”, dijo López el 16 de enero.

Claramente los acosas de Trump son la respuesta a la propuesta de López Obrador de impedir la migración ilegal invirtiendo miles de millones de dólares en infraestructura en El Salvador, Honduras y Guatemala.

Advertisements